Real Madrid 3 – Almería 0. Una volea nos sacó del bostezo

abril 30, 2015

El partido de ayer fue el último que tendrá asequible el Madrid en una buena temporada. Ahora llegan los duelos ante el Sevilla, que lleva sin perder en el Pizjuán desde que jugaba Pintinho, el Valencia en el Bernabéu y el doble duelo ante la Juve con el partido de los del murciélago enmedio. Anoche hubo rotaciones pero sobre todo hubo bostezos. El Madrid jugó a medio gas, en previsión de lo que se le viene encima.

Salieron Navas, Arbeloa, Varane, Illarra, Chicharito y Jesé en el XI inicial. Navas, como siempre que juega, apenas tocó el balón. LLeva diez partidos jugados y 3 paradas. El público la tomó con Illarra, al que el Bernabéu le pesa más partido a partido. Una pena, porque creo que es buen futbolista. Pero no cualquiera sirve para este equipo ni para esta afición, tan exigente, tan acostumbrada al caviar. Decía Puskas que la afición del Madrid no grita porque tiene la boca llena. Más fácil tenía Jesé triunfar antes de lesionarse, y ahora también escucha de vez en cuando un concierto de viento. La gente opina que su actitud dista mucho de ser la mejor, pero yo creo que un punto altanero es positivo, aunque la mayoría te silbe, cuando eres realmente bueno. Como Guti, vamos, a quién más han pitado en este siglo y que estuvo catorce años en la plantilla. Porque era condenadamente bueno.

Bostezamos mucho en el primer tiempo. El equipo no hilvanaba, como siempre que hay tres centrocampistas. Kroos además estaba a medio gas, quizá reservando gasolina. Pero James, el jugador más en forma de la parte de arriba, nos sacó del tedio con una volea prodigiosa. Imposible no acordarse de su golito a Uruguay en el Mundial.


Real Celta 2 – Real Madrid 4. Chicharito On Fire

abril 26, 2015

Chicharito. Valores del Madrid.

Solventó el Madrid con éxito una salida morrocotuda. Balaidos es un campo difícil, donde el Celta propone un juego ofensivo, con la presión muy alta. EL equipo vigués hoy a dado una lección al Atlético de Madrid, quien fue mucho más cobarde ante el Madrid hace cuatro días que el Celta hoy. Y con mucho menos presupuesto, porque pese a lo que opinan muchos, si todo se midiera por el presupuesto no se jugarían los partidos.

Comenzó marcando el Celta cuando apenas llevábamos 10′. Illarra perdió el balón, y al volver estuvo blandito: entre él y Carvajal no pudieron detener a Nolito. El detalle cómico de la jugada lo aportó, once again, Sergio Ramos, que se pasó la jugada con una bota en la mano y otra en el pie. Iker Casillas no pudo hacer nada por evitar el gol. Últimamente nunca puede.

El partido se ponía difícil, y en Barcelona se frotaban las manos porque todo lo que no fuese una victoria daba la liga a los culés de forma virtual, si es que no la tienen ya. Pero el Madrid se rehizo, y comenzó a atacar de forma brillante. Ronaldo entró en el área como cuchillo en mantequilla y dio el pase de la muerte que un defensa sacó como pudo. Allá llegó Kroos, imperial, para marcar el empate. Poco después llegó el 1-2 en una fenomenal jugada de James y Chicharito. El mexicano está demostrando que pudo ser más útil este año, si Ancelotti le hubiese dado más minutos. Sigue sin parecerme un gran jugador, pero le reconozco virtudes como la paciencia y la profesionalidad. Su estado de forma tras no haber jugado casi en todo el año es envidiable.

Lo más difícil estaba hecho: la tortilla había sido volteada. Pero el Celta cazó una contra y Santi Mina, tras rematar en el palo, recogió su propio rechace y marcó el empate. Vuelta a remar, qué pereza; volvían a frotarse las manos en Barcelona.

El partido era precioso: un toma y daca sin cuartel. Isco no está jugando a su nivel últimamente, pero fue él quien comenzó a fabricar el tercer gol del Madrid. Ronaldo, que poco antes había mandado un balón al palo, asistió a James, que marcó con algo de fortuna pues su tiro rebotó en un defensa. Llegaba el descanso tras un primer tiempo que se nos hizo más que breve.

