Gol de Snejder en Villarreal. Temporada 2007-08

septiembre 26, 2014

El Madrid de Schuster era estupendo. El problema fue que duró poco, apenas un año, pero ese año el Madrid ganó en los principales campos de la liga el Nou Camp, Calderón, San Mamés y Mestalla. También ganó en Villarreal, donde tenemos que jugar mañana, por un abultado 0 a 5. Aquel día marcó Wesley Snejder sendos goles, uno de falta directa y este que recordamos hoy. Participan Heinze, Van Nilsterooy, Snejder, Guti y otra vez Snejder. Golazo.


Real Madrid 5 – Elche 1. El sentido común.

septiembre 24, 2014

Más allá de la cómoda victoria ante el Elche, el partido de esta noche nos trajo un ataque de sentido común en nuestro alineador. Ante los ilicitanos sacó un equipo más equilibrado que nunca. Laterales ofensivos, dos medio centros que se mueven en forma de T invertida (Illarra de izquierda a derecha, Kroos de arriba a abajo), dos interiores en los costados y dos delanteros con gol. Para colmo, decidió que debutase en la portería Keylor Navas. El mejor portero del mundial.

Pese a que el Elche se adelantó merced a un penalty surrealista, el partido entero tuvo aroma de goleada. Bale empató a pase de James en un suspiro y después Ronaldo marcó cuatro veces. Dicen que a Ronaldo no le gusta el puesto de delantero centro, pero lo ejerce a las mil maravillas. Si se decidiese a jugar ahí, la Bota de Oro tendría dueño en febrero. Bien es verdad que dos goles fueron de penalty – más surrealistas que el primero, si cabe. El árbitro éste es un artista – pero no es menos cierto que remató a puerta siete u ocho veces más, todas ellas con peligro. Tanto Ronaldo como Bale parecieron más cómodos lejos de la banda, como puntas de lanza en este clásico 4-4-2. Más allá de si juega Illarra o Khedira, Isco o Modric, Varane o Pepe; la sensación es que el equipo queda más aseado cuando no juegan simultáneamente Bale, Benzemá y Ronaldo.

Más allá del portugués, los dos triunfadores de la noche fueron Illara e Isco. El de Mutriku ha dejado crecer su barba, quien sabe si para parecerse aún más a Alonso, y anduvo toda la noche como normalmente está Calamaro, bien colocado. El malagueño culón dio un recital de habilidad con la bota pegada al pie. Si miras a ambos costados, parece increíble que James costase dos veces y media más que Isco.

En definitiva, tras dos derrotas en liga el equipo ha marcado 18 goles en tres partidos (media docena de media). Casi todos los miembros de la plantilla se van sintiendo importantes al tiempo que Carletto anda buscando la manera de decir a Florentino que no quiere jugar con la BBC.


Deportivo 2 – Real Madrid 8. Vuelve la pegada. Y con intereses.

septiembre 20, 2014


Exhibición ofensiva del Madrid en Riazor. Igual que en los partidos anteriores, el Madrid dominó el primer tiempo, con el equipo muy arriba y las líneas muy juntitas. Mientras dura la gasolina, el Madrid ofrece un fútbol más que bueno. Ya lo hizo contra la Real y contra el Atleti. Esta vez, además, marcó varios goles. Después de media hora de dominio yermo, cayeron como fruta madura. El primero lo anotó Cristiano, rematando un pase de Arbeloa que venía casi sin fuerza, pero el portugués saltó en el punto de penalty y usó los músculos que pueblan su cuello de toro para colocar el balón lejos del alcance de Lux. El segundo fue un golazo de James, su zurdazo desde fuera del área recordó a su mejor gol del Mundial. Y cuando moría el primer tiempo, en una extraña jugada marcó CR7. Poco antes Lux había derribado a Benzemá y todo el mundo se quedó quieto a ver si el árbitro expulsaba al portero o no. Cristiano no, Cristiano tiró a puerta. Dispara primero y pregunta después.

