Real Sociedad 0 – Real Madrid 1. Los buenos deciden los partidos

mayo 2, 2016

Bale remata a gol

1 NAVAS

23 DANILO     2 VARANE     4 RAMOS   6  NACHO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             10 JAMES

11 BALE             29 MAYORAL         18 VÁZQUEZ

20 JESE X MAYORAL

22 ISCO X JAMES

16 KOVACIC X MODRIC

 

   Nunca fue fácil ganar en Anoeta para un equipo grande. La temporada pasada cayeron Madrid, Barça y Atleti en ese campo, y en ésta lo volvió a hacer el líder. Para colmo, el Madrid intentó asaltar la ciudad de la Playa de la Concha con un XI circunstancial, rematado con un delantero de Segunda B. No era fácil la tarea, si bien el equipo local también acudió afeitado a la cita, con las bajas de Vela, Jonatas y Aguirretxe.

   Sin Benzema ni Ronaldo, la opción de gol pasaba sí o sí por Bale. El galés remató la tarde con un cabezazo soberbio, dificilísimo, que nos dio tres puntos. Fue decisivo, igual que hace siete días en Vallecas, pero debe subir otro escalón:tras triunfar en plazas menores necesita redondear una fanena en Las Ventas para que nos creamos algunos que es sobre su espalda donde debemos construir el nuevo Real Madrid. Esto no es una crítica, ni mucho menos, al galés. No es nada fácil ser el jugador franquicia del equipo de La Castellana.

   El cabezazo victorioso de Moñete llegó en el 79′. Hasta entonces, el propio galés había fallado una ocasión clarísima, prácticamente un penalty en juego, quizá más cerca. Pensé que el Madrid marcaría en un corner, porque por alto dominábamos sin problema en uno y otro área. En el juego no era así, no movíamos el balón de manera limpia. Los laterales bajaban mucho el nivel de los titulares. James lo intentaba, pero no está fino y ahora mismo no es fiable. Vázquez se movía torpe lejos de la banda derecha. Zidane ¡¡por fin !! se decidió a mover el banco. Qué lento es Zisou en esta faceta. Salió Jesé por Mayoral – sigue éste más verde que el campo – y a continuación se fue James para que entrase Isco, que es otro que anda mohino pero que cuando sale hace algo diferente. Su primer balón lo perdió y nos costó una amarilla a Modrid; el segundo fue una apertura al lateral que no habíamos visto en toda la tarde. Agonizaba el partido y el malagueño abrió a la derecha, donde por fin andaba Lucas Vázquez. El gallego centró perfecto aunque el defensa tenía ventaja. Pero apareció Gareth Bale, la mejor cabeza británica desde Churchill, y decidió el partido. Lo que hacen los buenos.

 

 

Anuncios

Real Madrid 0 – Atletico de Madrid 1. Arde el Bernabéu

febrero 27, 2016

Nadie puede sorprenderse de lo que ha pasado en el Bernabéu. El Madrid es un desorden, y hoy ha jugado contra un equipo organizado. El Madrid no sabe qué hacer y hemos jugado contra unos que saben perfectamente lo que hacen. Cholo Simeone lleva 10 años entrenado en la élite; Zidane lleva dos meses. Si a ello le sumas las bajas de Bale y Marcelo – y Benzemá, que aunque jugó no estaba -, meter mano a la mejor defensa de la liga es casi imposible.

Da la sensación de que Zidane hace lo mismo que Benítez. Juegan los mismos, domingo tras domingo, independientemente de su rendimiento. El centro del campo lleno de media puntas hace aguas por todos los lados: James e Isco están a un nivel deplorable, y ni Modric ni Kroos corren hacia atrás. Si entrasen Casemiro y Kovacic igual había un poco más de orden, pero siempre juegan los mismos. Arriba Ronaldo fue quien más remató, pero su decadencia parece cada vez más evidente.

Tampoco es que el Atleti haya hecho gran cosa para llevarse los tres puntos. Como en Getafe hace un par de semanas, bastó con marcar un gol y defender bien. Mira que le cuesta meter goles al Atleti; pero consiguió batir a Navas en una buena jugada. El Madrid atacó el segundo tiempo con Jesé, Lucas Vázquez y Borja Mayoral secundando a Ronaldo. Tres canteranos que apenas han jugado en primera. Novatos, como Zidane en lo suyo. Godín se relamía de gusto al defender a estos novillos. Así es muy difícil.

Queda, es verdad, la bala de la Champions. Si el sorteo nos es favorable – como nos pasaba con Mourinho, que jugó sus cuartos de final ante Galatasaray o Happoel Nicosia – y te plantas en semifinales todo puede pasar. Pero no apostaría un € por que el Madrid ganase algo este curso.

El Bernabéu ha pedido la dimisión de Florentino. Creo que, efectivamente, el tiempo del presidente está agotado. Debería convocar elecciones y no presentarse; y que el Madrid empiece un proyecto a largo plazo de cero, con una directiva que crea en un entrenador y al que le dejen trabajar.

Y hasta entonces, a ver el baloncesto.