En la reanudación, el Celta buscaba el empate y encerró al área al Madrid, pero las contras de los madridistas tenían más peligro que una piraña en un bidé. En una de ellas llegó el gol de la tranquilidad: Ramos sacó el balón con bastante criterio y con un magnífico pase con el exterior asistió a Chicharito. El control y la definición del mexicano fueron magistrales. Ahí se acabó el Celta, reventado por el esfuerzo. Pero los de Vigo pueden estar orgullosos de lo que han hecho esta noche: cualquier espectador de Balaidos se fue a casa tras haber visto un gran espectáculo.


El sorteo y la esperanza

abril 24, 2015

Hoy a las 12:00 sabremos quién será el último visitante del Bernabéu en esta edición de la Copa de Europa. Ando invadido por el optimismo, así que pensando en cualquiera de los tres se me ocurren pensamientos positivos:

Bayern Munich: Ir a Alemania siempre fue para el Madrid como ir al dentista, pero hace justo un año le endosamos a los bávaros un 0-4 en su campo, redondeando una “manita” en el global de la eliminatoria. Tiene muchas bajas y su defensa es de verbena, sobre todo el tal Dante, que estuvo presente en el 0-4 mencionado y el 1-7 de Alemania a Brasil en semis del Mundial. Guardiola y Alonso le añaden picante a este emparejamiento.

FC Barcelona: Al Barça le hemos ganado las dos últimas finales de Copa, y además le eliminamos en las semis de 2013. Si se dieran los resultados del duelo liguero pasaríamos, y además en el Nou Camp jugamos un primer tiempo asombroso. Los culés ven un triplete en el horizonte y si alguien puede impedírlo es el ejército blanco. Su defensa también me parece débil; aunque su delantera impone. Para redondear las buenas vibraciones, recordar que en Copa de Europa nos hemos cruzado cuatro veces, y se han clasificado en este orden Madrid, Barça, Madrid y Barça. O sea que toca Madrid.

Juventus: Tras doce años sin aparecer por semifinales, vuelve la vecchia signora a estar entre los cuatro mejores de Europa. Es el equipo más rocoso y ante el que me imagino unos partidos con menos goles. Pero contra italianos tenemos a Carletto, y no hay mejor cuña que la de la propia madera. Aunque los italianos nos han eliminado un par de veces últimamente (cómo dolió en 2003, con Figo fallando un penalty y Ronaldo lesionado), siempre asociaremos a los blanquinegros a la final de 1998, cuando con Panucci, Karembeu y Morientes ganamos a un equipo en el que jugaban Zidane, Del Piero o Inzaghi.

No obstante, mi preferencia es la Juve, aunque sobre todo es para que Bayern y Barça se quemen entre ellos. En tal caso, la final de la Copa de Europa sería morrocotuda si es que la jugamos. Sería Madrid – Barça o Madrid – Bayern. El clásico de España, o el clásico de Europa


Real Madrid 1 – Atlético de Madrid 0. Chicharito se folló el árbol

abril 22, 2015

Chicharito. El tío más feliz del mundo en ese momento.

En uno de los múltiples derbys que se han jugado esta temporada dije que intentar jugar al fútbol contra el Atleti es como intentar hacer el amor con un árbol. La frase es del maestro Ángel Cappa, creo, pero define a la perfección partidos como el de esta noche: el Madrid intenta marcar un gol y el Atleti se defiende. Si en lugar de Casillas juego yo, el resultado hubiese sido el mismo, pues los rojiblancos no han creado ni una sóla ocasión de peligro. Eso sí, se defienden de forma magistral, y es muy difícil perforar su defensa. Otra cosa es si yo pagaría una entrada para ver a un equipo así domingo a domingo.

En la previa comenté que cada Copa de Europa tiene un héroe insospechado: tuvimos a Karembeu en la séptima, a Anelka en la octava, Geremi en la novena y Casemiro en la décima. Jugadores que no han dejado huella pero que en un momento dado aportan un granito de arena sin el que conseguir la Copa sería imposible. Esta noche ha sido Chicharito Hernández el autor del único gol de la noche, cuando parecía que nos íbamos a la prórroga. Chicharito está cedido en el Madrid por el ManU, y jugó hoy porque Benzemá y Bale están lesionados. Aún así, muchos hubiésemos preferido a Jesé. Es el último delantero de la plantilla, pero hoy tuvo su cachito de gloria cuando en el minuto 87 consiguió marcar el único gol de la eliminatoria.

