Manchester City 0 – Real Madrid 0. Perdonamos demasiado.

abril 26, 2016

NAVAS

CARVAJAL      PEPE    RAMOS    MARCELO

CASEMIRO

MODRIC             KROOS

BALE                 BENZEMA        VAZQUEZ

JESE X BENZEMA

ISCO X KROOS

 

Dice Diego Maradona que un partido que acaba 0-0 es tan entretenido como bailar con tu hermana. Me vino esa frase a la cabeza cuando, en el descanso, ninguno de los dos porteros hizo parada alguna. Ambos equipos se mostraron más preocupados de no encajar gol que de meter alguno, y quizá los dos jugadores más destacados de la noche fueron Pepe y Kompany, ambos centrales.

Al ver el XI del Madrid comprobamos que Ronaldo no figuraba en el mismo. Vázquez ocuparía su sitio. Pensé que aún queda en el Madrid algo de meritocracia, pues el extremo gallego adelantaba a James, a Isco y a Jesé en la rotación gracias a su buen partido en Vallecas. En el descanso se quedó en la caseta Benzema, al que notamos totalmente fuera del partido. Sin Ronaldo ni Benzema la delantera estaba demasiado mermada; pero aún así pudimos marcar en el segundo tiempo. Hubo tres ocasiones clarísimas para hacerlo, todas ellas a balón parado. Un cabezazo de Ramos que le salió demasiado centrado – una pena, estaba totalmente solo – ; otro de Casemiro que Hart despejó con el pie y, quizá la más clara, un tiro que Pepe estampó en el portero a menos desde dentro del área pequeña. Aparte hubo una jugada trenzada entre Carvajal, Vázquez y Jesé que acabó con remate de canario al larguero. Si llega a ser gol esta jugada, 100% made in Valdebebas, hubiese sido glorioso. También hubo un par de penaltitos, perfectamente pitables si son a favor del equipo de casa porque los árbitros en Europa son muy caseros, pero a favor del visitante es harina de otro costal. También faltó frescura: Zidane se durmió con los cambios como suele ser habitual. Sólo hizo 2, el segundo en el 87′

En cuanto al rival, el City no tiró a puerta prácticamente en toda la noche. Agüero se diluyó tras un gran marcaje de Pepe, y sólo las conducciones de De Bruyne parecían traer peligro. Cuando se lesionó Silva el equipo bajó varios enteros. Dicen que tiene más peligro fuera de casa que en casa; pero no es menos cierto que el Madrid en el Bernabéu también sube varios enteros.

El sabor de boca es amargo, pues hemos sido mejores que el rival y un gol hubiese puesto muy de cara la eliminatoria. Pero el caso es que estaremos en la final si ganamos en casa, algo que hemos conseguido en todos los partidos jugados en el Bernabéu de esta edición de la Copa de Europa. ¿Quién no hubiese firmado ésto cualquiera de las tristes noches de esta temporada?

Anuncios

Rayo 2 – Real Madrid 3. La parca sobrevoló Vallecas

abril 25, 2016

Todos los ingredientes para el hundimiento de la Armada Blanca se dieron en Vallecas a la hora del café. Diluviaba sobre el campo, el Rayo ganaba 2-0 y Benzema se tocó el muslo. El francés salía del campo y sumaba su ausencia a la de Cristiano Ronaldo, Modric, Casemiro, Ramos y Carvajal. Sin cinco titulares y sobre un futbolín empapado se jugaba el Madrid seguir en la pelea por la liga.

Pero apareció Bale. El hombre de los 91 MM al que llevamos tiempo esperando se echó el equipo sobre sus anchos hombros y dio la vuelta al partido. Tuvo ayuda, claro, pero fue el jugador fundamental en la remontada. Marcó el primer gol antes del descanso, cuando peor pintaba la cosa, rematando un balón que volaba a la altura del Pirulí. Y remató la faena con un tiro cruzado tras galopada por el carril del 10. Gareth Bale tiene ahora 25 años. El futuro dirá si es caro o barato, pero nadie tiene más potencial.

