Real Sociedad 4 – Real Madrid 2. Hostia en Donostia.

agosto 31, 2014

Casillas . Con lo que nos ha dado.

Seguramente uno de los partidos más increíbles que he visto en mi vida ha sido el de esta noche. Los primeros 20 minutos el Madrid pasó por encima de la Real Sociedad con una autoridad imperial. Marcó Ramos tras corner botado por Kroos – segunda asistencia del germano -. Poco después Ramos estrelló una falta en el larguero. A los dos minutos Bale fabrica el 0-2 tras quitarse al defensa de encima con un caño espectacular. Y poco después Kroos, que mandaba en el centro del campo como un príncipe, estuvo a un palmo de marcar. Anoeta era una orquesta de viento contra sus jugadores, que eran superados como juveniles por un Madrid vestido de rosa chicle.

En este momento, nadie en su sano juicio hubiese esperado nada distinto a una goleada a favor del Madrid. Yo me crecí pensando que con un gol más seríamos líderes, y que el equipo mostraba una cara tan buena haber descansado durante toda la semana.

Pero en un corner marcó la Real. Nadie defendía el segundo palo – como contra el Atleti – y Casillas vio botar en su área el balón antes de entrar – como contra el Atleti – . EL efecto del gol fue devastador: los donostiarran pensaron que el Madrid era como la estrella de la muerte: tenía un punto débil: los balones laterales. Los cuatro goles llegaron así. Los centrales no están en forma (Ramos piensa más en atacar que en defender y Pepe en regañar que en jugar al fútbol). Carvajal es un coladero por su banda y Marcelo otro parecido. Pues todos parecen dioses comparados con el portero. Casillas no para ni un taxi. Es inaudito que Keylor Navas caliente banquillo dado el deplorable estado de forma del capitán blanco. En el mejor de los casos un tema de confianza, pero si esperamos a que la coja se nos va el Barça a 10 puntos. Lo peor es que creo que no es así: es decadencia imparable. Su tiempo pasó.

El año es muy largo, sí, pero esta noche se han mostrado todas las carencias de una plantilla desequilibrada. El 9 es falso pero de verdad: no tira a puerta ni aunque le maten. La venta de Alonso y la bisoñez de Illarra nos obliga a jugar con centrocampistas eminentemente ofensivos, de ésos que no vuelven corriendo junto a los centrales para tapar un contraataque. James e Isco es como dos veces lo mismo – hoy demostró el malagueño que está bastante mejor que el colombiano a estas alturas -. Y otra cosa: el banquillo de hoy eran Navas, Arbeloa, Varane, Illarra, Khedira y el canterano De Tomás. No había ni un cambio ofensivo con el que dar la vuelta al marcador. Winter Is Coming


Xabi Alonso. Profesional, elegante… pero no madridista.

agosto 30, 2014

Mira que me gustabas como jugador. Quizá el mejor medio centro desde Redondo. Por éso me daba pena tu ocaso físico, por otra parte inevitable a punto de cumplir la edad de Cristo. Imaginaba que cada vez jugarías menos, y no sé si tendrías hueco en los días importantes. De hecho, los últimos títulos que hemos ganado han sido días que no andabas tú por el campo. No obstante, a jugadores como tiendo a perdonarles esos años de decadencia “por lo que nos has dado”.

Pero resulta que, con la liga comenzada, has decidido dar la “espantá”. Dices que eres honesto y elegante, pero sólo a medias. Has decidido salir corriendo ante la evidencia de que ya no tenías un hueco en el XI. Pienso que nos has hecho un favor, pues tu sueldo pasó a ser mayor que tu rendimiento, y aún te quedaban dos años. No obstante, la elegancia y la honestidad hubiesen sido completas si lo hubieses hecho el 30 de junio, y no con la liga empezada.