El partido fue más feo que un dos caballos, que decía Luis Aragonés. El Atleti tendría la eliminatoria muy a favor con marcar un gol, pero renunció a intentarlo. Ante un Madrid mermado por las bajas, si yo fuese colchonero estaría ahora muy mosqueado. Simeone, como Mourinho ante el Barça en las semis de 2011, renunció a que pasase algo a lo largo del partido. Asumió su inferioridad (que yo no comparto) y dejó que el tiempo corriese. Como aquella vez, una expulsión cambió el orden establecido. De hecho, la entrada de Arda a Ramos me recordó inmediatamente a aquella de Pepe a Alves. Cabe recordar que el árbitro expulsó a Arda por segunda amarilla, mientras que aquella noche de infausto recuerdo Pepe fue expulsado por roja directa. En cualquier caso, cuando el Atleti se quedó con 10 la victoria madridista era cuestión de tiempo. Los rojiblancos pensaron que su única salida serían los penalties. Pena máxima me daría a mí perder contra un rival al que tantas veces le he ganado últimamente el día que le faltan cuatro titulares. Y no me vengáis con la milonga del presupuesto, no admito esta hipótesis desde el equipo que se gasta 16 MM en un portero. Buenísimo, por cierto.

El Madrid no estuvo bien. Con Ramos como centrocampista es muy difícil crear juego. En el banquillo había tres mediocentros: Khedira, Illarra y Silva. Ancelotti no confía en ninguno de los tres, así que cabe preguntarse qué carajo hacen el la plantilla y si no era mejor que fuese Casemiro quien se quedaba con nosotros. El vascongado es quien más pena me da, pero algo verá Carletto cuando no quiere ponerlo. Ronaldo no andaba fino – falló una clarísima en el 42`- , y fue Chicharito quien tuvo las mejores ocasiones. El mexicano, no nos engañemos, es un delantero bastante mediocre, pero muy honesto. Corrió como si lo fuesen a prohibir mañana, y su generosidad en el esfuerzo se vio premiada con el gol. James e Isco apenas dieron alguna gota de calidad: era muy difícil conseguirlo ante una defensa tan cerrada. Los de atrás apenas tuvieron trabajo, aunque Coentrao notó su inactividad.

Tras esta clasificación, sólo tres partidos nos separan de la conquista de la Copa de Europa. Dependemos de nosotros mismos, y con la plaga de bajas parece difícil no pinchar en liga. Así que los huevos ahora están en la cesta europea. Creo que los cuatro semifinalistas tienen las mismas opciones. Seguro que ninguno quiere enfrentarse al Madrid.


Previa contra el Atleti

abril 21, 2015

Mañana a estas horas sabremos si el Real Madrid está clasificado para semifinales (serían las quintas consecutivas) o por el contrario el Atlético de Madrid ha conseguido no perder en el Bernabéu y por tanto clasificarse. ¡Qué largas se me van a hacer estas 24 horas!

El Real Madrid consiguió un buen resultado en el Calderón, aunque nos parece malo por cómo se desarrolló el partido. Pero lo que de verdad condiciona el partido son las cuatro ausencias que tendrá el equipo en su XI titular. La más decisiva en mi opinión es la más injusta: Marcelo se perderá el partido por una injusta tarjeta que le mostró el árbitro cuando el partido de ida terminaba. En su posición imagino que jugará COentrao, lateral que ha dado un rendimiento mejor de lo que parece, pero que ahora mismo está casi apartado de la plantilla. Es difícil pensar que haga un buen partido.

Modric es otra baja sensible, pues no hay en el equipo otro jugador de sus características. No obstante, el croata llevaba dos o tres partidos dando peor rendimiento, quizá por cansancio. La gestión de Carlo Ancelotti de la medilar blanca no ha sido buena: Kroos también parece agotado, mientras que Khedira, Illarra y Luscas Silva han sido testimoniales, y en mi opinión podían haber jugado mucho más.

En la delantera faltarán también dos titulares: Bale, cuya lesión provocó jolgorio en la grada del Bernabéu el sábado pasado, y Benzemá, que jugó un buen partido en el Calderón pero cuya ausencia de instinto rematados nos hizo mucho daño ese mismo día. Cuatro bajas en total no hay equipo que no lo note, por mucho que los rojiblancos nos recuerden la cantidad de ceros que tenemos en nuestra cuenta corriente.

Más allá de que las ausencias puedan condicionar el partido, también es cierto que estaremos en semis con sólo ganar un partido en casa. No parece difícil. Bien es cierto que el Atleti lleva tres o cuatro visitas seguidas sin perder en nuestra casa, pero igual de cierto es que no hace mucho que les ganábamos casi sin bajar del autobús. Ni una cosa ni la otra: costará pero ganaremos.