Tras el descanso, y también como nos suele pasar, llegó la relajación. Es cierto que esta vez la diferencia era notable, pero el trencilla, a quien le daba pena el Deportivo, concedió un penalty que ni en el Bernabéu con 0-0 en el minuto 80 se concede. Manos dudosísimas de Ramos sirvieron para que los blanquiazules acortasen distancias. Pero esta vez Carletto reaccionó a tiempo: Illarra salió en lugar de Benzemá y cambiamos el 4-3-3 por un 4-4-2 mucho mas natural. Illarra fue el que menos brilló de los tres cambios, pero su presencia junto a Kroos equilibró el equipo. Después salió Isco por Modric y el malagueño dio una clase magistral de cómo se juega de enganche. No falló ningún pase y pronto asistió a Bale para que marcase el quinto gol. El propio galés había marcado antes el cuarto gol. Bale es un verso suelto: no participa en el juego del equipo, pero su rendimiento como delantero es abundante y maravilloso. No sería mala idea que jugase más como delantero centro. Tampoco lo haría mal como delantero centro Ronaldo, que completaba el hat trick tras un buen robo de ¡¡James!!, dedicado a los que tanto añoran a Di María. Y hablando de delanteros, Javier “Chicharito” Hernández tuvo 15′ para demostrar qué sabe hacer y anotó dos goles, el primero de ellos de bellísima factura.

Queda mucha liga, aunque suene a tópico, pero tras las dos derrotas, esta victoria tan abultada nos hace ver las cosas menos grises que hace una semana.


Gol de Benzemá en Riazor. 2009-10

septiembre 19, 2014

Este sábado jugaremos en Riazor ante el Deportivo. Estuvo el Madrid más de 10 años sin ganar en ese campo (era la época del SuperDepor, uno de los mejores equipos de España en la época), y esa racha se rompió una noche de invierno. En un campo embarrado, Guti fabricó una asistencia de tacón de ésas que justifican el precio de la entrada. Benzemá, que entonces llevaba el dorsal 11, marcó a placer Os pongo un vídeo con imágenes de aquel gol y el audio de distintas emisoras. Mi toma favorita es la de detrás de la portería, en la que Benzemá, sorprendido por el pase, hace un escorzo antes de rematar.


El bálsamo de la Copa de Europa

septiembre 19, 2014

El cuarto gol, anotado por James Rodriguez. Barato ha salido.

No deja de ser curioso que la Copa de Europa albergue para nuestro equipo partidos más fáciles que los de liga. Pensad un poco, ¿en qué lugar de nuestra liga estaría el Basilea? Por no hablar de los paisanos de Stoichov a los que nos enfrentaremos en la segunda jornada. Tras dos derrotas consecutivas en el torneo de la regularidad, del Madrid se dio un festín de goles en su primer partido con el parche de doble dígito en la manga. Tengo ya 40 años y no sé si veré a otro equipo llevar algo así.

El partido del Madrid fue un calco de los dos partidos perdidos. Tanto en Anoeta como en el Derby el Madrid jugó un buen primer tiempo, igual que esta noche. La diferencia es que esta vez las ocasiones entraron una tras otra. Marcó un pobre defensa en propia puerta tras penetración de Carvajal (de lo mejor de la noche fue el taconazo de James previo). Marcó Bale tras asistencia monumental de Modric con el exterior. Marcó Ronaldo a pase de Bale y marcó James aprovechando un rechaze a tiro de Benzemá (sí, sí, Karim tiró a puerta y, como luego leeréis, no fue sólo una vez). Si a la media hora has marcado varios goles, normalmente el equipo ha acabado. Pero ese axioma no funciona con este Madrid, brillante en los primeros tiempos y difuso en los segundos. Tanto la Real como el Atleti superaron al Madrid en el segundo tiempo. Sería excesivo decir que el Basilea también lo consiguió, pero fue en esta fase cuando más tuvo el balón y más veces llegó a la puerta contraria. Esto provocó que en el ecuador de la segunda parte Casillas hiciese una parada de reflejos que dará alas a sus defensores. Casillas no es manco, evidentemente, pero está lejos de su mejor forma. Si hemos fichado al portero más brillante del Mundial, qué menos que darle una oportunidad. Recordemos que Navas aún no ha debutado en partido oficial. No estoy seguro de que esa parada nos haga ningún bien.