Claro que antes de todo eso y para que la remontada tuviese efecto había que ponerse en desventaja. El Madrid lo consiguió sin aparente esfuerzo: bastaron sendos despistes en defensa, con Varane en modo Ivan Campo y Danilo más perdido que el barco del arroz. Lo malo es que si esos despistes se producen otro día, lo más probable es que el partido se pierda, pues no es fácil dar con otro equipo como el de Paco Jemez, insensato hasta la ternura, que juega igual gane, pierda o empate; y al que además le importa una higa si enfrente está la Hungría de Puskas o el Escalerilla FC.

Merece mención en esta crónica Lucas Vázquez, autor de un gol soberbio. El gallego entró por Benzema y, como suele ser habitual, tomó una buena decisión tras otra; redondeando su actuación con un fenomenal gol de cabeza, conseguido desde 173 cm. El gallego ha adelantado a Jesé y a James como recambio de algún delantero; aunque hubo una cosa que me cuesta entender es lo de la banda cambiada. Bale y Vazquez jugaron buena parte del partido en el sitio cambiado al natural, lo que hacía que ninguno pudiese centrar con garantías. Sólo tiene sentido si juegas sin otro delantero centro; y aún así a mí me chirría Por cierto, la jugada de dicho gol la enhebraron entre Kovacic y Danilo, lo que supone un milagro a la altura del de los panes y los peces. Los dos fichajes de este verano no han demostrado, de momento, el desembolso hecho por ellos.

Jesé está en las antípodas de Vázquez. Juega sin alegría, como teniendo que demostrar una y otra vez que es muy bueno. Definitivamente, la lesión de rodilla truncó una fenomenal carrera, que veremos en qué queda. Y otros dos casos parecidos son los de Isco y James. El malagueño jugó de inicio y no dejó de ofrecerse, de pedir la pelota y de intentar mover el equipo. Cometió errores – 25 balones perdidos son demasiados – pero fue el mejor centrocampista blanco sobre el césped. Comparado con Kroos, con Kovacic e incluso conIncluído Modric, que salió un ratillo y pareció que no tenía pensado hacerlo, Isco fue el mejor.

 


Real Madrid 3 – Villarreal 0. Hemos cogido el hilo

abril 21, 2016

NAVAS

DANILO     VARANE    RAMOS    MARCELO

CASEMIRO

KROOS      MODRIC

VAZQUEZ      BENZEMA   RONALDO

ISCO X MODRIC

JAMES X KROOS

JESE X VAZQUEZ

El Madrid, que anda tercero en la tabla, recibía esta noche a su inmediato perseguidor. Justo antes había ganado Barça y el Atleti lo estaba haciendo, así que las escasas opciones que aún tenemos de ganar la liga se esfumarían si no ganásemos. Pensé que el equipo saldría nervioso, intentando resolver cuanto antes, pero no fue así. El Madrid no fue el equipo que proponía intercambio de golpes, sino que controló el partido de cabo a rabo. EL Villarreal no tuvo ninguna opción de marcar en toda la noche. El Madrid puso el control, las ocasiones… Y los goles cayeron como fruta madura. EL Madrid, a mediados de abril, ha cogido el hilo. La Copa de Europa está a tres partidos, y si la liga no se gana será por lo que hicimos el tonto en la primera vuelta, Benitez mediante, no por cómo lo hemos hecho en el último tercio.

Lucas Vazquez suplió a Bale, cuyas frecuentes y misteriosas ausencias del XI le impiden ser un jugador sobre el que construir nada. También faltaba Carvajal, así que Danilo volvió al 2. El brasileño tuvo una negra noche en Wolfsburgo y desde entonces el Bernabéu no le pasa ni una. Ya sabemos cómo es el tendido 7 de La Castellana, exigente hasta la paranoia. Yo nunca entenderé como se puede pitar a uno de los tuyos. Bien es verdad que Danilo comenzó el partido bastante torpe, pero acabó jugando un partido aceptable, con buen pase a Modric en el tercer gol incluído. Y mira que tuvo cosas en contra, incluso se comió una tarjeta por ser negro. No es que el árbitro sea racista, simplemente es malo. Casemiro atropeyó a un rival y Danilo, que se da un aire, acabó amonestado. Como lo podía haber sido Eddie Murphy en caso de andar por Madrid.