No sé cuál es el plan de Carletto, pero a buen seguro que recuerda un esquema que usaba en el Milán y Chelsea y que le italiano llama “arbol de Navidad”. Es más o menos un 4-3-2-1. Mañana podría funcionar si ponemos algo así:

CARVAJAL – RAMOS – VARANE – COENTRAO

KROOS – ILLARRA – ISCO

JAMES – JESÉ

RONALDO

Creo que Illarra de medio centro y Kroos haciendo de Modric es la mejor opción para  el centro del campo. Sé que hay gente que prefiere a Chicharito como delantero y sacar a Jesé del XI, pero yo creo que James y Jesé nos ayudarían a defender con cinco en el centro del campo. Además dejaría a Ronaldo como delantero centro, pues últimamente marca más goles parecidos a los que marcaba Hugo Sánchez que los que él se fabrica de la nada. Además, nos interesa tener a Chicharito fresco como revulsivo en ataque por si el 0-0 sigue más allá del 60. Otro hándicap es ése: no tenemos banquillo apenas con el que envidar en el segundo tiempo. Más allá del mexicano, nos quedarían jugadores de corte defensivo.

No es baladí tampoco el tema de la portería. Jugará Casillas, pero estaremos todo el partido con el rosario en la mano. No está en forma, pero sacar a Navas mañana sin haber jugado casi en todo el año – los pocos partidos que lo ha hecho ha sido ante gente que no tiraba a puerta – es una locura. Yo lo hubiese puesto en otoño, cuando era el mejor portero del Mundial. Iker Casillas nos ofrece ahora mismo la misma seguridad que un condón de ganchillo, pero tenemos que convivir con ello.

De igual forma el Atleti tendrá que lidiar con un ambiente en contra como no haya visto otras veces. Aunque suene a tópico, hay que conseguir que el Bernabéu sea una caldera. El ambiente ha de asustar al rival y condicionar al árbitro. Y negarlo es tontería.

Deseo que pasemos, es evidente, pero creo que si el Atleti se adelanta en el marcador necesitaremos un milagro para pasar la eliminatoria.

A ver qué pasa.


Real Madrid 3 – Málaga 1. Lukita, tú no…

abril 19, 2015

El Madrid ganó al Málaga en un partido de entreguerras, colocado entre los dos derbys de los cuartos de Copa de Europa. Fue un partido sin demasiado brillo, en el que pareció que los jugadores tenían la cabeza en otro sitio, incluso hubo unas mínimas precauciones: Carvajal no jugó y Varane y Benzemá no estuvieron en la convocatoria.

El Madrid consiguió los tres puntos pero el partido le salió carísimo. Bale y Modric se lesionaron y tiene difícil jugar ante el Atleti, en el partido que puede marcar la temporada del equipo. En liga dependemos de que el Barça falle, y los culés han completado tres de sus compromisos más difíciles con un rédito de 7 puntos sobre 9 posibles. Un potosí, si tenemos en cuenta el pobre juego que han ofrecido los del país pequeñito en los tres duelos (curiosamente, cuando mejor estuvieron fue cuando no ganaron, en el Pizjuán). Ahora afronta el Madrid su particular etapa alpina, batallando donde el Barça acaba de hacerlo. Balaídos, Mestalla y recibir al Valencia. Casi nada. No es fácil ser optimista ni siquiera para mí.

Bale se lesionó en el pasamanos, o casi. Era el minuto 1 cuando el señor que juega con diadema (Bernabéu se revuelve en su fosa de Almansa cada vez que se la pone) se sentó en el suelo tocándose la parte de atrás del cañón que calza en su pie zurdo. En el sector 532 del fondo sur nos invadió regocijo y chanza, pues no somos pocos los que pensamos que el Madrid juega mejor con dos delanteros y que el más prescindible es el Príncipe de Gales. Es una estupidez, sí, pues lo ideal es que todos estén disponibles, pero la gestión de Florentino y la ausencia de meritocracia en las alineaciones nos llevan a situaciones así: nos tomamos a broma la lesión de un pavo que nos costó 91 millones de €uros.

El primer tiempo discurrió monótono. Marcó Ramos en su ecuador, al rematar una falta botada por Ronaldo. Posible fuera de juego, en cualquier caso milimétrico. No hubo muchas más ocasiones, y lo mejor de los primerso 45′ fue un caño que tacón que hizo Ronaldo y levantó un ooohhh de la grada de aquellos que provocaba el maestro Zidane.

