FC Barcelona 2 – Real Madrid 1. Si cambiamos los porteros…

marzo 22, 2015

Ese poquito le faltó a Pepe para sacar el remate de Suárez.

Agridulce es la palabra que me viene a la cabeza. El Madrid ha perdido en el Nou Camp y queda ahora a cuatro puntos del líder – hemos perdido ocho puntos desde enero -. Pero la imagen del equipo ha sido muy distinta a la de los últimos partidos, sobre todo al de San Mamés o al de Schalke en casa. La liga se pone ahora en japonés, porque quedan 10 partidos y el Barça ha de empatar al menos dos veces, suponiendo que nosotros ganásemos todo lo que queda. Un pequeño alivio es que hemos salvado el goal average, lo que implica que ganaríamos la liga si al final hay empate a puntos. Así lo hizo Capello en 2007.

Cómo ha cambiado todo. Daba la sensación de que el Barça se había mouriñizado y el Madrid se había guardiolizado. Hubo intercambio de golpes al principio, pero la sensación era que el Madrid daba más fuerte. Ronaldo remató al larguero un gol que no era difícil de marcar. Pero quien se adelantó fue el Barça. Fue tras una absurda falta de Pepe, que Messi botó a la perfección y Mathieu remató mientras Ramos, andaluz él, dormía la siesta. Jugando en el Valencia el mismo jugador nos marcó en mayo un gol idéntico, pero sólo yo me acordaba. Una pena.

El gol enrabietó al Madrid y los hombres de blanco se pusieron a jugar al fútbol en el Nou Camp como pocas veces lo hemos visto. Presionábamos tan arriba que el Barça no era capaz de sacar el balón. Marcó Bale, pero fue anulado por fuera de juego previo de Ronaldo – muy justito, pero era – . Empató el Madrid en una jugada deliciosa: Modric, Benzemá y CR tocaron al primer toque con el exterior, marcando este último. Un pepinazo de Ronaldo provocó una gran parada de Bravo. En éstas llegamos al descanso, con el Barça en la lona y el árbitro contándo los segundos.

Empezó el segundo tiempo como acabó el primero, y fue Bale quien perdonó el gol tras un corner, fallando un remate clamoroso a dos metros. Su pierna mala es realmente mala. Pero cuando mejor estábamos, marcó el Barça. Sí, amigos, así de cruel fue. Igual que en Mestalla, a un fallo del galés le sucede un gol del rival. Del 1-2 al 2-1. Alves pasa al hueco, Ramos rompe el fuera de juego, Suárez controla y remata al palo largo. Casillas nunca pudo parar ese gol, porque ya no es un portero del primer nivel. Se venció como un saco de patatas viejas al lado contrario. Y ésa fue la mayor diferencia en un partido muy igualado. Bravo aún sacó otra buena mano tras un tiro de Benzemá que se envenenó. Bravo es un portero del primer nivel. Como Cortouis, como De Gea. No sé si lo es Keylor Navas, pero lo era en el mundial. Casillas ya no es de ésos. Casillas ya no es decisivo. Si hoy los equipos hubiesen cambiado los porteros antes de empezar, el partido acaba 1-4.

El gol sentó al Madrid como a mí tres cubatas en ayunas: fatal. Apenas tuvimos más ocasiones desde el gol, y en los últimos minutos anduvo más cerca el 3-1 que el 2-2. El cansancio físico y la falta de un banquillo de garantías (es hilariante pensar que el Madrid tiene una buena plantilla: ahora mismo sólo James es alternativa a los que juegan).

Lo sensato parece ahora centrarse en la Copa de Europa, donde dependemos de nosotros y sólo habrá cinco partidos más; en liga quedan 10 y ni siquiera ganarlos todos nos garantiza nada. Pero somos el Madrid, y nuestra resistencia a la derrota es legendaria. Dicho queda.

Anuncios

Previa del Barça – Madrid.

marzo 22, 2015

Faltan cuatro horas para que comienze a rodar el balón en Barcelona, y algo menos de seis para que estemos contentos o tristes. Es muy difícil ser optimista viendo los meses que lleva el Madrid: no ha ganado a nadie de un nivel más o menos aceptable. En lo que va de año, Valencia, Atleti (2 veces) y Athletic nos han ganado; y también hemos empatado ante el Villarreal y el Atleti. No somos el equipo fiable que éramos en los días previos al Mundialito. Bien es cierto que la plaga de lesiones sufrida ha sido morrocotuda (el 4-0 del Calderón lo jugamos sin seis titulares) y con la vuelta de éstos el nivel ha de mejorar.