Pero el problema es dónde te vas. El vilipendiado Del Bosque decía que nunca entrenaría al Barsa o al Atleti. José Antonio Camacho dijo que sólo trabajaría en el Barcelona “si no tuviera otra cosa para alimentar a sus hijos”. Ésos son madridistas. Tú no. Tú no tienes problemas en irte a jugar a nuestra “Bestia Negra”, ni que te entrene Pep Guardiola, que no sé que tipo de drogas habrá tomado esta vez para aconsejar tu fichaje. No tienes inconveniente en salir del equipo un 26 de agosto, dejando al equipo cojo en esta posición – de saberlo, quizá Casemiro no habría sido cedido. Eres profesional, sí. Como los mercenarios. Eres elegante, te quedan bien los trajes. Pero no eres madridista. Y nunca lo serás.


Al fideo le tira la pasta

agosto 30, 2014

Di María, el ángel que se convirtió en diablo (rojo)

Si ya los argentinos suelen ser exagerados en todo, los rosarinos lo son entre los propios argentinos. En los potreros de Rosario aprendió a regatear el fideo Di María, y en verano de 2010 cambió el Benfica por el Real Madrid, a cambio de 25 millones de euros + 11 en variables. Durante los cuatro años siempre jugó en quinta velocidad. Era incapaz de poner pausa en su juego, siempre eléctrico. Su regate era prodigioso, y su zurda nos regaló momentos inolvidables: el pase a Ronaldo para anotar el único gol de la final de Copa de 2011, el regate a Puyol en el Nou Camp previo a otro gol de Ronaldo, el primer gol de la final de Copa de 2014 o, quizá elútimo y más emocionante, el zig zag previo al gol de Bale en la prorroga de la FInal de Champions de Lisboa.

Pese a todo éso, su presencia en el Madrid también ha tenido sombras. Ha tenido varias lesiones musculares, propias de jugadores de sus características – como Robben – y ha protagonizado más de un desplante cuando era sustituído. Parece que el Fideo se sintió agraviado ante un sueldo de 6 Millones de Euros netos, porque otros jugadores que según él aportan menos al equipo, cobran más. Ante ello, no había otra salida que el traspaso, pero para ello tenía que llegar una buena oferta. Y resulta que la que llegó no era buena, sino buenísima. 84 Millones de Euros por un suplente de 26 años es una oferta insoportable para cualquier equipo del mundo. Prácticamente es lo que costó Bale hace un año, precisamente el fichaje que más molestó a Di María por venir derecho a ocupar su hueco en el XI titular. Así que Di María pone rumbo a Old Tradford. Queda claro que sus aspiraciones son más económicas que deportivas, pues el equipo de Manchester anda buscándose a sí mismo y este año no participará en ninguna competición europea. Di María gana dinero, sólo éso. Pierde en todo lo demás. En cuanto al Madrid, ha cambiado a Di María por Bale. Yo no estoy seguro de que sea buen cambio.


Real Madrid 2 – Córdoba 0. Los viejos errores

agosto 26, 2014

El primer partido de liga fue parecido al del año pasado: ganamos a un equipo andaluz en un partido gris. El Madrid aún no sabe a qué va a jugar este año, y pese al esperanzador partido ante el Sevilla hace tres semanas, ahora el equipo navega en un mar de dudas.

La presencia innegociable de los tres delanteros en el XI titular nos obliga a jugar con sólo tres centrocampistas, lo que obliga a prescindir del “enganche”. Sí, ya sé que James o Isco salen a veces de titulares, pero ninguno lo hace en la posición que les hace distintos: en la media punta por detrás de los delanteros. Además, la inferioridad en el centro del campo hace que nos llevemos más de un susto incluso contra equipos recién ascendidos. El último cuarto de hora, cuando entró Khedira por Benzemá, el equipo dejó de sufrir. El público pitó el cambio quizá por verlo defensivo, pero me convenció más el Madrid con un 4-2-3-1 que con el 4-3-3 de inicio. También sorprende que fuese Khedira, que ha estado a punto de irse, el elegido para equilibrar el equipo, estando Alonso e Illarramendi en el banquillo, que llevan toda la pretemporada con el equipo.

