Real Zaragoza 1 – Real Madrid 1. Partido adoquín.

marzo 30, 2013

Ronaldo, marcó y falló uno más claro


Los adoquines son unos populares caramelos de gran tamaño que venden en Zaragoza. Es dificil tragarte uno. Viendo este partido, me sentí como aquella vez que me metí en la boca el adoquín de naranja. No se acababa nunca.
El Madrid salió a medio gas, con varios inútiles en la alineación titular: Pepe, Essien, Kaká o Callejón bajan ahora mismo demasiado el nivel del equipo titular. La maniobra de Pepe en el primer gol del Zaragoza fue antológica: dejó un agujero en el centro de la defensa del tamaño de una piscina olímpica.

Pese al gol encajado, el Madrid no enhebraba jugada alguna. Normal si, tapado Modric, el catalizador del juego es Essien, que tiene menos creatividad que el guionista de una porno. Los ataques del Madrid eran pelotazos de Ramos y Pepe que nunca llegaban a buen puerto. Y si lo hacían, ya se encargaba Callejón de meterse en fuera de juego. En días así no hago más que recordar lo bueno que es Alonso. Pese a no hacer casi nada, antes del descanso empató el Madrid, tras tiro seco de Ronaldo. Y casi llega el 1-2 en un cabezazo de Essien. Y yo que creía que era incapaz de usar la cabeza…

En el minuto 3 de la reanudación llegó la ocasión más clara del Madrid. Fue doble, o triple. Ronaldo falló un gol cantado, Marcelo reventó el poste y Essién tiró fuera. Todo en cinco segundos. Pensé que llegaría el gol, pero no lo hizo en todo el segundo tiempo. Ni siquiera cuando Mou tiró su habitual pirotécnia: triple cambio en el 60′. Algún día se lesionará el portero después de una decisión así y nos partiremos de la risa. Entraron Di María, que pareció cansadísimo; Khedira, pletórico y torpe como siempre, y Özil, que hoy no tenía pensado jugar y siguió sin hacerlo pese a salir al campo. Con 1-1 llegamos al final de un partido que a muchos les pareció intrascendente. El Madrid pudo ganar, pero también perder (hubo un par de buenas intervenciones de Diego López). Y ahora que lo pienso, venir de selecciones y tener Champions a la vista fueron la clave para que el partido se convirtiese en un caramelo gigante y pegajoso.

Anuncios

Gol de Raúl al Zaragoza – Último gol de Raúl en el Real Madrid

marzo 30, 2013

La Romareda es un campo especial para Raúl González, el jugador que más veces se ha puesto la camiseta del Madrid. Allí jugó su primer y su último partido. La última vez que Raúl tocó el balón con la camiseta del Madrid puesta fue para marcar gol.


Gol de Anelka al Corinthians. 7 de enero de 2000

marzo 22, 2013

Como esta semana no hay liga y el martes juegan España y Francia, quiero recordar hoy a aquel marciano que jugó en el Madrid llamado Nicolás Anelka. Era (es) un tío peculiar, más aún que nuestro Karim Benzemá. Pero tenía clase para aburrir. En las últimas navidades del siglo XX le hizo ésto a Dida:


Real Madrid 5 – Real Mallorca 2. Guarda la brocha y saca el pincel.

marzo 22, 2013

Modric, autor del gol de la tarde.

Fue como si hubiesen jugado dos equipos distintos. El del primer tiempo, con Pepe en el centro del campo, era algo así como una cuadrilla de pintores de brocha gorda, útiles cuando queremos pintar una pared pero poco efectivos para pintar el lienzo que exige cada tarde la afición que puebla las gradas del Bernabéu. Tras el descanso, con dos cambios de piezas y otros dos de posición, el Madrid fue un vendaval. Anotó tres goles en seis minutos, los únicos del año en los que han coincidido en el tapete verde Özil, Kaká y Modric. ¿Casualidad?

El Mallorca se adelantó dos veces en el marcador. La primera gol un golazo, muy dificil de defender. Giovanni esquivó la marca de Arbeloa y centró a la cabeza de Nsue, que colocó un remate perfecto a la base del poste derecho de Diego López. Nadie se cabreó mucho, pues quedaba toda la tarde por delante. De hecho, el Madrid no tardó en empatar, Modric da un buen pase a Pepe y éste asiste a Higuaín. La asistencia de Pepe fue a la desesperada, cayéndose, tirando a los rivales… de brocha gorda, vamos. El gol del Madrid llegó en un arreón, pero el juego no invitaba al optimismo. Morata no parecía feliz de extremo derecho. Arbeloa, como siempre, no aportaba en ataque, y el pequeño Modric tenía que deshacerse de varios elementos que le impedían pasar el balón a un compañero, Pepe incluído. Y entonces llegó el segundo gol bermellón, éste sí bastante cabreante por producirse a balón parado, de corner para más señas. Llega a ser desesperante la inoperancia del Madrid en los balones parados propios y el sufrimiento en los ajenos.