Nuestras opciones pasan por jugar como lo hicimos en Munich hace un año: esperar atrás y provocar contraataques. Bale, en tal caso, sube varios enteros, pues es mejor jugador cuanto más atrás empieza a atacar. Hoy más que nunca le colocaría en la banda izquierda, pues Alves es más vulnerable que Neymar. Además, tenemos que aprovechar el balón parado. Sergio Ramos domina como nadie el juego aéreo, y Kroos y Modric colocan el balón que da gusto. Ya en la ida marcamos en un corner por medio de Pepe. Además, Casillas tiene que recuperar la confianza que ha tenido históricamente. Hoy puede ser su última oportunidad: si repite actuaciones como la del Calderón o la del Bernabéu ante el Schalke 04, no habrá nada que hacer.

Me parece inaudito que ambos equipos jueguen con tres delanteros, pues creo que los dos mejoran cuando usan un centrocampista más. Quizá Luis Enrique lo haga poniendo a Messi en el centro del campo.El extraordinario estado de forma de Leonel Messi nos obliga a estar muy atentos en defensa, especialmente si el argentino baja al centro del campo a recibir. Ahí es cuando más echo de menos a un medio centro puro: ni lo es Kroos, que está en la cáscara, ni lo son Isco ni Modric. Tienen que trabajar mucho nuestros tres centrocampistas. Aunque, si éso pasa, sospecho que será idea de Messi, nunca de Luis Enrique.


Real Madrid 2 – Levante 0. La primera media hora… y nada más

marzo 18, 2015

Benzemá remató tal que así contra la cruceta

El Madrid jugó ante el Levante media hora ilusionante. Ya sé que es poco, especialmente para gente que gasta un dineral en la entrada un domingo por la noche; pero al menos esta vez el equipo decidió sentenciar el partido y luego sestear, no como últimamente, que invertía el orden y luego no llegábamos a tiempo.

Evidentemente, el equipo mejora si entran Ramos y Modric, y seguirá mejorando cuando James vuelva. No obstante, son los de arriba los que tienen que marcar difenrencias.

Bale fue el más destacado. Más allá de los dos goles, se le vio participativo y sacrificado en defensa, más que otras tardes. La prensa derrama ríos de tinta sobre Ronaldo, pero no estoy preocupado: lo normal es que hubiese marcado dos veces. A ver si hay suerte y las guardaba para el Nou Camp. Y Karim el grande casi mete el gol del año: remató con la espuela contra la cruceta granota. Una pena, aunque simplemente que el francés remate ya es buena noticia, pues suele estar reticente a hacerlo.

A Lucas Silva lo sigo viendo perdido. No mejora a Illarra, y no era difícil. Parece claro que Kroos, Modric e Isco serán nuestra línea media en Barcelona. Por suerte el malagueño no vio amarilla, aunque jugamos con fuego durante una hora. Ah! Y de portero estuvo Keylor Navas. Si llego a estar yo, el resultado es el mismo.


Real Madrid 3 – Schalke 04 4. Reinventando a Valle Inclán

marzo 11, 2015

La cara de un ex portero. Una sombra de lo que fue, según Lineker

Anoche hacía 11 años de que el Madrid de Queiroz eliminase al Bayern de Munich en octavos de final de la Champions. Esta vez otro equipo alemán, con bastante menos pedigree europeo que los muniqueses, anduvo cerca de protagonizar quizá la mayor sorpresa de la competición. No es fácil encontrar a un vigente campeón que tras un 0-2 en la ida quede en su campo contra las cuerdas.

Lo que parecía que iba a ser una plácida noche de reconciliación, quizá incluso algo aburrida, se convirtió en un esperpento digno de Valle Inclán. El Madrid salió con piernas de mármol y pánico en el alma. El equipo resume los defectos de los personajes del Mago de Oz: no tiene corazón, ni alma, ni cerebro. No hace ni tres meses discutíamos si estos muchachos conformaban “el mejor Madrid de la historia” y ahora media Europa pone velas a los santos para que les toquemos en cuartos. Somos el rival ideal: un equipo con caché en horas bajas.