Las cosas positivas de la noche – pocas – empiezan por que al fin marcamos de corner. Con la cantidad de veces que sacamos de esquina, deberíamos tener más rédito de dichas jugadas. Y marcó Benzemá, lo cual es noticia pues hacía quince fechas que no lo hacía, después de que Toni Kroos le colocase el balón en la cabeza. Apenas hubo más ocasiones en el primer tiempo: la mejor un remate de Ronaldo, también después de un corner. El otro delantero, Bale, se mostró tan torpe como suele hacerlo ante defensas cerradas. En este tipo de prtidos, el galés debería jugar por la izquierda, y buscar regate y centro más que tiro a puerta.

En el segundo tiempo el mejor tiro fue de James, pero pronto dejó el colombiano su sitio a Isco. Bale remató de cabeza y Ronaldo marcó un gol, que fue anulado. Antes también se le anuló un gol al Córdoba, que sin duda hubiese desatado una tormenta en La Castellana de haber subido al marcador. El caso es que anduvimos con dudas hasta casi el 90′, que fue cuando Cristiano recogió un robo de Isco y marcó con un característico latigazo desde fuera del área. Hasta ese momento no respiramos tranquilos. Tiene trabajo por delante Carletto, desde luego.


Atlético de Madrid 1 – Real Madrid 0. Todo se acaba…

agosto 25, 2014

Simeone, a punto de sacar la navaja mariposa

Después de 15 años, el Madrid cayó derrotado en el Vicente Calderón. Después de 15 años, Casillas cayó derrotado ante el Atleti en partido oficial. No habrá en la historia muchas rachas como ésta ante el segundo equipo de la capital, ni colectivas ni individuales. Se ha terminado también el complejo de inferioridad con que el Atletico afrontaba los partidos ante el Madrid. En lo que va de siglo, el Atleti solía ser derrotado en el túnel de vestuarios. Daba igual que el Real Madrid llegase al Derby bien mal o regular, nunca era derrotado por los rojiblancos. Ahora el Atleti compite ante el Madrid, y nosotros no fuimos capaces de salir como hay que hacerlo ante este equipo, ni en el Bernabéu ni en el Calderón. Justo lo que sí hicimos en aquella noche de enero, en la ida de Copa del Rey, donde “los del Río” se llevaron un 3-0 en el zurrón.

El único gol de la noche llegó nada más empezar. Es curioso: si empalmamos ambos partidos el Madrid ha encajado los goles en minutos casi consecutivos: más o menos en el 88 y en el 95 de los 187 que duró la eliminatoria. Y ambos goles han sido, en mi opinión, más por demérito blanco que por acierto de los colchoneros. Tras el sonrojante gol del la ida – un balón de corner que bota en el área pequeña:tela – en este caso fueron los dos centrales del Madrid quienes fallaron consecutivamente. Un balón largo de Moyá Varane lo cabeceó hacia zona peligrosa, y fue entonces cuando Ramos perdió un salto de cabeza ante Griezmann, que será buen delantero pero mide como yo. Tras los dos cabezados el balón le cayó franco a Mandzukic al borde del área. No podía hacer gran cosa Casillas para evitar el 1-0.

El gol atlético no me preocupó en demasía, pues seguíamos necesitando marcar para conquistar el trofeo, igual que al principio. Y el Madrid suele marcar casi siempre, en este campo y en cualquiera. En cada uno de los últimos precedentes lo habíamos hecho por partida doble, y ya era Simeone el entrenador atlético. El Madrid fue encontrándose poco a poco sobre el césped, y jugó bien sobre todo desde el show de Simeone hasta el final del primer tiempo. El show de Simeone consistió en sacar otra vez el macarra tramposo que lleva dentro. El mismo macarra que taladró el muslo de Julen Guerrero o que se acomodó los cojones . El mismo tramposo que en el Mundial 98 simuló una agresión de Beckham por la que el inglés fue expulsado. Llama la atención el benevolente trato de la prensa hacia Diego Pablo Simeone, que contrasta con el que tuvo Mourinho por actitudes en mi opinión bastante menos reprobables.

