Gol de Raúl al Atlético de Madrid. Temporada 1994/1995

agosto 31, 2012
  • Autor: Raúl
  • Temporada: 1994/1995
  • Partido: Real Madrid – Atlético de Madrid

Raúl es el máximo goleador de la historia del Real Madrid. De su interminable lista de dianas con la camiseta del Madrid, ésta es la primera. Era su segundo partido con el primer equipo. venía de debutar en La Romareda y fallar más de una ocasión clara, pero el entrenador, Valdano, sí que confiaba en la cantera. Sentó a un mito como Butragueño para dar la anternativa a este delantero enclenque de 17 años. El resto de la historia es conocida, éste fue el principio.


Real Madrid 2 (Higuaín y Ronaldo) – FC Barcelona 1 (Messi). Hard To Handle

agosto 30, 2012

Esta Supercopa ha sido muy difícil de coger. Hard To Handle. Durante la primera media hora, el Madrid aplastó al Barça como hacía mucho que no veíamos, y sólo el poco acierto de Higuaín en los mano a mano nos impidió establecer una ventaja mayor que el 2-0 que reflejaba el electrónico en ese momento. En ese momento pensé que igual el Barça se llevaría un resultado escandaloso, pues además de recibir cuatro o cinco claras ocasiones de gol, amén de un tercer gol que había sido anulado, estaba en inferioridad numérica por la expulsión de Adriano. Pero el Barça entonces comenzó a desarrollar su fútbol de toque, con la envidiable convicción en lo que hacen, y esperó a que llegara su ocasión. Llegó en el 43′, con un libre directo de Messi, y dicho gol metió a los culés de nuevo en el partido. En el segundo tiempo no hubo más goles, y, pasadas la media noche, el Bernabéu festejó un título que tendrá un efecto balsámico en la moral madridista, después de los dos pinchazos con los que ha empezado la liga.

Justo antes de comenzar el partido, el ‘speaker’ anunció la lesión de Alves, lo que colocaba a Adriano como lateral derecho. Chollo absoluto para Ronaldo, pensé yo. Efectivamente, en el minuto 27 el zurdo brasileño era expulsado por contar un contraataque de CR7 como último defensor. Antes de eso, ya había sido amonestado con tarjeta amarilla. Por ahí se le empezó a escapar el Barça el torneo. Claro que para entonces ya sangraba el equipo de Villanova, pues el marcador señalaba un contundente 2-0. Primero Pipa Higuaín acertó en el segundo mano a mano que tenía ante Valdés (tres goles en tres partidos como titular para el delantero argentino, al que seguro que lloverán críticas hoy por las cuatro ocasiones falladas a lo largo de la noche.  Poco después, Ronaldo se llevó un balón con el que porfiaba con Piqué de manera espectacular, con la espuela, y cuando parecía que la ocasión de diluía, marcó de un disparo seco. La mencionada expulsión de Adriano y un gol anulado a Pepe por falta previa (rigurosa en mi opinión) eran el balance de daños para la “gent blaugrana”. De hecho, Pito Villanova debió oler la masacre cuando retiró a Alexis Sánchez del terreno de juego (delantero) para sacar a Montoya (lateral derecho). Estaba a dos goles del título y hacía un cambio defensivo. Seguramente era lo que había que hacer.

Si el Barça volvió a entrar en el partido fue por culpa de Casillas, que tantas veces nos salva. Colocó la barrera como un juvenil, y Messi no tuvo difícil embocar el balón en la red cuando moría el primer tiempo. No era justo, pero así es este deporte. Comenzaba otro partido nuevo, en el que el equipo que marcase gol tendría el título más que fácil. La posesión fue culé, pero normalmente tenían el balón en zonas yermas, incluso en su propio campo. El Madrid intentaba salir a la contra, pero con más miedo que el Director del Museo del Prado el día que la restauradora de Borja visitó el museo. Pudo haber goles, sí. La más clara del Barça la tuvo mi homónimo, pero ahí Casillas estuvo brillante. Por parte blanca, la más clara la tuvo ¡otra vez! Higuaín, pero remató al palo. Khedira pudo meter el gol de su vida tras una espléndida jugada, e incluso el debutante Modric pudo marcar en lo que hubiese sido arrive and kiss the saint. Pero no hubo más goles. Messi tiró fuera en el 90’ y entonces se produjo en el Bernabéu la definición de “pedir la hora”. Hasta los mudos gritaron al árbitro ¡¡pita!! ¡¡pita!!. Y al final pitó.