Con 1-2 en el descanso, Mourinho envidó con los artistas. Colocó a Özil x Morata y a Benzemá x Arbeloa. Ramos de lateral derecho y Pepe de central para completar un equipo de pintores elegantes, sutiles… De entre todos, destacamos a Özil. El primer corner del segundo tiempo lo sacó él y fue gol de Ronaldo. El cuarto gol también vino de una asistencia suya, para que Higuaín completase el doblete. Pero el mejor de la tarde fue el tercero: Modric lanzó un pepinazo desde fuera del área. Como en Old Trafford. Al nieto de Doña Rogelia se le ve cada vez mejor… o quizá sólo había que dejarle un rato con Özil, para que se echasen el balón uno y otro. Con 4-2 salió Alonso por Kaká y quedó un equipo equilibrado y temible. Hubo tiempo para un último gol, de Benzemá, pero no parece que el tanto vaya a suponer para el francés las vitaminas que necesita para salir de la melancolía en la que anda buceando desde hace unos meses.


Gol de Mahamadou Diarra al Mallorca. 13 Junio de 2007

marzo 15, 2013

Mañana visitará el Bernabéu el Mallorca, mismo rival que en el último partido de la liga 2oo6-2oo7, aquella en el que el Barça nos llevaba 7 puntos en febrero. Ese día el Madrid tenía que ganar para ser campeón. Se adelantó el Mallorca, se lesionaron Van Nilsterooy y Beckham. Al descanso, con 0-1, estábamos muertos de miedo. Pero, otra vez, nuestro equipo remontó. Es curioso ver el 2-1, que marcó Diarrá (no metió muchos más el de Mali) tras un corner que botó… Higuaín. Fue la liga de las remontadas imposibles y ésta fue la última. Ni Tom Cruise se la perdió.


Real Celta 1 – Real Madrid 2 (Ronaldo) Jugando con fuego atrás

marzo 10, 2013

CR, 36 goles en liga. Ahí es nada.


Debe ser difícil centrarse en un partido como éste. Después de jugar ante Barça dos veces y ManU, ir a Balaídos es como si un torero triunfa en Las Ventas y luego lo mandas a correr las vaquillas de San Mateo. La pena es que el Madrid hizo el tonto en el primer tercio de la liga más de lo debido, pues la ventaja que tiene el líder (13 puntos) hacen que el Madrid en liga se juegue poco más que el honor. de hecho, en otras condiciones sería inaudito cambiar la defensa por completo. Es más, me atrevería a decir que el Madrid hoy ha ganado pese a jugar sin defensa. Ninguno de los cuatro estaba en forma, y se han convertido, sobre todo Pepe y Albiol, en los más peligrosos jugadores del Celta.

No obstante, el Madrid ha jugado bien. Y a ratos muy bien. Salvo los primeros veinte minutos, en los que los celestes achucharon, el Madrid controló el partido y disfrutó de numerosas ocasiones de gol. Javi Varas fue el héroe de los gallegos. Como al descanso la cosa iba empatada, Mourinho envidó con Alonso, al que ordenó lanzar balones a la espalda de la defensa el plan quaterback. El dominio del Madrid se extendía como mancha de aceite y el gol cayó por su propio peso. Marcó, quién si no, Ronaldo, tras tiro de Callejón. El equipo tuvo la sensación de haber llegado a la cumbre, pero dos minutos después empató ése mediapunta de Moaña de nombre precioso. Ale, saca la piragua que hay que remar otro poco. Salieron Kaká e Higuaín y fueron protagonistas. El brasileño se mostró asombrosamente rápido cuando Varas salió a por él (tras pase a la espalda de Alonso, claro) y el portero andaluz cometió penal, que Ronaldo convirtió. Y el Pipa pudo sentenciar, pero falló dos ocasiones clarísimas. En una lo hizo muy mal, rematando con el tobillo; pero en la otra remató bien y Varas le sacó el remate. No obstante, la sensación es que Higuaín sigue por delante de Benzemá, pues 20′ del argentino fueron más intensos que 70′ del francés.


