Real Madrid 0 – Málaga 0. Benitez de Ancelottiza

septiembre 27, 2015

Así de cerca anduvimos del gol

 

Todo se pega, menos la hermosura. Esta tarde otoñal lo hemos podido comprobar en el Bernabéu, pues cuando el equipo se atascó y necesitó que desde el banquillo alguien marcase el camino, Benítez hizo lo que tantas veces Carletto: nada. Inexplicablemente y con un equipo cansadísimo, sólo realizó un cambio – y fue por lesión -. Incluso el último cuarto de hora, cuando el Málaga se quedó en inferioridad por la expulsión de Amrabat no hizo ese gran clásico de quitar un defensa – Nacho – para sacar un delantero – Vázquez – buscando el gol de última hora. Ante a inanición del orondo mister, los jugadores fueron incapaces de resolver el partido, y volaron de la Castellana dos puntos que nadie esperaba que lo hiciesen.

Bien es verdad que el Madrid tenía varias bajas: James y Bale arriba; Pepe, Ramos y Danilo abajo. Habrá quien piense que estas ausencias impidieron a Benitez rotar, pero si Vázquez o Chéryshev no sirven ni para jugar en casa ante el penúltimo, no sé qué coño pintan en la plantilla. Así mismo, el discretísimo inicio de temporada de Kroos sólo puede desembocar en minutos para Casemiro. Ayer el brasileño debió jugar, al menos, la última media hora.

Pese a todo lo que cuento. El Madrid pudo ganar el partido. Generó 31 llegadas, 9 disparos a puerta. Lo intentó Jesé, sobre todo al principio, entrando por la derecha. Lo intentó Benzemá, que siempre prefiere colocar que tirar a romper. Y sobre todo lo intentó Ronaldo, que disparó 13 veces. Además, no hubo suerte, pues en dos ocasiones fue milagroso que el gol no entrase: un fuera de juego mal señalado a Modric y un tiro de Isco que, si no traspasó la red cuando un defensa lo despejó, fue por el pelo de una gamba. En sendas ocasiones el árbitro pudo ayudar al Madrid, dejando caer de nuestro lado una jugada dudosa, pero no fue así. Debe ser que este trencilla no se ha enterado de las órdenes que según Simeone tiene todo el colectivo para que la liga sea nuestra. El entrenador atlético, que representa para mí lo contrario de lo que es el deporte, difama gratis contra nuestro equipo. Como tantos otros.

Dejemos a los árbitros y a los tramposos, que no es nuestro estilo. Por mucho que pudiésemos marcar, es preocupante pensar que los dos últimos partidos en el Bernabéu se han saldado con un único gol a favor en los 180′; y que si en San Mamés marcamos dos veces, en sendas ocasiones hubo un grueso error rival. Además, los tres goles han sido de Benzemá. Modric e Isco no aportan gol, los centrales tampoco y Ronaldo, que algunos días mete cinco, otros días parece peleado con el gol. Se echa de menos, como dije hace unas semanas, un delantero que pueda hacer de revulsivo desde el banco. Morata, Chicharito… algo así no lo hay en la plantilla este año. Es cierto que en la parte de detrás todo son noticias positivas: un gol encajado en seis partidos es un bagaje asombroso. Pero hay que vigilar también la parte de adelante.

Anuncios

Athletic Club 1 – Real Madrid 2. Mi gran noche.

septiembre 23, 2015

Al loro la mirada de Gorka a San José

La canción de Raphael se puso a retumbar en mi cabeza cuando el árbitro decretó los tres minutos de alargue. El Barça había caído en Balaídos con un estrépito delicioso hacía una hora y la victoria en San Mamés suponía alzarnos a lo alto de la clasificación. Pese a que el Athletic no me parece gran cosa, es un equipo que ante el Madrid se esfuerza más que nunca. Corre y pega como si lo fuesen a prohibir mañana, y si quieres ganar en un campo como éste hay que estar dispuesto a esforzarte lo mismo que los vizcaínos.

El partido fue igualado, y se decidió por dos errores monumentales que cometió la zaga rojiblanca. San José dio a Benzemá una asistencia de las que le daba Guti, y le dejó sólo ante Gorka. El francés, que anda en racha goleadora, marcó. Después de éso, Kovacic pudo sentenciar el partido en el 41′, pero su remate a bocajarro lo desvió Gorka a corner. El 0-1 era una exigua renta, y se antojó más pequeña conforme empezó a jarrear en San Mamés al comenzar el segundo tiempo. El Athletic se agrandaba y el Madrid se encogía: sólo Modric daba la talla – curiosamente el que menor la tiene – y el gol del Athletic se mascaba. Llegó tras un error de Pepe, que en cada partido nos deja un par de errores de bulto. Una pérdida del portugués desembocó en el primer gol encajado por Navas esta liga. Inapelable cabezazo que le pilló a contrapié.

