Gol de Sergio Ramos al Athletic Club

agosto 30, 2013

Hoy vamos a recordar un gol que marcó Sergio Ramos al Athletic en la temporada 2009-2010. El de Camas coge el balón en la medular y, apoyándose en su privilegiado físico, se planta ante Gorka Iraizoz, al que bate de fuerte disparo.

Anuncios

Granada 0 – Real Madrid 1 (Benzemá). Aprendiendo a volar.

agosto 26, 2013

Benzemá marcando el gol

Nueva victoria del Real Madrid en su segundo partido de liga. Fue por la mínima, sí; pero la superioridad de nuestro equipo fue manifiesta toda la noche. Es verdad que cuando sólo hay un gol de ventaja siempre existe el peligro de una bala perdida, a poco del final, te deje con cara de tonto. Pero no hubiese sido justo. El Madrid jugó un primer tiempo más que aceptable, y debió irse al descanso con mayor ventaja. El segundo tiempo fue malo por ambos equipos, posiblemente por culpa de las fechas en las que estamos. Somos un pajarito aprendiendo a volar. En marzo o en abril es cuando tenemos que ser un gran rapaz.

De inicio, Carletto nos regaló una alineación llena de artistas. Un centro del campo sin “medio matraca” – lease Khedira, Essién, Pepe, Lass, Diarrá, Emersson, Pablo García, Gravesen … – hacía años que no lo veíamos. Es más, muchas veces nos castigaban con dos. El Madrid tuvo el balón todo el primer tiempo, y enhebró varias jugadas que pudieron ser gol. Eso sí, el equipo adolece de un delantero centro puro. Ya sé que Benzemá lleva dos goles, pero no puede jugar como referencia ofensiva del Madrid. No tiene el instinto necesario. Di María y Özil se reivindicaron con varias acciones, gol anulado al alemán incluído. Se les veía con necesidad de reivindicarse, y por éso acabaron fundidos y sustituidos. Quizá alguno de los dos salga si llega Bale finalmente. Me parecería un error prescindir de cualquiera de los dos; pero si vendemos al alemán me parecería que hemos perdido la cabeza por completo.

Isco y Modric también jugaron a buen nivel; y a éstos dos les aguantó más el físico todo el partido. Ronaldo, que se entregó como siempre, pudo marcar, pero parece tener desajustado el punto de mira. Desaprovechó varios tiros libres. No obstante, me parece muy difícil criticar a CR.

El segundo tiempo fue bastante más flojo, aunque pudimos marcar: Ramos de cabeza en corner botado por Özil (cuando éste saca el corner normalmente remata uno blanco) o Isco en jugada personal, que acabó en el palo. Pero se veía al equipo fundido. Carletto se olió el agujero del flanco izquierdo y quitó a Marcelo para sacar a Nacho. Cambio valiente. Casemiro salió por Özil, al que le dolió la sustitución por ser la segunda vez que le pasa. Normal que le fastidie, pero tiene que coger la forma. Al brasileño le vimos hoy su primer fallo, producto de su bisoñez. No hizo penalty sobre Buonanotte pero anduvo cerca de cometerlo. Y si lo pitan, todo a la mierda. El tercer cambio (Carvajal x Di María) sí que me pareció demasiado reservón. A ésas alturas todos queríamos que acabase el partido.

Ah, se me olvidaba. Jugó Diego López. Y lo hizo muy bien. Da mucha seguridad al equipo. Si sigue así, será difícil que pierda el puesto.


Homenaje a Raúl.

agosto 23, 2013

Raúl, con algunos de los trofeos que ganó en el Madrid.

Anoche disfruté en el Bernabéu como un gorrino en una charca de barro. El Trofeo Bernabéu suele ser últimamente una pachanga sin interés alguno, pero este año el club convocó para disputarlo al Al-Satt de Qatar, club en el que milita actualmente quien más veces se ha puesto la camiseta del Madrid. Ahí es nada. Raúl jugó en el primer equipo entre 1994 y 2010. En ése tiempo se convirtió en el máximo goleador de la historia de nuestro equipo – sin ser habitual lanzador de penalties, lo que ha bien seguro le hubiese hecho sumar algún otro a los dos pichichis que consiguió -, pero más allá de número de goles o partidos, el mayor mérito de Raúl fue alcanzar una implicación perfecta con el Real Madrid. Raúl encarna los valores que mejor definen al Real Madrid: juego límpio – ni una expulsión en 16 años de carrera – , afán de superación y una inhumana resistencia a la derrota.