Volvamos al fútbol que es de lo que hablamos aquí. El Madrid acabó el primer tiempo con buenas ocasiones, protagonizadas en su mayoría por James. Rondamos el gol sobre todo en un tiro que se escapó a Moyá y que un 9 cualquiera hubiese remachado a la red, pero claro, como nuestro 9, Benzemá, es falso, no hace cosas de 9. No mete goles (lleva quince partidos sin hacerlo), ni siquiera remata a puerta… Y para colmo es el único puesto de la plantilla sin recambio. Ni siquiera el inútil de Morata podrá salir este año de vez en cuando a sustituir al mingafría francés, del que nunca discutiremos su clase, pero su indolencia desespera hasta el infinito.

Pero cuando mejor estaba el Madrid, Carletto sufrió un ataque de entrenador de los que cuestan partidos. Quitó a Kroos del campo para dar entrada a Ronaldo, con lo que además de quitar a nuestro mejor centrocampista descompensaba absolutamente el equipo. Modric y sobre todo Alonso debían haber salido antes del campo. Poco después, para terminar de arreglarlo, sacó a James para dar entrada a Isco. Los dos mejores jugadores del Madrid salieron del campo y ya no volvimos a tirar a puerta. El Atleti sí, incluso tuvo un tiro al larguero que algunos periodistas dicen que paró Casillas. Sí qué paró nuestro capitán uno que iba fuera, concediendo un corner, con lo bien que nos vienen. Durante todo el segundo tiempo estuvo más cerca el 2-0 que el 1-1.

El caso es que nunca ví que pudiesemos ganar este trofeo, quizá el sexto en importancia de los que este año vamos a disputar, pero que fastidia perder. Sobre todo contra un equipo que es peor que el nuestro y al que sabemos ganar, como ya hemos hecho tres veces en lo que va de 2014.


Real Madrid 1 – Atlético 1. Hacer el amor con un árbol

agosto 20, 2014

Imperdonable el gol encajado por el Madrid en el 88′

Decía Ángel Cappa que jugar al fútbol contra un equipo que solo se defiende equivale a intentar hacer el amor con un árbol. La frase me rondaba la cabeza en el descanso, cuando el Madrid no fue capaz de tirar a puerta en 45′ y el Atleti no pasó del centro del campo. No quiero que éso suene a excusa, pues en el Bernabéu estamos hartos de ver llegar a equipos que se cierran. Defenderse no es reprochable, pero sí que debería el árbitro cortar la pertinaz pérdida de tiempo y las numerosas faltas que los atléticos cometían una y otra vez. No obstante, el Madrid le faltaron argumentos pasa asaltar la portería atlética, seguramente por lo poco ortodoxa que fue la alineación, sin ningún jugador que hiciese de enganche en la zona de tres cuartos. Los tres medio centros estaban demasiado lejos de los tres delanteros, lo que resulta inexplicable cuando en el banco están Isco, James y el Fideo Di María. En resumen, el primer tiempo fue un peñazo.