Seguimos en la competición pese a la actuación de muchos de los jugadores. Destaquemos a los que a mi juicio peor estuvieron:
Casillas no puede jugar ni un partido más. Está descentrado, lento de reflejos y muerto de miedo. Transmite la misma seguridad que un condón de ganchillo. Aún hay gente que dice que hizo dos paradas al final. Sólo faltaría que entrasen todas las que le tiran.

Arbeloa le pone ganas. Si salgo yo, también le podría ganas. Un jugador del Madrid, sea lateral o medio melé, no puede fallar el gol cantado que desperdició el 17. Nos hubiese ahorrado muchos sudores.

Coentrao y Khedira son sendos bultos sospechosos. No me creo que no haya en la plantilla nadie capaz de hacerlo mejor que estos dos, que para colmo llevan una mochila cargada de provisionalidad.

Bale fue un lateral zurdo estupendo en sus inicios. Como metía goles, se hizo delantero y ahora se ha vuelto una estrellita que ni ataca bien ni defiende nada. No tiene calidad para jugar de delantero en el Madrid, y sólo tiene sitio en el XI si juega por la izquierda y se sacrifica en defensa.

Además de la lamentable actuación de estos cuatro, los demás tampoco anduvieron muy brillantes. Isco es un estupendo media punta, pero se pierde haciendo verónicas en la medular. La vuelta de Modric es la única noticia positiva de la noche pues su presencia descargará al malagueño. Además, Ronaldo marcó dos veces con sendos cabezazos. EL portugués debe hacer lo que hizo Bill Wyman en 1992: abandonar la banda en la que tantos años ha estado. En cualquier caso, si llego a ser yo quien marca dos goles, me mato a correr y al final del partido viene el inútil que se ha comido cuatro goles a decirme que salude, lo que le hizo Caín a Abel se hubiese quedado corto.

En cualquier caso, quien tiene que arreglar esto es el entrenador. Está claro que el equipo no funciona. Kroos necesita ayuda en el centro del campo. Hay que poner más gente para que el equipo no se parta; cuatro centrocampistas o bien jugar con tres centrales. La solución quizá sea volver a jugar como un equipo menor: defender más atrás, entregar el balón y jugar a la contra. O sea, olvidarnos del fútbol. Qué pena, qué vergüenza


Athletic 1- Real Madrid 0 . Pestazo a Queiroz

marzo 7, 2015

Por ahí entró el gol de Aduriz

No hay quien se crea lo que ha pasado hoy en San Mamés. El Madrid ha tenido una semana entera para preparar el partido en Bilbao, ante un rival que jugó el miércoles una durísima semifinal de Copa. Lo hacía en un campo en el que han ganado equipos como el Córdoba, donde los grandes golean (5 el Barça, 4 el Atleti). Pues el Madrid, el equipo de los tres delanteros letales, no ha conseguido tirar entre los tres palos. Hay ausencias, todas en el centro del campo; jugadores en baja forma, sobre todo en la delantera… pero aún así es vergonzoso el rendimiento del equipo. No hay un Dios que lo entienda.

El Athletic no ha tenido que hacer gran cosa para ganar: apenas un zarpazo de Aduriz (golazo, por otro lado) le ha bastado para quedarse los tres puntos. Hay que ver lo que gana un equipo cuando tiene un 9 de los de toda la vida: Aduriz tocó dos balones: uno fue dentro y otro al palo. Nuestro 9 no ha tocado un balón en toda la tarde. Últimamente Benzemá e Isco sujetaban al Madrid, pero desde que volvimos del Mundialito teníamos pinta de castillo de naipes, que en cualquier momento va a caerse. Ambos jugadores han bajado su rendimiento y nadie ha tomado el relevo. En 2015, hemos visitado el Calderón (dos veces), San Mamés y Mestalla. Hemos cosechado cuatro derrotas y un bagaje de ocho goles en contra y uno a favor. Tela.

En mi opinión la culpa es de los jugadores, que son quienes deciden en esto del fútbol. Pero a veces se echa de menos a un entrenador que invente algo cuando en el campo no sale nada. Dicen que Ancelotti es un Del Bosque italiano: pues bien, en 2000 y tras heredar un equipillo Del Bosque cambió el esquema, colocó tres centrales y ganó la Copa de Europa. Ancelotti ha repetido hoy uno por uno los cambios que ya hizo ante el Villarreal y que no dieron resultado alguno: Jesé de centrocampista, luego un medio centro para equilibrar y por último Chicharito por Benzemá. Mientras, Bale perdía un balón tras otro y sólo puede marcar cuando intenta hacer otra cosa. Ronaldo no está ahora mismo entre los 10 mejores delanteros de la liga. Kroos está en la cáscara, exprimido… Pero no los cambia nunca (vale, hoy quitó al alemán… cuando quedaban 10′) O es un inútil o no tiene potestad para hacer los cambios que él quiere. En cualquier de los dos casos es patético.