Igual que tampoco nos lo hará el intrascendente gol de Benzemá. Golazo, como casi todos los que marca, pero su aportación ofensiva sigue siendo demasiado limitada. Y es que Carletto sigue sin dar con la tecla, que en mi opinión es evidente: en los partidos difíciles necesitamos un medio centro defensivo para equilibrar el equipo. El mejor que tenemos es Illarra al menos hasta que vuelva Khedira. Éso o volver al esquema de los tres centrales. Pero esa idea os la cuento otro día.


Real Madrid 1 – Atlético de Madrid 2. Ya podrán, ellos tienen entrenador…

septiembre 15, 2014

Otra vez gol de corner. El día de la marmota.

Yago es mi hijo mayor, últimamente me acompaña a los partidos en el Bernabéu. Nunca había visto nada distinto a una victoria del Madrid en su estadio. Ayer mudó su primera piel de serpiente tras ver a nuestro equipo hincar la rodilla. Es la segunda visita liguera consecutiva que el Atleti gana en el Bernabéu. No deja de ser una anécdota, pero nunca en la historia había sucedido algo así. Hay que buscar una explicación. Yo la tengo clara: su entrenador puede hacer lo que quiera y el nuestro no.

El Madrid juega sin portero. Más allá de que Casillas fuese o no culpable del gol encajado anoche, los defensas no se sienten seguros con Iker detrás. En tres partidos los rivales del Madrid han tirado 7 veces entre los tres palos. LLevamos 6 goles en contra. Ayer en el minuto 11 volvimos a encajar el gol de Miranda en la Final de Copa de 2013, el de Raúl García en la final de la Supercopa. Un corner sacado al primer palo y el Madrid lo defiende con una candidez propia de juveniles. No se puede conceder tanta ventaja.

Tras el gol el Madrid se recompuso, y no era fácil con un ambiente contra el equipo, sobre todo contra el portero como el que había ayer en La Castellana. Ronaldo dio un paso al frente y el juego del Madrid comenzó a gravitar alrededor del luso. Ayer se colocó como extremos derecho en buena parte del partido. En poco tiempo provocó un penalty que él mismo transformó y dio dos asistencias a Benzemá que no fueron gol precisamente porque fue Benzemá quien tenía que transformar. Nunca jamás hemos tenido un delantero centro con menos gol que el francés. Que es un superclase ya lo sé, pero también es cierto que lleva más oportunidades que “El Platanito” y son provoca más suspiros que aplausos en la grada. Otro que tuvo una noche horrible fue Bale. El galés a banda cambiada y sin espacios parece un bisonte en una cristalería. Su única aportación de la noche fue un libre directo que Moyá paró brillantemente (qué cabrones, además de entrenador tienen portero). Ayer fuerons sustituidos Benzema y James, pero lo malo es que el día que tengamos el siguiente partido comprometido seguirán jugando Bale, Benzemá, James… todos los los que ficha el Presidente haciendo caso omiso de lo que pide el entrenador.

Mereció el Madrid irse ganando al descanso, sin duda. Pero en el segundo tiempo el equipo se desinfló. Igual que en Anoeta, y nos pasará siempre que juguemos sin medio centro defensivo como lo son Illarra, Khedira o lo era Alonso. Kroos puede distribuir, pero no sabe defender incrustado entre los dos centrales. Modric es media punta y aún anda pensando si va o viene y James está más perdido que el barco del arroz. Al colombiano le ha ocurrido como a Isco el año pasado o a Julio Baptista en su día. Juegas de media punta. Te sales. Te ficha el Madrid soltando una pasta y cuando llegas te coloca en una demarcación que nunca has probado. Increíble.

