Villarreal 2 – Real Madrid 3. El Madrid siempre vuelve.

febrero 26, 2017
Por ahí entró el tercer gol

Por ahí entró el tercer gol.

1 NAVAS

2 CARVAJAL       3 PEPE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC        8 KROOS

11 BALE     9 BENZEMA    7 RONALDO

  • 22 ISCO X 14
  • 21 MORATA X 9
  • 17 VÁZQUEZ X 11

A las 21:45 de la noche el Madrid perdía 2-0. El Villarreal es el equipo menos goleado de la liga, y había que meterle 3 goles en poco más de media hora para levantar este partido. El FC Barcelona había ganado en el Estadio Vicente Calderón y era líder provisional de la liga. La primera hora del partido no invitaba al optimismo, pero apareció la resistencia a la derrota que nos ha hecho famosos. A estas horas, el Madrid vuelve a ser líder pese a tener un partido menos.

Volvió a salir al campo el XI inicial de la final de Lisboa. A mí la BBC me da una pereza morrocotuda: perdemos control en los partidos cuando están juntos los tres de arriba. Antes se compensaba con la pegada que ofrecían los tres delanteros, pero ahora quitan más cosas que dan. No pueden jugar los tres juntos, el precio es demasiado alto.

No pasó gran cosa en el primer tiempo. Bueno, sí, una jugada fue decisiva. Benzema remata y Asenjo se hace daño al despejar, teniendo que ser sustituido. Se iba el Zamora de la liga y salía un portero que no ha jugado ni un minuto. A la postre, esa fue una de las claves.

Al poco de volver de la caseta marcó dos veces el Villarreal. La primera cuando Trigueros cazó un balón muerto en el área del Madrid y fusiló desde cerca. Pensé que con 1-o en contra sería imposible ganar, y en eso pensaba cuando Bakambu marcó el segundo en un error grosero de Ramos, aunque parece que el delantero aurinegro partió en posición incorrecta. 2-0 en contra y la sensación de que el cielo caería sobre nuestras cabezas.

Zidane sacó a Isco por Casemiro, colocando un doble pivote con Kroos y Modric y el malagueño de enganche. Isco tuvo el don de la ubicuidad y dirigió el ataque del Madrid, otorgando velocidad y pausa según conviniese al juego. Una volea de Ronaldo que se estrelló con violencia en el poste desató la tormenta blanca. Poco después abrió Isco para Carvajal, el lateral centra y Bale remata de cabeza el primer gol. El milagro empezaba a parecer posible. Kroos dispara y el balón, de rebote, pega en la mano de Bruno. Penalty discutible, sí; pero el árbitro lo sancionó sin dudar. Marcó Ronaldo el empate y no pasó mucho tiempo cuando Marcelo metió una banana desde la izquierda que Morata remató bastante mal, a los pies del portero, pero como éste andaba con el tembleque el balón entró. En ese momento la sensación era que si el Madrid necesitase meter otros dos, lo conseguiría sin dudarlo. Cuestión de fe en la victoria. Cuestión de resistencia a la derrota.

 

Anuncios

Real Madrid 3 – Leganés 0. Oficinismo puro

noviembre 7, 2016

1 NAVAS

2 CARVAJAL    6 NACHO     5 VARANE     12 MARCELO

22 ISCO          8 KROOS       16 KOVACIC

11 BALE      21 MORATA     7 RONALDO

19 MODRIC X 16

10 JAMES X 22

17 VÁZQUEZ X 21

En un partido matinal, el Madrid ganó al Leganés sin hacer nada del otro mundo. Los jugadores cumplieron su trabajo con pulcritud, pero sin entusiasmo. Gareth Bale dio por concluido el choque con sus dos goles antes del descanso, y creo que en todo el primer tiempo no hubo ningún otro tiro entre los tres palos por parte del Madrid. Por parte del Leganés, su único disparo a puerta en ese periodo lo realizó su portero. Poco más que añadir. El primer gol llegó tras un fenomenal pase de Isco al hueco que Bale convirtió en gol tras regatear al portero. Bueno, más bien chocó contra él, pero el rebote le favoreció. El poderío físico del galés a veces le hace parecer un elefante, pero es nuestro mejor delantero ahora mismo. El propio Bale marcó el segundo en la última pelota previa al descanso, anticipándose a la defensa tras un rebote de un corner.