Empate, y quedaba un cuarto. Pero el balón cayó a Modric con tiempo para pensar y éste habilitó a Isco, que gracias a que Balenciaga rompía el fuera de juego se encontró con la Pampa por delante. Con tanto sitio, centró de maravilla y Benzemá sólo tuvo que empujar a la red. El empate había durado pocos minutos.

Desde ahí hasta el final, sólo hubo que aguantar los embistes de los vascos. Raúl García, la materia prima de las broncas, andaba montando lío por el área. Pero su esfuerzo, y el de sus compañeros, fue en vano. Los tres puntos volaron a Madrid. Y una reflexión: el año pasado el Madrid sumó CERO  de los doce puntos posibles en sus visitas a San Mamés, Mestalla, Calderón y Nou Camp. Por ahí se escapó la liga.


Real Madrid 1 – Granada 0. Siesta

septiembre 23, 2015

Las cuatro de la tarde no es hora de jugar al fútbol. Éso lo saben aquí y en china. El Madrid pareció estar echando una siesta casi todo el partido; y lo ganó más por inercia que por buen juego. El equipo de Sandoval gozó de ocasiones para marcar – incluso consiguió un gol legal que el árbitro anuló por offside – y Keylor Navas hizo alguna parada de mérito. Para éso está el portero, aunque en La Castellana nos habíamos acostumbrado a otra cosa.  Además, si el creyente cancerbero estuvo bien, mucho mejor estuvo su colega de enfrente. El portero del Granada desbarató varias ocasiones de gol


Real Madrid 4 – S.Donest 0. La Copa de Europa

septiembre 22, 2015

Hace unos años, la Copa de Europa era de verdad una Copa: se jugaba por eliminatorias directas a partir de septiembre. Podías irte a tu casa en otoño, y ese riesgo le daba un aire mágico a la competición.


Espanyol 0 – Real Madrid 6. Novedades positivas.

septiembre 12, 2015

Keylor Navas. Un madridista.

 

Seguro que en la prensa mañana se hablará de los cinco goles que ha marcado hoy el prodigioso Cristiano Ronaldo. Correrrán ríos de tinta para explicar que el luso va camino de convertirse en el mejor goleador de nuestros 113 años de historia. Pero nadie hablará de una parada asombrosa que hizo Keylor Navas en el primer minuto, con 0-0 en el marcador. Después de tener que soportar el mamoneo del último día de mercado, cuando el Madrid hizo todo lo posible por cambiar a su portero titular, el costarricense ha respondido a esa afrenta con su mejor arma: trabajo. Desde que el día 1 le confirmaron que se quedaría en el Madrid, entrena para hacer paradas como esa. Para ser decisivo. La ingratitud de sus dirigentes no le ha restado ni un ápice de profesionalidad. Éso es madridismo, amigos.

La novedad en el XI, además de Carvajal e Isco por las ausencias de Danilo y James por lesión, fue la presencia de Casemiro. El brasileño no es que haga gran cosa, pero destila la confianza que le faltaba a Illarramendi. Durante los cinco primeros minutos el Espanyol pareció mejor colocado sobre el césped, pero cuando empezaron a caer los goles, la estructura perica se desmoronó como un castillo de naipes. Luka Modric se inventó un pase de cirujano hacia CR7 que marcó con facilidad de tiro cruzado. Diez minutos después Bale fue objeto de penalty y otra vez el portugués marcó, si bien el portero españolista se tiró perfectamente y estuvo a punto de pararlo. Y casi inmediatamente llegó el tercero de Ronaldo. Tres goles en 20′ tiraban por tierra la teoría de su falta de gol esta temporada. El partido quedaba resuelto en ese momento, pero aún caerían otros tantos goles a favor. Otros dos de Ronaldo, que tras dos jornadas sin marcar ya es pichichi con cinco goles y otro de Benzemá. Bale, que hoy no mojó, competó un gran partido, participando en cuatro goles de forma decisiva. Fue un partido de delanteros, sin duda. De la defensa y de la media poco podemos destacar.