Quisiera dedicar esta crónica a Esteban Granero, que ya ganó al Barça con 11 años marcando un gol en la final. Un madridista que tiene que irse porque la jerarquía dirigente valora más lo de fuera que lo de casa. ¡Suerte, Pirata!

 


Getafe 2 (Barrada) – Real Madrid 1 (Higuaín). Difícil de explicar

agosto 27, 2012

La mano que el árbitro no vio

Han pasado 24 horas desde la derrota del Madrid en el Coliseum. Aún me parece inexplicable. Al dencanso, entre bostezos, veía a un Madrid jugando sobrado sin pasar de la tercera marcha. El gol de Higuaín se me hacía escaso, pero en ningún caso preocupante. Özil había fallado una ocasión clarísima – tras una espléndida jugada personal – y pensé que tendríamos más como ésa. Había quedado para salir de copas, con mis Anas de Cuenca, así que pensé que cuando cayese el segundo me duchaba sin esperar al final.

En todo el primer tiempo el Madrid sólo había hecho una falta – y se hartó de recuperar balones – y en el minuto 10 del segundo tiempo Ramos concedió otra. Parecida a la que provocó el gol del Valencia una semana antes. Y tan parecida. Como que trajo el empate. Nadie daba crédito, incluídos los propios jugadores azulones que se metían en el partido sin merecerlo. Quedaba más de media hora… y el Madrid volvió a hacer los mismo que una semana antes. Fuera Lass, dentro Benzemá y Alonso de único medio centro. El tolosarra no anda en su mejor momento, y una torcedura de tobillo lo tenía mermado; pero claro, Alonso no tiene suplente en la plantilla (lo más parecido, Granero, volvía a ocupar un asiento en la grada por segunda semana consecutiva) así que ahí se quedo, penando. El Madrid se fue arriba, a buscar la victoria. Con corazón, sin cabeza y sin piernas. En un contraataque Colunga se llevó el balón con la mano que el árbitro no sancionó y Albiol perdió con él una carrera de forma sonrojante, jugada que culminó con gol de Barrada. Y entonces la locura se apoderó de un equipo que no ha hecho pretemporada. Mou se puso a meter delanteros  (claro, centrocampistas de toque no había) y acabamos con Callejón – Morata – Cristiano – Higuaín – Benzemá en el campo. Y sin rematar a puerta. Qué dificil de explicar después del primer tiempo que habíamos visto. Y qué triste. Al final salí sin ducharme y cayeron cinco mojitos en la noche conquense.

Más allá de la escasa producción de puntos que tenemos ahora (1 de 6), cosa que no veo grave a estas alturas, veo dos problemas en el Madrid: en primer lugar ausencia absoluta de pretemporada (el nivel físico del equipo contrasta con el del año pasado en estas fechas) y, el más grave: hay jugadores que están acomodados en la titularidad. La ausencia de nuevas caras, la mala planificación y el trato de favor del entrenador hacia algunos jugadores hace que Casillas, Arbeloa, Ramos, Pepe, Alonso, Ronaldo, Özil y Di María sepan que, salvo lesión,  siempre van a jugar. Y se acomodan. Benzemá está gordo como un gorrino pachón. Ronaldo anda mohino porque supone perdida la lucha por el Balón de Oro – que gran tenista sería – . Alonso anda reventado y Özil se cansa enseguida. Con esos mimbres es difícil hacer un equipo campeón. Y sería triste pensar que hay jugadores que han perdido el “hambre” tras la liga conquistada el año pasado. El Madrid gana una de cada dos ligas (lleva 3 de las últimas 6) y si quieres ser leyenda, hay que ganar cinco seguidas. Lo conseguido de momento por el Mou team lo hizo, por ejemplo, Arsenio en el Dépor.