Quizá la mejor noticia de la mañana fue la vuelta de Modric a la actividad. El croata jugó la última media hora, y cuando salió a calentar fue recibido como Jesucristo entrando en Jerusalem. La afición sabe que su concurso es fundamental. Hoy apenas participó, se limito a coger el hilo tras un mes de baja. Ahora, a rezar para que no vuelva de su selección con otra lesión. También jugó un rato James, absolutamente instrascendente. La cara de Kaká que se le ha puesto al colombiano parece definitiva.

Después de varias ocasiones, todas ellas de Bale, llegó el tercero. Lo marcó Morata justo después de que Navas desbaratase la única ocasión clara del Lega en toda la mañana. El canterano sigue llamando a la puerta de la titularidad con goles; y la verdad es que ha hecho más méritos que Benzema para ser titular, pero si pensamos en el bien del equipo es mejor que juegue el francés. Y también por el bien del equipo Ronaldo debía salir de él si no está en forma. Hoy no remató a puerta, y anduvo desquiciado como siempre que no marca. Para colmo, dio con un árbitro que quiere ser más famoso que los futbolistas. El espectáculo de Ronaldo y Mateu Lahoz discutiendo mientras el partido se jugaba hubiese sido gracioso de no ser bochornoso.


Gol de Gareth Bale. Real Sociedad 0 – Real Madrid 1 30-IV-16

agosto 19, 2016

Visitamos San Sebastián este fin de semana, donde han marcado goles morrocotudos desde Juanito hasta Butragueño – ambos a Arconada – . El curso pasado, Bale marcó el único gol de la tarde con un colosal testarazo a pase de Lucas Vázquez. Hasta 9 goles de cabeza marcó el galés el curso pasado.

 

 


Real Sociedad 0 – Real Madrid 1. Los buenos deciden los partidos

mayo 2, 2016

Bale remata a gol

1 NAVAS

23 DANILO     2 VARANE     4 RAMOS   6  NACHO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             10 JAMES

11 BALE             29 MAYORAL         18 VÁZQUEZ

20 JESE X MAYORAL

22 ISCO X JAMES

16 KOVACIC X MODRIC

 

   Nunca fue fácil ganar en Anoeta para un equipo grande. La temporada pasada cayeron Madrid, Barça y Atleti en ese campo, y en ésta lo volvió a hacer el líder. Para colmo, el Madrid intentó asaltar la ciudad de la Playa de la Concha con un XI circunstancial, rematado con un delantero de Segunda B. No era fácil la tarea, si bien el equipo local también acudió afeitado a la cita, con las bajas de Vela, Jonatas y Aguirretxe.

   Sin Benzema ni Ronaldo, la opción de gol pasaba sí o sí por Bale. El galés remató la tarde con un cabezazo soberbio, dificilísimo, que nos dio tres puntos. Fue decisivo, igual que hace siete días en Vallecas, pero debe subir otro escalón:tras triunfar en plazas menores necesita redondear una fanena en Las Ventas para que nos creamos algunos que es sobre su espalda donde debemos construir el nuevo Real Madrid. Esto no es una crítica, ni mucho menos, al galés. No es nada fácil ser el jugador franquicia del equipo de La Castellana.

   El cabezazo victorioso de Moñete llegó en el 79′. Hasta entonces, el propio galés había fallado una ocasión clarísima, prácticamente un penalty en juego, quizá más cerca. Pensé que el Madrid marcaría en un corner, porque por alto dominábamos sin problema en uno y otro área. En el juego no era así, no movíamos el balón de manera limpia. Los laterales bajaban mucho el nivel de los titulares. James lo intentaba, pero no está fino y ahora mismo no es fiable. Vázquez se movía torpe lejos de la banda derecha. Zidane ¡¡por fin !! se decidió a mover el banco. Qué lento es Zisou en esta faceta. Salió Jesé por Mayoral – sigue éste más verde que el campo – y a continuación se fue James para que entrase Isco, que es otro que anda mohino pero que cuando sale hace algo diferente. Su primer balón lo perdió y nos costó una amarilla a Modrid; el segundo fue una apertura al lateral que no habíamos visto en toda la tarde. Agonizaba el partido y el malagueño abrió a la derecha, donde por fin andaba Lucas Vázquez. El gallego centró perfecto aunque el defensa tenía ventaja. Pero apareció Gareth Bale, la mejor cabeza británica desde Churchill, y decidió el partido. Lo que hacen los buenos.