Otra vez fue Benzema quien abrió la lata, marcando de cabeza un rechace del portero. Fue en una jugada que comenzó Ronaldo desde el carril del 11. El estado de forma del portugués en el final de liga es uno de nuestros mayores activos. Secundado por Marcelo, abre un boquete por la izquierda una y otra vez. Con 1-0 el Madrid seguía controlando el partido, pero era necesario un gol que diese tranquilidad. Lo consiguió Lucas V. con un fenomenal chut. Todo son virtudes en el canterano gallego; que cuando sale cumple fenomenal. Anoche, sin ir más lejos, Zidane le prefirió como titular antes que a Jesé, James o Isco. Quizá aún quede algo de meritocracia en Valdebebas.

El tercero lo anotó Modric al rematar de primeras un envío de Danilo. Ahí acabó el partido. El resto sirvió para dar aire a James y a Isco por Modric y Kroos… Aunque, al final, Ronaldo, que hoy no marcó y necesitaba llamar la atención, abandonó el campo cuando empezaba el descuento. Sin decirselo a nadie, ni al árbitro ni a su entrenador. Anoche el luso no anotó su gol, y como Suárez le había dado un buen bocado al pichichi al meter cuatro, andaba triste Cristiano Ronaldo. Alguien debería explicarle que jugó un partido fenomenal, y que los triunfos del equipo están por encima de los individuales. De una puta vez.


Getafe 1 – Real Madrid 5. Tarde de parque

abril 20, 2016

NAVAS

CARVAJAL     PEPE   VARANE    MARCELO

KROOS

ISCO       JAMES

BALE     BENZEMA   RONALDO

 

Si repasáis mis tweets anteriores al partido, comprobaréis que tenía más miedo que siete viejas a nuestra visita al Coliseum Alfonso Pérez “Delbarsadesdechiquitito”. El XI de Zidane me dejó mosqueado: Kroos como único mediocentro me ofrece la misma seguridad que una cuenta en Panamá; y los interiores serían Isco y James, dos de mis favoritos pero que está claro que no corren hacia atrás. Imaginé el equipo partido en dos más pronto que tarde; pues en el fondo la alineación era un 4-1-5.

Pues al final el partido fue una tarde en el parque. Y lo fue porque el Getafe apesta a segunda división, lugar donde los quiero ver desde que nos marcaron un gol mientras celebrábamos otro y dijo su presidente aquello de “el fútbol es para listos”, justificando una conducta antideportiva. Ahora han fichado a Juan Eduardo Esnáider como entrenador, otrora canterano del Madrid que llegó desde Argentina con apenas 18 años. De momento el equipo azulón no se parece en nada a su entrenador: es tierno como el día de la madre. Los interiores madridistas, Isco y James, jugaron a placer sin que nadie se lo impidiese.

Antes del descanso cayeron dos goles. Benzema marcó el primero a pase de James – el pase fue medio gol – y el propio Karim devolvió a Isco una pared con precisión de cirujano para que el malagueño marcase con el exterior un gol rebosante de clase. El Geta se fue al vestuario herido de muerte; y nada más volver le llegó la puntilla. Bale cabalgó tras un gran balón de Benzemá y marcó de tiro cruzado. Como leéis, Benzema participó en los tres primeros goles. Era su primer partido tras conocer que su selección renuncia a su juego durante la próxima Eurocopa. Es un tiro en el pie para los franceses, cuyas lecciones de moralidad hay que poner en entredicho siempre; no en vano el primer caso de dopaje conocido es Asterix. Peor para ellos, mejor para el Madrid.