Manchester United FC 1 – Real Madrid CF 2 (Modric y Ronaldo). La vida es eterna en cinco minutos

marzo 5, 2013

Modric. El tiro del año.

Estamos en cuartos de final. Ése era el objetivo y a estas horas de la noche está cumplido. Evidentemente, hemos sufrido – imposible ganar en Old Trafford sin sufrir – y además esta vez la decisión polémica del árbitro cayó de nuestro lado. La expulsión de Nani cuando faltaba más de media hora ha sido la clave del partido. Para mí es demasiado rigurosa, es más de amarilla. No obstante y aunque fue el lance decisivo, creo que el Madrid es justo cuartofinalista, vistos ambos partidos.

Fergusson lleva 26 años como entrenador, lo que me indica que la prensa británica es bastante menos tocapelotas que la española. Nadie aguantaría en España tantos años leyendo y escuchando estupideces. No quiero pensar lo que diría la prensa si un entrenador aquí dejase al equivalente a Rooney en el banco. El viejo escocés sabe lo que se trae entre manos. Planteó un partido como el de Madrid: entregando el balón al Madrid y aprovechando su superioridad a balón parado. En el primer tiempo la única jugada destacable fue un remate al palo a cargo del ManU, a la salida de un corner. Se lesionó el Fideo y sacamos a Kaká. The Walking Dead.

Tras el descanso comenzaron a pasar cosas. Corría el minuto 55 cuando una larga jugada de ataque por parte de los diablos rojos acabó en autogol de Ramos. La cara del camero era un poema, seguro que más de uno pensó en el penalty que mandó a Saturno hace poco menos de un año. En la jugada del gol falló Varane, quizá su único fallo en varias jornadas. Hoy también jugó un partidazo. Con 1-0 el Madrid seguía necesitando un gol para seguir vivo. Sobraba tiempo. fue entonces cuando el árbitro echó a Nani por patada a Arbeloa, y entonces el ManU se echó atrás de forma escandalosa. Era imposible que aguantasen. Mourinho envidó con Modric, a quien reclamé en la previa por haber jugado en la Premier, por Arbeloa. Defensa de 3 y Modric con Özil enhebrando jugadas en la media punta. Pipa Higuaín se pegó a la banda derecha, Ronaldo en la contaria y Kaká con cuidado de no interponerse en la trayectoria del balón. El Madrid asediaba, y Rafael, ése crisol de clase, cometió penalty al despejar con la mano un remate franco de Higuaín que entraba a gol. Toda la carne estaba en el asador.

Y llegó el minuto 66. Modric recibe en posición de 9, se quita un defensa con un regate largo y suelta un latigazo que se cuela en la meta de De Gea tras golpear en el palo. Acostumbrados como estamos a ver cómo los tiros del nieto de Doña Rogelia a veces no llegan ni a puerta, la sorpresa fue morrocotuda. Con 1-1 el Madrid se ponía en franca ventaja: un segundo gol suyo sería decisivo, pues la superioridad numérica sería una losa imposible de levantar para los del ManU. No tardó en llegar. Dos minutos después Özil volvió a recordarnos quién tiene clase en este equipo. Higuaín se la pasa y el Mago Messut devuelve de primeras, de tacón. Higuaín centra y Ronaldo marca a placer. “El Precioso” casi me mata del susto, pues su negativa a la celebración me hizo pensar que lo habían anulado. Pero no, había valido. En cinco minutos el Madrid se había puesto por delante. En cinco minutos. La vida es eterna, como dijo Victor Jara, en cinco minutos. Ya casi estaba. Contra 10. No había que hacer nada, sólo dejar correr las manecillas del reloj…

Pero Mourinho nos recordó que podría anunciar dodotis. Sacó a Pepe por Özil (ésto es como si quedas con Scarlett Johansson y quien acude es Paz Padilla) y echó al equipo veinte metros atrás. El Manchester se estiró y Diego López nos recordó que tenemos portero en quien confiar aunque el novio de la Carbonero tarde en recuperarse. El Madrid pudo marcar algún otro, pero Ronaldo estaba empeñado en no hacer sangre. Kaká también tiró al palo… aunque claro, había rebotado en un defensa. Y no hubo tiempo para más. El Manchester se quedó indignado y nosotros contentos, como siempre que salimos de Old Trafford.