 

 


Rayo 2 – Real Madrid 3. La parca sobrevoló Vallecas

abril 25, 2016

Todos los ingredientes para el hundimiento de la Armada Blanca se dieron en Vallecas a la hora del café. Diluviaba sobre el campo, el Rayo ganaba 2-0 y Benzema se tocó el muslo. El francés salía del campo y sumaba su ausencia a la de Cristiano Ronaldo, Modric, Casemiro, Ramos y Carvajal. Sin cinco titulares y sobre un futbolín empapado se jugaba el Madrid seguir en la pelea por la liga.

Pero apareció Bale. El hombre de los 91 MM al que llevamos tiempo esperando se echó el equipo sobre sus anchos hombros y dio la vuelta al partido. Tuvo ayuda, claro, pero fue el jugador fundamental en la remontada. Marcó el primer gol antes del descanso, cuando peor pintaba la cosa, rematando un balón que volaba a la altura del Pirulí. Y remató la faena con un tiro cruzado tras galopada por el carril del 10. Gareth Bale tiene ahora 25 años. El futuro dirá si es caro o barato, pero nadie tiene más potencial.

Claro que antes de todo eso y para que la remontada tuviese efecto había que ponerse en desventaja. El Madrid lo consiguió sin aparente esfuerzo: bastaron sendos despistes en defensa, con Varane en modo Ivan Campo y Danilo más perdido que el barco del arroz. Lo malo es que si esos despistes se producen otro día, lo más probable es que el partido se pierda, pues no es fácil dar con otro equipo como el de Paco Jemez, insensato hasta la ternura, que juega igual gane, pierda o empate; y al que además le importa una higa si enfrente está la Hungría de Puskas o el Escalerilla FC.

Merece mención en esta crónica Lucas Vázquez, autor de un gol soberbio. El gallego entró por Benzema y, como suele ser habitual, tomó una buena decisión tras otra; redondeando su actuación con un fenomenal gol de cabeza, conseguido desde 173 cm. El gallego ha adelantado a Jesé y a James como recambio de algún delantero; aunque hubo una cosa que me cuesta entender es lo de la banda cambiada. Bale y Vazquez jugaron buena parte del partido en el sitio cambiado al natural, lo que hacía que ninguno pudiese centrar con garantías. Sólo tiene sentido si juegas sin otro delantero centro; y aún así a mí me chirría Por cierto, la jugada de dicho gol la enhebraron entre Kovacic y Danilo, lo que supone un milagro a la altura del de los panes y los peces. Los dos fichajes de este verano no han demostrado, de momento, el desembolso hecho por ellos.

Jesé está en las antípodas de Vázquez. Juega sin alegría, como teniendo que demostrar una y otra vez que es muy bueno. Definitivamente, la lesión de rodilla truncó una fenomenal carrera, que veremos en qué queda. Y otros dos casos parecidos son los de Isco y James. El malagueño jugó de inicio y no dejó de ofrecerse, de pedir la pelota y de intentar mover el equipo. Cometió errores – 25 balones perdidos son demasiados – pero fue el mejor centrocampista blanco sobre el césped. Comparado con Kroos, con Kovacic e incluso conIncluído Modric, que salió un ratillo y pareció que no tenía pensado hacerlo, Isco fue el mejor.

 


Real Madrid 7 – Real Celta 1. Madrid desencadenado

marzo 5, 2016

Después de un primer tiempo discreto, que concluyó con victoria blanca por la mínima, el Madrid se desencadenó en el segundo tiempo, quizá desde un latigazo de Ronaldo desde 30 metros. Desde ahí, el equipo blanco fue un vendaval, con el portugués a la cabeza, que se llevó por delante a la endeble defensa celeste una y otra vez. Hasta seis goles cayeron en este segundo tiempo, cuatro de ellos del delantero portugués, quizá el único jugador actual que recuerda al Madrid de toda la vida.

Alineación extraña, línea por línea. Danilo jugó de lateral a pierna cambiada para que Carvajal conservara su sitio. Pepe y Ramos de centrales. En la medular faltaron Kroos y Modric; Casemiro volvió al medio centro, con Kovacic a su lado y delante una línea de 3 mediapuntas: Vázquez, Isco y Ronaldo, con el bisoño Mayoral en el centro del ataque. Éste tío se parece a Raúl como yo a Shaquille O’Neal.  No me daba buena espina el equipo: faltaban muchos titulares. Y el comienzo me dio la razón, el primer gol que casi llega fue celeste, menos mal que Iago Aspas se hizo un lío y remató contra Navas primero y contra el larguero después. El Madrid no enlazaba jugada alguna; y sólo a balón parado había opciones de marcar, pero el portero celtiña parecía solvente. Fue precisamente tras botar un corner Isco cuando Pepe cabeceó a la red el 1-0. Era el minuto 40.