 


Real Madrid 8 – Malmoe 0. Mensaje a Europa

diciembre 9, 2015

Dudé todo el día si bajar o no al Bernabéu, pues el partido era intrascendente. Pero la ausencia de Bale en la convocatoria me animó. Talibanes del galés, seguid leyendo antes de maldecirme en twitter. Lo que quiero explicar es que era probable que el Madrid saliese con cuatro centrocampistas, y hace tiempo que mantengo que el Madrid juega mejor cuando la BBC cojea de cualquiera de sus patas, porque así el centro del campo se puebla más. Así fue. No sólo éso, salimos con especialistas: Casemiro como cinco tapón, Kóvacic (que no Kovácevic) y James en las alas e Isco de enganche. El resultado: posesión y toque. Control sobre el partido. Los goles cayeron como fruta madura y estuvimos en una noche histórica.

Los dos primeros los marcó Benzemá. El francés es como el protagonista de Tommy, de The Who. Es inútil para todo excepto para jugar al fútbol (Tommy lo era para el pinball). Pero juega de maravilla. Ahora ha cambiado su prioridad y convierte goles en lugar de fabricarlos. Alguno, como el segundo de ayer, soberbio. Durante la primera media hora Ronaldo falló más de una ocasión clara, y los agonías dijeron que andaba reñido con el gol. Una hora después tenían que envainar su afilada lengua, pues el astro portugués marcó cuatro goles anoche y estableció un nuevo record de goles en la fase de grupos. También marcó de falta, poniendo fin a una larga sequía de libre directo. Dirán, claro, que el rival era débil. Igual de débil, digo yo,  que en los cuatro partidos jugados contra PSG o S. Donest, en los que encajó 11 goles en total. El Madrid le ha metido 10 en 2, y Ronaldo 6 de los 10. Números. Ah, otra cosa, además de tantos fallos, Ronaldo fabricó los dos primeros goles, uno por cada banda. No está mal para ser un egoísta.

En el segundo tiempo, esta vez sí, Benítez dio carrete a Jesé y Cherishev, dos canteranos que buscaban el gol como un preso busca la puerta de salida del presidio. Eso hizo que no dejasen de caer goles, y en el minuto 70 el marcador ya era de 8-0. No cayeron más, pero el equipo siguió buscandolos. Y éso es una de las cosas que reclama la afición, seguir buscando el gol en cualquier circustancia. No abandonar ni aunque el Getafe lleve cuatro en el saco… ni aunque el Barça te haya metido cuatro. Fue la desidia de ésos dos días lo que más cabrea a la afición. ¿O es que no les oís cantar? Vamos Real, hasta el final. 

 

 


Real Madrid 5 (Bale 2, James 2 y Benzema) – Real Betis 0. Cuando el melón se abre en el 2′

agosto 30, 2015

Magia y precisión en la chilena de James

De los 19 equipos que visitan el Bernabéu a lo largo de una temporada de liga, apenas 4 ó 5 pueden competir. El resto de partidos por regla general pierden toda la emoción una vez que el Madrid marca el primer gol, es decir, cuando se abre el melón. Y esta vez ocurrió realmente pronto: en el minuto 2 James colgó el balón al área y Bale remató de cabeza para marcar el primero. Ese gol fue agua bendita para el galés, cuyo crédito en el Paseo de la Castellana andaba bajo mínimos. De hecho, sus dos siguientes acciones fueron negativas, pero el gol le permitió completar partido razonablemente bueno, abriendo y cerrando el marcador con sendos goles. Sigo pensando que es mucho más aprovechable pegado a la banda izquierda que en cualquier otra zona del campo.

Si, por ejemplo, comparamos el partido que hizo James Rodríguez con el de Bale, no hay color. En la media punta, cuando el sitio es escaso, el galés es un elefante y el colombiano es una mariposa. Todas las acciones de James eran producto de una buena decisión. También marcó dos goles. El primero, de libre directo, me recordó a uno que marcó Maradona en los albores de su carrera a Gatti. Desde el flanco derecho, clavó en el palo largo un balón que parecía más indicado para colgarlo al remate. El segundo fue aún mejor: un prodigio de rapidez y coordinación para ejecutar una chilena desde el borde del área pequeña.

Y el quinto gol – el tercero en orden cronológico – lo marcó Benzema: un delantero cuya virtud no es marcar. Parece una contradicción, pero los que crecimos viendo a Butragueño sabemos que es posible. La presencia del galo en la delantera es fundamental para abrir huecos, combinar y desmarcarse. Claro que mete goles, porque si juega por ahí alguno tiene que meter. Pero no es un delantero centro, y nunca lo será. El mejor 9 de la plantilla ahora mismo es Ronaldo. Creo que tenemos ahí un agujero importante: no están Higuaín, Morata ni Adebayor para esas tardes en las que el melón tarda en abrirse. deberíamos fichar un 9… y me temo que ficharemos un portero. Lo que menos falta nos hace. Navas se muestra seguro, ágil y confiado. Parar un penalti puede ser anecdótico, pero el costarricense transmite ahora una seguridad que hacía mucho que no teníamos en nuestra portería. Quizá fue esa la principal mejora con respecto a la liga pasada. Bueno, eso y descubrir que se pueden hacer cambios antes del minuto 80.