Como el entrenador del Atleti no tiene que rendir cuentas a nadie, puede dejar en el banquillo a su jugador más talentoso (Arda) y a su fichaje más caro del verano (Griezmann). Simeone sabía que el Madrid se rompería mediada la segunda parte y entonces metió a esos dos cambios. A partir de ahí fue mejor y con un gol del turco se llevó el partido. Entretanto, el Madrid había hecho debutar a Chicharito Hernandez, la reencarnación de Saviola. No tocó el balón.


La plantilla

septiembre 7, 2014

Una vez cerrado el mercado de fichajes – no deja de ser surrealista que se cierre con dos partidos ya jugados – por fin conocemos la plantilla con la que contaremos este año, al menos hasta el mes de diciembre.

Si la analizas, está perfectamente compensada, pues todos los puestos están duplicados, salvo que Jesé es el primer suplente de Bale y de Ronaldo simultáneamente. Todos los demás puestos tienen dos jugadores. Lo que pasa es que hay jugadores que tienen que dar un paso al frente, pues si no lo que no tienen es que ocupar una ficha. Pienso en Illarra, sobre todo. Fue fichado para sustituir a Alonso y ahora que éste no está tiene que demostrar si tiene sitio en la plantilla del Madrid o no.

Si analizas el equipo con respecto al del año pasado, los cambios han sido:

    Keylor Navas por Diego López. El pobre Diego no ha aguantado la lucha que ha tenido que establecer contra un mito. Llama la atención que nos desprendamos de un portero tan del gusto “italiano” – sobrio, grande – y fichemos a uno que se parece a Casillas – más bajito, más espectacular – Navas ha sido una de las sensaciones del mundial, y cuajó el pasado año una temporada espléndida contra el Levante. Tarde o temprano será el titular, pues es siete años más joven que Casillas. Pero tengo una duda: no sé cómo actuará como cancerbero de un equipo grande. Es más dificil, en mi opinión, ser portero del Madrid – o del Barça – que de un equipo en el que te disparan constantemente. Recuerdo cuando Lopetegui fichó por el Barça procedente del Logroñés… y nunca se acostumbró.

    Kroos por Alonso. Este cambio, lo mires como lo mires, es como los espárragos de Navarra: cojonudo. Hemos contratado al medio centro titular del Bayern que tiene 24 años y nos hemos desprendido del nuestro, 9 años mayor. Evidentemente no son jugadores iguales, y Kroos seguramente sufra fuera de casa como único medio centro. Pero estamos ante un jugador superlativo. La decadencia de Alonso es tan lamentable como irreversible.

    James por Di María. Es el cambio que menos me convence. El precio del colombiano me parece un exceso: viene de una liga menor como la francesa y su espléndida actuación del Mundial puede ser flor de un día. Que es bueno es seguro, pero el precio es el que se paga cuando traes alguien de Inglaterra, Italia o Alemania. No obstante, al Fideo lo tenemos ahora sobrevalorado como siempre que alguien se va, no olvidemos sus partidos de pérdidas de balón, sus obstinaciones con el regate y sus contínuas lesiones musculares.

    Chicharito por Morata. Hay cachondeo con la contratación del mexicano, quizá por lo musical que es su nombre o por llevar dos años casi sin jugar. En Manchester no ha sido titular, pero ha marcado bastantes goles saliendo del banquillo. La prensa comió el tarro de los sufridos seguidores blancos con la contratación de Falcao, pero era inviable que viniese el colombiano. Si la premisa era que había que fichar a alguien que no tapase a Jesé y que asumiese un papel de revulsivo en partidos complicados: ese 0-0 en el Bernabéu con el balón rondando el área rival. Para días así, Chicharito es el hombre.