Con 0-3 el Getafe dio pena al árbitro y éste señaló cesión en un balón que Marcelo trataba de sacar jugado y Navas cogió. Quien sabe si el tico lo hizo para poder lucirse, otra vez, lanzándose como una pantera al lanzamiento del libre indirecto. No fue gol, pero sí que marcó Sarabia – los productos de Valdebebas nos marcan casi sin querer – en un tiro soberbio. EL 1-3 despertó al Madrid y cayeron otros dos goles. El cuarto lo marcó James, que también derrochó clase en la definición tras buen pase de Lucas Vázquez. Y el quinto lo anotó Ronaldo, pero pudo hacerlo Jesé, que se mostró altamente generoso ante el pichichi de la liga.

Jesé, Vázquez, James, Isco… Qué importante está siendo la aportación de toda la plantilla en este último tramo de la temporada.


Real Madrid 3 – Wolfsburg 0. Sin cojones, con Ronaldo.

abril 13, 2016

NAVAS

CARVAJAL      PEPE     RAMOS    MARCELO

MODRIC               KROOS

CASEMIRO

      BALE           BENZEMA     RONALDO

 

JESE X BENZEMA

VARANE X MODRIC

No me gustó nada el XI que sacó ZZ al campo, pues lo vi más propio del contaataque que de dominar el partido ante un equipo que presumiblemente se cerraría. Veía un partido más para James o Isco jugando como enganches, y que diesen el último pase que para las carreras de Bale, que no hizo nada anoche porque su rendimiento óptimo es con espacios. Tampoco entiendo la posicion de Casemiro, casi como enganche, cuando el Madrid ataca, retrasándose así Modric y Kroos. Pero la cosa acabó bien, seguramente porque Cristiano Ronaldo jugaba de blanco. Si llega a jugar de azul, igual acaban 0-3

El partido de anoche puso de manifiesto que, lo anormal, fue el resultado de la ida. El Madrid manejó el partido de principio a fin, sin necesitar la mejor versión de todos sus jugadores, y el equipo de trabajadores de Wolkswagen nunca tuvo opción de clasificarse. Aunque con un gol les hubiese bastado, no se tuvieron ni una sola ocasión clara de hacerlo. El Madrid, en cambio, marcó tres y lo rozó en otras tres: un cabezazo de Ramos que tras dar en el poste y en los cascarones del portero se posó manso sobre la cal de la línea de gol; un remate de Benzema que despejó dicho portero con las yemas – esta vez de los dedos, no de los huevos – y un tiro de Jesé que se envenenó tras rebote y casi entra. O sea que fue un partido de 5-0 o de 6-1.

Pero sólo hubo tres goles. Y los tres los metió Ronaldo, que desde enero ha recuperado una gran eficacia goleadora. Es innegable que a sus 31 años ya no es el jugador que se iba en velocidad de los defensas para marcar. Sus goles ahora son a un toque, como los que marcaba Hugo Sánchez. Y en esta faceta, en la de rematador, no tiene rival. Se coloca en el sitio justo en el momento exacto, como hizo en los dos primeros goles (16′ y 17′). El primero vino tras jugada de Carvajal, un coloso en su banda toda la noche. La alineación de Danilo en la ida es asombrosa, pues el de Leganés ofrece mejores prestaciones en defensa y en ataque. Del Bosque debería tener claro quien debe ser el lateral derecho español de la Eurocopa. Centró Dani y, tras dar en un defensa, el balón llegó a Cristiano, bien colocado, que marcó a placer. El gol terminó de encender a un Bernabéu que ya andaba incandescente, y el equipo notó que había que acelerar. En la siguiente jugada otro centro de Carvajal lo despeja la defensa con dificultades a saque de esquina, y de ese corner nace el segundo gol. Ronaldo cabecea cruzado desde el primer palo. Quedaban 74 minutos y lo más difícil estaba hecho. Sólo faltaba la puntilla.

Curiosamente, con el 2-0 el Madrid se echó atrás y jugó sus peores 20′. Los alemanes dieron un paso al frente y rondaban el área de Navas. Eché de menos trabajo de Benzema al tapar su salida de balón. El francés estuvo gris toda la noche – sólo le recuerdo el tiro antes mencionado – pero leo en las crónicas que hizo un partidazo. Yo vi otra cosa. Pero, como dije antes, Navas apenas hizo una parada en toda la noche. La ocasión más clara del Wolfsburgo fue un remate fuera de Henrique. También pensé en ese tramo que, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa, aquí el árbitro no es casero.