Tres años después de despedirse en una inhóspita mañana de julio sin más compañía que unos cuantos turistas que casualmente hacían ese día el Tour del Bernabéu, Raúl volvió a su casa. La afición del Madrid es sabia, más que ninguna, llenó el Bernabéu hasta la bola. A las 22:00 h salieron los dos equipos, aunque el Madrid formaba con 10 jugadores. Ronaldo, la estrella del equipo, llevaba en la espalda el dorsal 11. Sobre el césped había un estrado sobre el que descansaban los trofeos que conquistó el Real Madrid con Raúl en sus filas. Destacaban las tres copas de Europa como tres gigantes de metal, rodeadas por seis ligas, dos intercontinentales, cuatro supercopas de España, una de Europa y otros trofeos menores. No había ningún trofeo que recordase las semifinales que jugó…

Saltó Raúl al campo y el Bernabéu se vino abajo. “¡Raúl!, ¡Raúl!” rugía la grada, deseosa de reconocerle al 7 todo lo que nos dio durante tantos años. Cuando formó en la fila blanca, Iker Casillas, el actual capitán, arrancó de su brazo el brazalete y lo colocó en el de Raúl. Este gesto, como la cesión del dorsal, reconfortaron mi madridismo. El estadio coreó también el nombre del capitán, y aunque algunos patosos se empeñen en montar una guerra civil, los madridistas de bien apoyamos a TODOS nuestros jugadores, sobre todo a los que más tiempo están, a los que más se entrgan. Por éso siempre seremos de Iker, de Raúl o de Guti. O de Arbeloa, de Diego López o de Cristiano Ronaldo. Por éso nunca seremos de Kaká, ése sinvergüenza que fue el único al que pitó unánimemente el Bernabéu.

El partido dio igual, claro, aunque en el minuto 22 ocurrió lo que todos estábamos esperando: pase de Di María desde el costado derecho y Raúl corre hacia el desmarque y marca con la izquierda. Su gol número 369 con la camiseta del Madrid. Ójala pronto salga alguien que se le parezca. Nunca habrá nadie como él.

La plantilla posando con el trofeo… y con Raúl


Amancio cazado en Granada.

agosto 23, 2013

Hay pocos precedentes de partido en Los Cármenes. Apenas dos partidos, el último de infausto recuerdo para Ronaldo pues marcó en propia puerta. Pero el Granada estuvo muchos años sin jugar en primera división, pero fue equipo de la máxima categoría en los años 70. En aquella época, tenía un famoso defensa paraguayo llamado Fernández, que lesionó al mítico delantero madridista Amancio en un partido en Los Cármenes. En este vídeo tenéis la escalofriante entrada

Para que no os quedéis con un recuerdo amargo, ponemos un gol de un granadino. José Callejón, que durante dos años jugó en el primer equipo y siempre dio todo lo que tenía.


7 momentos del 7

agosto 22, 2013

El debut en el Bernabéu. Liga 1994-95 Había jugado en Zaragoza una semana antes, y pese a tener varias ocasiones no marcó. Si que lo hizo siete días después, con un zurdazo a pase de Michael Laudrup. Su primer gol en el primer equipo.

El gol al Atleti. Liga 97-98 El Madrid iba empatando en inferioridad numérica en casa del Atleti – que era el vigente campeón de liga – . Raúl cogió el balón en el carril del 10, regateó varias veces a Juanma López (éste da tres patadas al aire) y batió por bajo a Molina.

El Aguanís. Copa Intercontinental 1998. La Copa Intercntinental es de ésos partidos raros como bigote en rodilla. Se juega a las 11 de la mañana en Tokyo, lo que hace que muchos no podamos verlo. A mí me pilló recién empezado a trabajar (tenía 24 años) y aún me acuerdo de los gritos de Manolo Lama después de que Raúl repitiese dos veces el mismo regate antes de marcar el 2-1 definitivo… con la derecha

Silencio en el Nou Camp. Liga 99-00. Un Madrid plagado de bajas se presentaba en el Nou Camp en el objetivo, según la prensa, de no perder por muchos. Se adelantó el Madrid – Raúl, claro – y el árbitro no quiso señalar penalty y expulsión tras parada de Sergi Barjuan bajo palos. El Barça dio la vuelta al marcador y el partido estaba acabando. En el 85, Raúl se anticipa a la defensa para recibir un pase de Savio y marca de cuchara. Lo que hizo después – dedo índice sobre los labios – es una delas imágenes más repetidas del imaginario blanco.

La conquista de Old Tradford. Champions League 99-00 Otra vez estábamos contra las cuerdas. El 0-0 de la ida en el Bernabéu no auguraba un buen futuro para el Real Madrid en su enfrentamiento ante el Manchester United. En mitad de la última semana santa del siglo XX el equipo blanco puso patas arriba el Teatro de los Sueños llegando a ponerse 0-3. Todos recordamos aquel taconazo de Fernando Redondo… pero el gol lo metió Raúl. Que ya llevaba otro.