Tras el descanso salió James por Ronaldo, y el Madrid se estiró un poco más, obligando al menos a Moyá a parar algún disparo, aunque lamentablemente sólo Bale parecía capaz de marcar. Benzemá, otra vez, andaba desaparecido en combate. Será un riesgo morrocotudo afrontar la temporada sin otro delantero centro de garantías. El equipo sólo cambió cuando Di María salió en lugar de Modric. Alonso y Kroos se quedaron en el eje, James y Di María se abrieron y Bale y Benzemá quedaron en punta. Con ése dibujo y Carvajal percutiendo una y otra vez por su banda. Fue una jugada de Carvajal la que acabó siendo el 1-0, obra de James. Qué bien le vendrá este gol al joven colombiano, que no estuvo especialmente brillante esta noche. Con 1-0 y quedando diez minutos, lo más lógico es dormir el partido y que acabe así. No lo consiguió el Madrid, que concedió un corner tras el que empató el Atleti, mediante un remate blandito desde dentro del área pequeña. Fallo grave de Casillas y de varios defensas. Era el minuto 88. Quedaba poco, pero aún hubo tiempo para que Carvajal chutase a puerta y un defensor atletico despejase con la mano. El árbitro no lo vio y el partido acabó así. Los atléticos tan contentos, pero deberían pensar cuánto hace que no se produce contra el Madrid un resultado en el Calderón que les valdría para alzar la Supercopa.


Real Madrid 2 – Sevilla FC 0. Campeones cuando todos descansan

agosto 18, 2014

Hay temporadas que empiezan como acaban las anteriores.

Parece como si la propia UEFA quisiese quitar prestigio a una de sus competiciones. La Supercopa de Europa fue tradicionalmente el último viernes de agosto, coincidiendo con el sorteo de la Champions. Este año se adelantó el partido al 12 de agosto – lo que creo que perjudicaba al Madrid, pues por tener más mundialistas juntó más tarde a su plantilla – y para colmo la cambió de sede, llevándola a Cardiff, donde la gente sólo se emociona ante un buen ensayo. El caso es que yo tenía un mal augurio antes de este partido… y está claro que me equivoqué.

Tampoco me gustó el XI que dispuso Carletto, pues había dos debutantes – Kroos y James – que jugarían en el centro del campo, junto a Modric. Todos los malos augurios se desvanecieron al poco de empezar, porque el Madrid ofreció una versión dificilmente mejorable. Controló el partido de principio a fin, destacando la labor de Kroos en el centro del campo. Alemán, rubio, con el 8 y en el medio centro, era imposible no acordarse de Bernardo Schuster al verlo. Ya veremos cómo sale el fichaje, pero a priori su contratación por 25 millones de euros – un poco más de lo que hemos sacado por Morata – suena a atraco para los pobres hombres de Baviera que dirige el señor del país pequeñito.

James no estuvo mal, pero tampoco deslumbró. Como le ocurre a Isco, luce más como enganche por detrás del delantero, y no como interior izquierdo. Tiene calidad de sobra y 22 años, así que tengamos paciencia con él y no miremos la etiqueta con el precio cada vez que recibe el balón, porque nos lo acabaremos cargando entre todos.

Los dos goles fueron obra de Ronaldo, que comienza el año tan voraz como siempre. Bale y Benzemá le acompañaron bien, y el galés pudo anotar pero no lo consiguió. Y Casillas, cuando fue minimamente exigido, respondió perfectamente, como si el traspaso de López le hubiese devuelto la tranquilidad perdida. Si tuvo un lunar el equipo fue en el lateral derecho, donde Carvajal anda haciendo todo lo posible porque Arbeloa recupere su posición. Demasiado acelerado anda Dani en lo que va de temporada, esperemos que se tranquilice. Pero vamos, por decir algo negativo. Insisto en que el partido del Madrid fue formidable. Y mira que yo no doy mucha importancia a los títulos a partido único, pero es cierto que hay mucha gente mirando. Desde luego más de los que ven el Carranza. O el Gamper.

Con el partido resuelto, vimos un rato a Isco y a Marcelo, quizá para que jugasen los mismos que en Lisboa. Pero el tercer cambio fue Illaramendi, y eché de menos que jugase un ratito el Fideo Di María. Su temporada del curso pasado merecía unos minutos de Supercopa. A veces pienso que Angelito tiene razón cuando se siente maltratado por los dirigentes del Madrid.