Como os decía, sobró más de una hora esta tarde en Cornellá-El Prat. Benitez perdonó a Modric 35 minutos de esfuerzo, 30 a Benzemá y 15 a Ramos. Los cambios con el partido decidido son una novedad positiva con respecto al curso anterior. Igual que mantener la portería a cero tres días seguidos. Pero no busquéis en la prensa convencional ninguna referencia a esto.


La plantilla

septiembre 7, 2015

Por fin se  cerró el mercado de fichajes. Pese al esperpento final con el tema de De Gea, del que hablaré al final de este artículo, la plantilla del Madrid me parece soberbia, aunque con un agujero en la parte de adelante. Vamos a jugar con un 4-2-3-1 que realmente es un 4-2-4, pues los cuatro de arriba son más delanteros que otra cosa

PORTEROS.

El principal cambio es la salida de Casillas, tantos años después. No había otra solución porque después de los pitos del año pasado (seguramente el peor de Casillas como portero) no podía ser el titular, y los palmeros del mostoleño, compañeros de profesión de su distinguida esposa, harían insoportable su suplencia. Mal negocio, desde luego, pues paga el Madrid 6 MM límpios al año a un jugador de otro equipo. La culpa es, sin duda, de quien le firmó un contrato tan largo. Pero eso no tiene ya remedio. El caso es que contamos con Navas, que fue el mejor portero del Mundial y tiene características parecidas a Casillas – cuando éste estaba bien – y a Kiko Casilla, que a sus 28 años y después de varios años en el Espanyol parece un suplente de garantías. El Madrid hizo bien en asegurar a estos dos por si al final no podía fichar a De Gea.

DEFENSAS:

Danilo y Carvajal son dos laterales de físico antagónico: el madrileño es un lateral de los de toda la vida: pequeñajo, tenaz y todo pundonor; mientras que el brasileño es extraordinariamente alto. Parece que juegue quien juegue, el puesto estará bien cubierto. Igual ocurre en el centro de la defensa, donde un extraordinario Varane y un Ramos  henchido de alegría por portar el brazalete de Pirri, Camacho, Sanchís o Hierro serán los más habituales. Pepe debería suplir con garantías a cualquiera de los dos. Y Marcelo será el dueño del lateral izquierdo. Más vale que ni se constipe, pues cuando juegan Nacho o Arbeloa el nivel baja varios enteros. Lo bueno de estos dos es que pueden ocupar cualquier puesto de la zaga. Lo malo es que que, si no tienen sitio fijo, así serán…

CENTROCAMPISTAS:

Modric y Kroos serán la pareja titular, con Casemiro jugando bastante, imagino. Ante el Betis el brasileño presentó sus credenciales con un taconazo que se convirtió en una asistencia a Bale. Fue muy curiosa la cesión del brasileño el curso pasado, pues Ancelotti ya había demostrado tenerlo en sus planes por delante de Illarramendi. El de Mutriku salió poco después de oficializarse el fichaje de Kovacic, pero pienso que el nuevo jugador croata jugará más bien poco. Como el año pasado, una lesión de Modric tendría efectos funestos.

MEDIA PUNTAS:

Para la línea de tres que hay tras la delantera hay cuatro jugadores: James, Bale, Cristiano e Isco. Parece que los tres primeros parten con ventaja, pero el malagueño acabará jugando mucho por ser el primer suplente de los tres. La punta de ataque parece reservada a Benzema, siendo Jesé su suplente. Si os fijáis, todos los puestos están doblados pero en la delantera solamente hay seis jugadores de garantías para cuatro puestos. No cuento a Lucas Vázquez ni a Chserychev. Quizá me equivoque, pero ninguno de los dos ha sido convocado en los dos primeros partidos, y eso que en Gijón faltaba Benzema. Y es que hecho de menos un delantero tanque, de ésos que salen con 0-0 en el 70 y rematan hasta un lechón si se lo centras.

Con lo que hay, yo jugaría con un 4-4-2. Varane y Ramos como pareja de centrales y los laterales brasileños, aunque en la derecha concedo a Carvajal un empate. Centro del campo en rombo: Kroos en el vértice inferior, James de interior izquierdo, Modric por la derecha e Isco de enganche. Y Benzemá y Cristiano como delanteros. Esta pareja puede parecer algo así como los Butragueño y Hugo Sánchez del siglo XXI.

Mi opinión con el tema de los porteros es que los ingleses nos la metieron doblá: nunca quisieron hacer el trato. No obstante, el Madrid sale ganando en la operación pues la portería está bien cubierta y no había por qué desembolsar tanta pasta. Ahora, si las cosas están bien hechas, De Gea vendrá gratis en junio, como se fue Khedira.