Hat trick en Sevilla. Liga 2008-2009 Sus detractores suelen decir que los últimos años de Raúl no fueron brillantes. Quizá el problema es que sus ocho primeros años en la élite fueron tan asombrosos que lo que vino después parecía poco. Pero hubo muchos goles, cayeron varios títulos y hubo días como aquella tarde primaveral en el Pizjuán en la que Raúl marcó tres goles al Sevilla. Tenía 33 años. Llevaba 16 en el Madrid.

Gol en la Romareda. Fue el útlimo que marcó, precisamente en la última pelota que tocó. Estaba lesionado, cojo perdido por el campo. Había pedido el cambio. Benzemá estaba listo en la banda. Pero Raúl decidió que era necesario un último sprint. Corrió hacia el área rival como un preso correría hacia la puerta abierta del presidio y marcó. Ronaldo le abrazó, su compañeros le rodearon… Fue el último de los 343 goles que marcó.

Y de propina, un vídeo con los 10 mejores goles de Raúl en el Real Madrid. ¿Cuál es vuestro favorito? A mí me encantan el 6 (a la Real Sociedad) y el 4 (al Sporting)

Y después de todo ésto, le dejó el 7 a Cristiano Ronaldo.


El portero del Madrid.

agosto 21, 2013

Tengo a Iker Casillas por uno de ésos jugadores al que su carrera profesional le ha colocado por encima del bien y del mal para la prensa española. Ocurre algo parecido con Alonso o con Gasol: han ganado tantas cosas, han roto tantas barreras que su idolatría no conocce límites, y es muy difícil encontrar una mala crítica hacia ellos.
Hace justo un año, cuando empezaba la temporada pasada, Iker tuvo un mal comienzo. No así en la Supercopa, donde una parada suya a Messi fue clave en la conquista del título; pero cuando empezó la liga tuvo varias acciones impropias de un portero de su nivel. Quizá estaba poco exigido, pues sabía que su suplente, Adán, era un chico del filial que sólo jugaría salvo lesión del titular. Ahí está el primer fallo de Mourinho como manager general: dejar la portería sin un relevo de garantías. Y no me vengáis con que “su fallo fue no fichar antes a Diego López” porque cuando José quería un fichaje bien que daba la matraca. ¿O no os acordáis de Manolito Adebayor? El caso es que otros jugadores importantes que no jugaron bien sí que fueron al banco, como Ramos en el primer partido de Champions ante el City.

Casillas sigue jugando en baja forma durante el otoño pasado y el Madrid ve cómo el Barça se escapa en la clasificación. En la visita al Málaga, Mourinho coloca a Adán como titular. El Madrid vuelve a perder y la actuación del novel portero también es discreta. Por fin Casillas se asusta y comienza a jugar un poco más concentrado. Empieza a recuperar su lugar en la portería, ayudado también por la suerte que le ha acompañado en toda su carrera: el día de Reyes Adán comete penalty y expulsión al poco de empezar el partido contra la Real. La ovación del Bernabéu ante la expulsión del portero local es inaudita, mientras Casillas se ajustaba los guantes. Casillas vuelve a aparecer en las alineaciones.

En los cuartos de Copa ante el Valencia, Arbeloa le rompe a Casillas su mano derecha. Pese a que Mourinho había dicho que Adán estaba mejor que Iker, el Madrid no tarda en fichar un portero. Se trata de Diego López, canterano madridista que no está jugando en el Sevilla. Diego llega y lo hace razonablemente bien, a veces muy bien, mientras Casillas se recupera de su lesión. Al llegar la fase decisiva de la liga, los dos están disponibles. Mou sigue alineando a López, que baja su rendimiento al final. Ante el Dortmund encajó cuatro goles y ante el Atleti en la final de copa tampoco estuvo bien. Mou dice a Florentino justo antes de irse que debe vender a Casillas, pues es nocivo para el vestuario. Casillas decide no responder a las provocaciones de Mourinho, lo que puede interpretarse como un gesto de elegancia o de debilidad. El mejor desprecio es no hacer aprecio, sí. Pero quien calla, otorga.
Para colmo, la novia de Iker es periodista deportiva, lo que alimenta la teoría de que es Iker la rendija por la que se escapan secretos de vestuario. Ésto es más de Sálvame que de fútbol, porque digo yo que qué secretos puede haber ahí que ya no se sepan. Taambién opino que a Bernabéu la tal Carbonero le hubiese durado dos telediarios. ¿No retiró a Sonia Bruno cuando se casó con Pirri? Pues éso.

Acabada la temporada, Del Bosque decide llevarse a Casillas a la Copa Confederaciones. Iker, que no había encajado ni un gol en 6 finales, encaja 3 ante Brasil. No está en forma, y su duende parece haberle abandonado.