Tras el bocata – hoy de caballa en homenaje al mar malagueño – teníamos la esperanza de matar el partido pronto, como contra el Eibar, y poder pensar totalmente en el vital duelo del miércoles. Pero en éstas Luka Modric cayó al suelo con la mano en su rodilla. Un escalofrío recorrío La Castellana, pues si la lesión de Bale puede ser tomada con humor, la de Modric es una puñalada en el corazón de nuestro centro del campo. Su ausencia buena parte de esta temporada nos ha costado muchos puntos en liga. No hay un jugador como él en la plantilla. Illarra ocupó su lugar y todos pensamos que el partido ante el Atleti sería mucho más difícil sin el croata.

Parecía que la puntilla llegaría tras ser James objeto de un penalty, pero Ronaldo, que marca 91 de cada 100, lo lanzó al palo. Había que seguir remando. No habían pasado ni dos minutos cuando James inventó en el carril del ocho una jugada maravillosa, con dos paredes con Isco y Ronaldo y zurdazo final buscando la escuadra de Kameni. James es el jugador más inspirado de los de ataque ahora mismo. Ahora sí parecía que podríamos sestear. Pero no. Marcó el Málaga, en otra demostración de que Casillas no es el que era. Iker ya ha jugado sus cien mejores partidos. No nos va a salvar más. Es duro. Es así. Otra vez a remar, qué pereza, y sin Modric.

Sufrimos un poquillo de aquí al final, pero casi en el descuento Chicharito Hernández, que aprovecha las ocasiones con tenacidad, sirvió en bandeja un gol a Ronaldo. Y aún pudo hacer otro el portugués en el último suspiro, pero remató al lateral de la red un servicio de James. Ronaldo, en un día regular, pudo marcar tres goles. Pensaré en éso de aquí al miércoles.


Atlético de Madrid 0 – Real Madrid 0. Escaparon vivos.

abril 15, 2015

Tras tres derrotas consecutivas, a cual más sonrojante, el Madrid consiguió jugar un buen partido en el Calderón. Tan bueno que el empate sin goles nos parece un mal resultado para encarar la vuelta, como si fuese fácil en Europa ganar fuera de casa. Pero es cierto que da mucha rabia no haber marcado gol después de haber tenido tantas ocasiones. Hasta seis paradas hizo el portero rival durante los primeros 45′. El nuestro, gracias a Dios, no intervino.

Otra vez Gareth Bale falló una ocasión clarísima. Fue en el minuto 3′, cuando marró un mano a mano ante Oblak. Los fallos del señor de la diadema nos han costado mucho esta temporada: en Mestalla, en el Bernabéu ante el Villarreal o en el Nou Camp tuvo ocasiones para decidir el partido y la cagó las tres veces. Con la de hoy cuatro. Más allá de valorar su desorbitado precio, cualquier delantero titular del Madrid debería meter la pelota en la red de vez en cuando, aunque hubiese costado poco o saliese del filial. Bale no lo consigue, pero jugará en la vuelta por decreto. Primar la estrategia económica por encima de la deportiva nos cuesta demasiado caro desde hace muchos años. Desde que fichamos a Beckham, que lo tenía atado el Barça, teniendo a Figo , el mejor del mundo en su puesto, en nuestras filas. 2003.

No nos vengamos abajo, pues el primer tiempo fue estupendo. Carvajal
percutía una y otra vez por su banda, James y Modric movían con velocidad y Benzemá se ofrecía una y otra vez. Precisamente el francés protagonizó alguna ocasión de ésas que nos desesperan a las que añoramos afán de remate en quien lleva el dorsal 9 del Madrid. Ronaldo anduvo participativo pero gris. En cuanto a la defensa, Varane anduvo imperial toda la noche, protagonizando incluso una galopada al ataque digna de Usain Bolt que casi
acaba en gol. Llegamos al descanso pensando que los rojiblancos se habían escapado vivos.

El segundo tiempo se oscureció: no fue blanco sino gris. Muchas
interrupciones, sangre constante del delantero rival, Carvajal que se reencarna en Poli Díaz, Raúl García que sale a dar mandobles, tarjeta dolorosa a Marcelo, que se pierde la vuelta y al final una cantadilla de Casillas para recordarnos lo difícil que será que no encajemos gol dentro de ocho días en La Castellana. Pero claro, podemos meter tres o cuatro si jugamos como hoy, y entonces dará igual si el de Móstoles saca su guitarra.