El segundo tiempo comenzó con un mal pase de Ronaldo, que no se entendió con Carvajal y dicen los entendidos que se lo reprochó. Deberían estudiar más nuestra historia, por ejemplo cuando cualquier compañero de Di Stéfano contaba lo que te decía la Saeta cuando fallabas. O Puskas. O Juanito. También he escuchado que la grada pitó a Ronaldo tras esa acción. Yo estuve allí y no oí una mierda. Sí que oí al Bernabéu entero gritar gol cuando poco después Ronaldo clavó un gol desde 30 metros. O después, cuando marcó de falta, suerte en la que sólo se destacan sus fallos. También gritarón un ¡uy! más largo que el Paseo de la Castellana cuando estrelló en el larguero el siguiente libre directo. Y volvieron a gritar goles del portugués un par de veces más. En esto días inciertos en los que el equipo parece descomponerse: Benzemá y Marcelo vuelven a lesionarse, Ramos falla en defensa más que una escopeta de feria, Bale tarda en recuperarse, Kroos no baja a defender o James parece pesado como kilo de churros, Ronaldo está sujetando el andamio entero. Es pichichi en liga y en champions. Los hay que aún le piden más y es lícito, pero yo desde aquí revindico, otra vez, su figura. Él no eligió coincidir con Messi y este Barça, pero nunca dejó de luchar contra ellos.

Con el partido resuelto salieron Bale y Jesé; ambos marcaron goles terapéuticos, sobre todo para ellos. El galés cabalgó un par de veces por la banda izquierda y otra vez pensé que es inconcebible que no juegue siempre ahí, donde tiene potencial para desequilibrar. También volvió Marcelo, pieza angular en este equipo que tanto añoramos contra el Atleti. En fin, quedan 10 partidos de liga en los que nuestro triste desafío es pillar al segundo; pero tardes como ésta nos devuelven un poco al Madrid de toda la vida. Con Ronaldo a la cabeza.

 


Real Madrid 10 – Rayo Vallecano 2. El tiro en el pie

diciembre 20, 2015

Quizá el partido más raro que he visto en el estadio Bernabéu. Yago y yo hemos asistido atónitos a cómo el Real Madrid empezaba bien, seguía mal y terminaba consiguiendo lo que hacía 55 años que no hacía: marcar 10 veces en casa.

En el minuto 2 marcó Danilo tras una buena contra, propiciada entre otras cosas por la actitud suicida del Rayo Vallecano cada vez que se enfrenta a un grande. Pide el balón, adelanta la defensa, le da por el tiqui taca… y se lleva un saco de goles. Ronaldo, Kroos y Bale movieron con velocidad y precisión el balón y éste acabó en Danilo, que lo embocó. El brasileño ha completado esta tarde un partido muy bueno, quizá el mejor desde que viste de blanco. Es el típico lateral brasileño, más extremo que otra cosa, que nos puede ser muy útil ante defensas cerradas.

Los 10´siguientes el Madrid se tiró a la bartola y el Rayo marcó dos veces, ambas de cabeza. La grada de Chamartín comenzó a pitar al equipo, pero yo pensé que el Madrid ganaría sin problema: pocos equipos nos lo ponen más fácil  que la banda de Paco Jémez. A la que te descuidas, se pegan un tiro en el pie. No hubo que esperar mucho a que uno de los muchachos de Paco cometiese un error funesto: Tito cazó a Toni Kroos en el centro del campo con una entrada brutal, merecedora de tarjeta roja sin duda alguna. Con 1-2 y con superioridad numérica, todos pensábamos que el Madrid marcaría varios goles esta tarde. Pronto empató Bale a pase de Danilo; y la puntilla para los vallecanos llegó con un penalty cometido por Baena sobre Sergio Ramos, que además de la pena máxima fue sancionado con la segunda amarilla. 11 contra 9 con 70  minutos por jugar… se olía la sangre.

Marcó Ronaldo el penalty y llegaron siete goles más: uno de Ronaldo, tres de Benzemá y otros tres de Gareth Bale. Los espacios que concedía el equipo vallecano eran aprovechados sin piedad por el equipo blanco. Disfrutó sobre todo el purasangre galés, que aprovechó su fuerza y su velocidad como pocas tardes. Pero claro, no siempre tendremos dos de más…