Con éstas, llega Ancelloti al Madrid y tiene que tomar una decisión sobre quién alinear. Le lloverán críticas haga lo que haga, pero no me creo que el italiano se pliegue a las órdenes del presidente. Carletto tiene independencia.

En el primer partido decide poner a López, lo que provoca una reacción indigna de Casillas. Su figura en el centro del campo durante el calentamiento recordaba a “Pepe”, el niño de “Asterix en Hispania” que aguantaba la respiración cuando nadie le hacía caso. Han pasado dos días y se escucha en los medios que Iker se plantea abandonar el club. Si éso es cierto, lo tiene fácil: no hay mas que depositar la clausula en la sede de la liga profesional o convercen a un club para que la pague. Se fueron Pirri, Camacho, Santillana, Chendo, Sanchís, Hierro, Raúl … todos eran canteranos, fueron capitanes del Madrid y alguna vez fueron suplentes. Y no montaron ningún numerito cuando probaron el banquillo. Lo que debería de hacer Iker es entrenar duro, coger la forma y, cuando llegue su oportunidad – que llegará – aprovecharla. Entre tanto, un buen capitán debe apoyar a los compañeros que el entrenador decide que jueguen. A muerte. Éso es lo que debe de hacer Iker Casillas si quiere estar a la altura del puesto que ocupa.

Bueno, éso y buscarle otro curro a su santa.


Real Madrid 2 – Real Betis 1. Ha nacido una estrella

agosto 19, 2013

Imagen

El primer partido de liga suele ser una incógnita, más aún cuando venimos de partido de selecciones. La ausencia de Alonso e Illarra nos dejó sin nadie que diese algo de pausa al juego; pues Khedira sólo está para poner el codillo ante un contraataque – Casemiro estuvo mejor que el alemán, veremos si no le adelanta  y Luka Modric es más vertical que los guipuzcoanos. Anduvimos acelerados – sobre todo desde que salió Di María por Özil – , sí, pero el equipo buscó la victoria luchando contra los nervios y el calor. A fin de cuentas, tenemos dos puntos más que hace un año. Y quizá el gran culpable sea Isco, que tiene pinta de convertirse en un nuevo ídolo en la castellana. Dio el primer gol a Benzemá y marcó el segundo de espléndido testarazo, cuando quedaban menos de 5 minutos. Pocos jugadores han escuchado corear su nombre por la grada en su primer partido. Y es malagueño, como Juanito.

El Madrid de Ancelotti se presentó ante su afición con un partido impreciso, marcado desde el principio por la lamentable actuación de los dos centrales blancos. Pepe nos demostró una vez que su rendimiento ha entrado en una cuesta abajo de la que es difícil salir. Deberíamos venderle, pues nunca valdrá más que ahora. Sergio Ramos es un caso distinto, pues está en plenitud física, pero debe ser que el Jet Lag ataca más cuando tu cerebro es más pequeñito. El primer gol del Betis debemos apuntarselo al camero. Tanta polémica por la alineación de López en la portería en lugar de Casillas y, con esos centrales, al portero que pongas le haces una putada más que un favor.

El Betis jugó bien, a ratos muy bien. Seguramente mereció más en su visita a Madrid. Cedric le dio la tarde a Carvajal, aunque el canterano repescado pareció mejorar a Arbeloa punto por punto. Su único pero fue cometer un penalty sobre el extremo verdiblanco, pero por suerte el árbitro no lo sancionó. Sí que pitó numerosos fueras de juego de los delanteros blancos. Que cayesen tanto en orsay no es sino falta de atención: típica de principio de liga. Bueno, Benzemá lleva con la caraja encima desde que llegó de Lyon. Nadie discute sus condiciones técnicas, pero su indolencia da dolor de barriga. Este año no tiene a Higuaín para disputarle el puesto, pero si sigue atocinado Morata puede ganarle el puesto. Morata es como Higuaín, luchador fallón, aunque tiene más clase. Aún estamos a tiempo de fichar un 9 que mejore el equipo… por la mitad de lo que nos piden por Bale.

Tampoco tuvo una buena noche Ronaldo. Lo mismo alguien le dijo que Messi había marcado dos veces en su primer día y el portugués no soporta que su espejo mágico no le conteste que el mejor es él. Pareció ansioso por marcar, pero luego le ves correr en el minuto 90 y ganarle al lateral un sprint y piensas que merece la pena aguantar sus berrinches. Para mí el mejor, Isco aparte, sigue siendo Özil. Hizo dos o tres jugadas de superclase, pero el exilio del alemán en la banda no puede acabar bien.

Carletto tiene trabajo: hay que buscar un esquema en el que los buenos brillen y no se tapen.

Vídeo con los goles del partido

Vídeo resumen del partido.