Volvimos del descanso pensando en dar la puntilla. Casi llega en otro corner, con el cabezazo de Ramos. Pero llegó de falta; que por cierto provocó Modric al robar un balón. La falta la clavó Ronaldo porque la barrera se abrió lo justo. Un balón un poco más hinchado no hubiese cabido. Ronaldo completaba su 37º con la camiseta blanca conviertiendo su 15º libre directo en Copa de Europa – el que más – . Lleva 16 goles en 10 partidos en esta competición: está a sólo un tanto del record, que ya tiene él (17 en 2014). Si su palmarés individual es inferior al que ha conseguido en cuanto a trofeos, quizá habrá que mirar a los que ha tenido alrededor. “Si los demás estuviesen a mi nivel … ” Pues éso.

Hizo bien el Madrid en buscar el cuarto gol, el de la tranquilidad. No llegó, pero éso hizo que la clasificación no pasara peligro. Otra vez en semifinales, y el la sexta consecutiva.  Desde el incorformismo que ha cimentado nuestra leyenda, deberíamos respirar un momento y apreciar ese dato. Antes de estas seis temporadas, caímos en octavos seis veces seguidas.


Real Madrid 4 – Eibar 0. La balada antes del rock and roll

abril 11, 2016

CASILLA

CARVAJAL     PEPE     NACHO    ARBELOA

CASEMIRO

ISCO            JAMES

LUCAS V          JESE     C. RONALDO

Si la temporada del Madrid fuese un concierto, el partido del Eibar es la típica canción que aprovechas para ir a por cerveza o a mear; sabiendo que seguro que inmediatamente después vendrá un temazo que vuelva a despertar al público. El temazo es el partido del martes ante los trabajadores de la Wolks  Lo del sábado fue baño y masaje, que dirían los clásicos.

Con un equipo repleto de no habituales el Madrid se sacudió a los armeros en 20′. Isco y James volvieron al XI; Los dos estuvieron correctos. Aunque el colombiano se llevó los laureles del gol de falta al poco de empezar, a mí Isco me parece el jugador ideal para atacar una defensa cerrada, como imagino la de los alemanes del Martes. A Cristiano le colocaron a los lados a dos productos del Castilla: Jesé y Lucas Quinto. El portugués dio una asistencia a cada uno, además de anotar su gol – 30 ya en esta liga. Lo de ceder la falta a James casi que cuenta como asistencia. Y aún pudo marcar un par de veces más. pero ahí va un dato: En 114 años de historia, un jugador del Madrid ha pasado de 30 goles 9 veces: una Di Stéfano, dos Hugo Sánchez y 6 Cristiano. Aún hay gente que no está contenta con su rendimiento…

Con 4-0 el Madrid bajó el pistón y la segunda parte fue sosa como caldo de asilo. Lo más destacable fue que la afición pitó a Danilo cuando sustituyó a Carvajal. El lateral brasileño hizo un partido horrendo en Alemania, pero la culpa es de quien lo pone; al igual que el jugador no tiene culpa de lo que otros paguen por él. En cualquier caso, nunca pitaré en el Bernabéu a uno que va de blanco. Es como pinchar una rueda de tu propio coche.

 

 

 


Wolfsburgo 2 – Real Madrid 0. Ir a Alemania es llorar

abril 7, 2016

NAVAS

DANILO    PEPE    RAMOS    MARCELO

CASEMIRO

MODRIC            KROOS

BALE           BENZEMA    RONALDO

JESE X BENZEMA

ISCO X MODRIC

JAMES X KROOS

Lo dije mediada la mañana: para nuestro equipo ir a Alemania durante mucho tiempo fue llorar. Empeñado en hacernos guiños nostálgicos, después del arranque de coraje en el Nou Camp levantando un partido en inferioridad ahora se han propuesto hacernos revivir una remontada épica, una noche mágica en el Bernabéu, donde “Noventa minuti son molto longos” y tal. No olvidéis que era condición necessaria para que la remontada se produjese era haberla cagado en la ida pero bien. Y esa parte la hemos cumplido a rajatabla.