Gol de Zidane al Sevilla. Temporada 2005/2006

agosto 24, 2012
  • Autor: Zinedine Zidane
  • Fecha:15 de enero de 2006
  • Partido: Real Madrid – Sevilla

En este partido, Zidane hizo su único hat-trick con la camiseta del Madrid. En el minuto 60 llegó el mejor gol de la tarde. Tras una jugada larga, el balón cae a Guti, en la posición de media punta. De tacón y evitando a toda la defensa sevillista, asiste a Zidane que marca por alto.


FC Barcelona 3 (Pedro, Messi(p), Xavi) – Real Madrid 2 (Ronaldo, Di María). La suerte y la fe.

agosto 23, 2012
Di María. La fe de un canalla

Di María. La fe de un canalla

Tal y como ha ido el partido, el resultado es positivo para el Madrid, porque en el minuto 83 y con 3-1, Messi tuvo una ocasión de las que no suele perdonar. El 4-1 hubiese sido definitivo, pero Casillas sacó una mano salvadora – hay quien cree que Messi no remata bien – y en la siguiente jugada los errores de Adriano y Valdés y la inmensa fe de Di María dejaron el marcador en una mínima victoria culé. Imagino que los culés están menos satisfechos con el marcador; pero no olvidemos que el año pasado en la ida del Bernabéu el Madrid mereció mucho más que el empate que obtuvo. Y si el Madrid tuvo suerte en alguna fase del partido, no le anduvo a la zaga el Barça en otras fases.

Pero antes de éso hubo muchas cosas. En primer lugar una primera parte bastante anodina, en la que el Barça tenía el balón pero no mordía y el Madrid sólo defendía. Odio cuando hacemos éso, parecemos un equipo chiquitín. A veces, como hoy, consigues acaban con tu portería a cero al descanso, pero la imagen del Madrid en el primer tiempo fue funesta. Nos duraba el balón menos que a Amaia Salamanca los novios.

El segundo tiempo fue distinto. El Madrid dio un paso adelante, comenzó a presionar, a meter miedo, y se adelantó en el marcador en el 55 ¡tras un corner! Si el otro día reprochaba lo poco que aprovechamos el balón parado, hoy es de justicia admitir que el gol de corner tuvo mucho mérito, tanto el saque de Ozil como el remate de cabeza de Cristiano Ronaldo. Fue un directo en la mandíbula culé. Lo hubiesen pasado mal si no llega a ser porque en la siguiente jugada marcó Pedro. EN fuera de juego, sí, pero el árbitro puede equivocarse. Quien no debe hacerlo es Coentrao, que ya en el primer tiempo tuvo un fallo que casi nos cuesta un gol y en esta jugada demostró falta de concentración y de velocidad. Cuando mejor estaba el Madrid, el lateral de las mechas dio vida al Barça. Empate. Y el Barça vivo.

Entonces apareció Andrés Iniesta. Qué peazo de jugador. Otros ven un duelo entreMessi y Ronaldo, pero el manchego fue elmejor de la noche. Una jugada suya provocó el penalty de Ramos, aunque el de Camas estuvo excesivo en su entrada. Demasiado arriesgada, y no hacía falta. Messi marcó la pena máxima. El Madrid dio un bajón y otra jugada de Iniesta terminó con un pase a Xavi de los que daba Laudrup. Si en lugar de Xavi recibe Santiago Segura, es gol igual. El Madrid estaba noqueado, y el Barça, que huele la sangre, seguía percutiendo. Entonces llegó el tiro de Messi, la mano de Casillas, el pase de Adriano, la pifia de Valdés y la increíble fe del Fideo Di María.

La solución, en seis días en el Bernabéu, donde el Madrid no gana al Barça desde mayo de 2008.