Hace dos semanas el Madrid tenía 4 puntos de ventaja sobre el segundo, lo que daba al Barça toda la presión en el duelo del día 22. Ahora es el Madrid quien puede salir del Campo Nuevo con la liga más que difícil. Queda mucho, claro, pero las sensaciones del equipo son asquerosas. El equipo huele que apesta a Carlos Queiroz.


Gol de Higuaín en San Mamés. 3 de mayo de 2015

marzo 6, 2015

En 2012 el Madrid ganó su, de momento, último título de liga. Lo hizo en San Mamés, con un 0-3 que no admite paliativos. El primero fue por cuenta de Pipita Higuaín, quizá el delantero más rentable de la historia.


Real Madrid 1 – Villarreal 1. Nos han descubierto.

marzo 3, 2015

Justo hace una semana pensaba que la supuesta crisis del Madrid era historia, pues en el partido ante el Elche ofrecimos una buena imagen. Siete días después han saltado las alarmas tras empatar a uno en casa ante el Villarreal, en un duelo que bien pudimos ganar pero también perder. Da la sensación de que el Madrid parece bueno si el rival es malo. Cuando jugamos contra uno de los seis primeros, se nos ve el cartón.

Lo más grave fue renunciar al primer tiempo. Es una perogrullada que cuesta más ganar un partido en 45′ que en el doble. El Villarreal se plantó bien, pero también es cierto que la actitud de los nuestros al comenzar el partido no se pareció en nada al inicio ante el Elche siete días antes. El balón circulaba lento como la justicia en España, y el único recurso ofensivo era colgar balones al área a ver si alguien remataba. Ya te digo si ofende… Dispusimos de varios saques de esquina, todos ellos yermos. Quizá aquí es donde más se nota la ausencia de Sergio Ramos, que de vez en cuando emboca un balón que sale de la esquina en la red. Me llamó la antención durante el primer tiempo lo poco que intervino Ronaldo en el juego.

Del vestuario volvió el equipo con otro aire. Un par de llegadas al área y en el 6′ Ronaldo transformó de penalty el 1-0. Era el momento de marcar el segundo y el partido se acabaría. Lo pudo hacer Ronaldo, pero paró Asenjo, y más clara aún fue la oportunidad de Bale. Otro fallo clamoroso del galés, como ante el Valencia, nos privó de cerrar el partido. Mira que le echa ganas el de Cardiff, pero le pasa lo que a mis amigas cuando yo era adolescente: suele elegir mal. Quedaba media hora y Marcelino envidó con los titulares que había reservado: salió Vietto y revolucionó el partido. A media hora del final, Gerard Moreno envió a la red de Casillas un balón que Kroos había dejado muerto al borde de nuestro área. Dicen que el alemán está cansado, yo además le veo falta de oficio para jugar con 5 tapón entre los dos centrales. Ese papel lo hace Illarra mejor que nadie, pero el de Mutriku anda condendado al ostracismo.

Igual que Marcelino tenía banquillo para envidar, en el del Madrid no había gran cosa. Sin Modric ni James, no ha revulsivo que parezca mejorar lo que hay en el verde. Con el empate Carletto sacó a Jesé por Silva. El canario le echó ganas, pero se precipitó al rematar. Una pena, porque antes de romperse la rodilla parecía el nuevo Raúl González y ahora parece más bien el nuevo Balloteli. Se enfada si juega poco, sale hasta las tantas entre semana y hace esperar a sus compañeros sentados en el autobús. El partido era un correcalles y el centro del campo del Madrid (a estas alturas era Jesé-Kroos- Isco) hacía aguas. Salió Illarra por Isco, la grada silbó que no veas y Marcelino dijo luego que si no hace Ancelloti este cambio el Madrid hubiese palmado. ¿Sinceridad o corporativismo? De ahí al final pudo marcar cualquiera. Casillas y Asenjo hicieron paradas de mérito (más el visitante, en especial un remate a la escuadra izquierda). Pero el marcador ya no se movió. Entre otras cosas porque nuestro revulsivo fue Chicharito Hernández, la reencarnación de Saviola.