No marcar en el partido de ida en una eliminatoria a doble vuelta suele ser una condena, porque el primer gol que el rival marque en nuestro campo valdrá doble. Y éso han conseguido los entusiastas alemanes, que deambulan por su liga local (van octavos, creo) pero que anoche consiguieron tumbar al Madrid. En la clasificación histórica de la competición el Real Madrid es el número 1 y el Wolfsburgo es el 184. Vamos, como si le gano yo a Djokovic jugando al tenis.

Mi cabreo de anoche era fruto de la perplejidad. Volví a ver los primeros 15′ de partido una vez finalizado y, cuando acabaron, pensé que todo lo que no fuese resolver la eliminatoria en la ida sería un fracaso. EN el 1′ le anularon a Ronaldo un gol por un orsay del tamaño del pelo de una gamba. Después le hacen penalty a Bale y el árbitro se hace el lonchas. Lesionan a Benzema acto seguido con un patadón en la espinilla, fruto del cual antes de retirarse falla un claro mano a mano. Y para terminar el ratito, el árbitro señala penalty en contra a Casemiro. Lo lógico era ir 0-2 a esas alturas, pero íbamos 1-0. Nada de qué preocuparse, pensé, ahora remontamos. Pero quien volvió a marcar fue el equipo alemán, en una jugada que demostró, otra vez, la baja forma de Pepe y Ramos. El camero perdió la marca del delantero con la misma facilidad que perdió María Martillo la virginidad y Navas encajó el segundo con un cabezazo a bocajarro.

Con el 2-0 faltaba más de una hora de partido, pero el Madrid se quedó noqueado. Mostramos una preocupante mandíbula de cristal, pues ante una adversidad no ofrecimos respuesta alguna. Se esperaba que los jugadores leyesen el partido. Por ejemplo, Bale entraba con peligro una y otra vez: coño, pues buscadle. En el segundo tiempo el galés no tocó el balón. Todo el equipo andaba desquiciado, y alguno, como Marcelo, protagonizó una sonrojante acción, propia de alimañas como Dani Alves o Busquets.

Quien queda muy retratado tras esta noche es Zidane. La alineación de Danilo tras el partido de Carvajal en Barcelona es inexplicable; como lo hubiese sido sacar a Kovacic por Casemiro, por ejemplo. Pero más allá de esa decisión, de un entrenador se espera que actúe cuando el partido necesita un cambio. Como lo hubiesen hecho Capello, Mourinho o Guardiola. A los tres les recuerdo decisiones a mitad de partido que cambiasen su curso. Zidane no hizo nada. Cuando se lesionó Benzema sacó a Jesé por ser el cambio más natural, cuando era evidente que el equipo necesitaba un enganche para suplir al galo, James o Isco. Dije que Zidane estuvo valiente en el Nou Camp por no sacar un central cuando echaron al Capitán Tan, pero en realidad hizo lo que anoche. Nada.

Zidane, eso sí, envidó con Isco faltando media hora. Había que marcar como fuese. Sin hacer un gran partido, Isco dio el mejor pase del segundo tiempo, dejando un mano a mano a Ronaldo que hubiese sido oro puro en caso de entrar. Quedando 6 minutos dio carrete a James, lo que dejaba una delantera de años 60: Jesé, Isco, Ronaldo, James y Bale. Para jugar al FIFA, guay, pero para construir hace falta centro del campo. Daba grima ver a Isco y sobre todo a James en la medular, donde un media punta siempre será intrascendente.

Total, que nos hemos traído el peor resultado de los cuatro partidos de cuartos de final. El exceso de euforia y un un árbitro casero han hecho el resto. Ahora falta la parte difícil de las remontadas. La más fácil ya la hemos conseguido: cagarla en la ida.