Real Madrid 1 (Higuaín) – Valencia 1 (Jonas). Demasiado calor

agosto 20, 2012

Gol de HIguaín. El primero del año.

Mira que hemos pasado frío en el Bernabéu, pero calor nunca. Hasta ayer. El primer partido de la nueva temporada llegó en fecha y hora intempestiva. El 19 de agosto es fecha de un torneo veraniego: Carranza, Colombino… pero no la liga. Y si aún se hubiese jugado de noche, pase. Pero a las 19:00 h el calor que había en el Paseo de la Castellana era insoportable. He leído en la prensa de hoy que en el césped había 38º durante el partido. Independientemente del resultado,considero una estafa para el espectador que el partido entre el primero y el tercer clasificado de la liga anterior se juegue en semejantes condiciones. Es como si un concierto de la Filarmónica lo pones junto al aeropuerto y el ruido de los aviones no te deja escuchar. Como un cine de verano que se proyecte de día. Una estafa. El factor de la meteorología no es una excusa para justificar que el Madrid no ganase, ni mucho menos. Lo que lamento es que el partido fuese menos vistoso que el que se celebró, por ejemplo, en abril entre ambos equipos.

Mourinho sorprendió con la alineación de Lass junto a Alonso en el centro del campo. El francés es uno de los jugadores más desconcertantes que hemos tenido nunca. Ya ha demostrado más de una vez que no quiere seguir en el Madrid, pero Mou, que tan autoritario parece otras veces,siempre acaba claudicando y lo coloca en el once. Es realmente sonrojante comparar el trato con el de Granero,que vio el partido desde la grada pese a su demostrada fidelidad al club. Que no digo yo que tengamos que alinear a Tomás Roncero en el once porque sea más madridista que nadie, pero no creo que el Pirata de peores prestaciones que Lass junto a Alonso. De hecho, cuando la cosa se puso fea, el primero que salió del campo fue Lass. Y es que Mou a veces se equivoca, como todos, pero no le duelen prendas al corregirse durante el partido.

Y el caso es que la tarde empezó bien, pues en el minuto 9 ya ganaba el Madrid. Fue Higuaín quien inaguró la cuenta goleadora de esta liga. Fue un gol de constancia, muy del Pipita, pues fueron necesarios tres remates para que al final el balón acabase en la red. Nos las prometíamos felices, sí, entre otras cosas porque el Valencia no daba nada de miedo. Sólo Tino Costa al sacar las faltas parecía llevar algo de peligro. Y efectívamente así llegó el empate: Casillas que sale a por uvas y Jonas marca de cabeza. Para colmo, Pepe se lesiona y tiene que ser sustituído al volver del descanso (perder un cambio con este calor no es moco de pavo).

Al poco de la reanudación salió Benzemá por Lass y llegaron los mejores minutos del Madrid. Di María e Higuaín rondaron el gol. Parecía cuestión de tiempo, pero Alves hizo varias paradas de mérito. En cambio, el Valencia sólo tuvo una ocasión, abortada por el linier que señaló fuera de juego. El Madrid entonces echó de menos a Ronaldo, que tantas veces resolvió el año pasado y que anoche estuvo mohino. También debería mejorar el Madrid su productividad a balón parado, pues normamente este tipo de jugadas dan más beneficio al rival que a nuestro equipo. Salió Callejón por Di María – acalambrado – y ahí se acabó la gasolina al Madrid, que aceptó resignado el empate. Quizá mereció más, pero no fue un buen partido. Demasiado calor.


Gol de Ronaldo Nazario al Atlético de Madrid. Temporada 2003/2004

agosto 17, 2012
  • Autor: Ronaldo Nazario
  • Fecha: 3 de diciembre de 2003
  • Partido: Real Madrid – Atlético de Madrid

De las innumerables decepciones que han tenido los colchoneros en el Bernabéu, ésta es una de las más recordadas. 16 segundos tardó Ronaldo en marcarle gol al Atlético de Madrid. Antes de dejar el balón en el fondo de la red, le dio tiempo a tirar un sonrojante caño a Simeone, que ese día jugaba de central.