Real Madrid 1 – Atlético de Madrid 2. Así tenía que ser…

mayo 18, 2013

Özil emulando a Cardeñosa


Todo aquel que apostase a favor del atleti, hoy ha ganado un buen dinero. Después de catorce años sin conseguirlo, el atleti ha ganado al Real
Madrid en partido oficial. Y ha sido en una final, en el Bernabéu. Históricamente no nos han ido bien las finales en el Bernabéu (2 victorias en 8 partidos, y una fue ante el Castilla). La derrota de hoy ha sido especialmente dolorosa porque hemos jugado el papel que tantas veces jugó el Atleti en nuestro campo: perder después de adelantarte en el marcador. El Madrid llevaba más de quince meses sin perder en el Bernabéu, el Atleti catorce años sin ganar… Tenían que alinearse los planetas para que hubiese una noche como ésta.

Empezó el Madrid mandando, como acostumbra ante el Atleti. Cuando en el minuto 13 se adelantó, sólo había un peligro posible: que el equipo se echase atrás en lugar de buscar el segundo. Así ocurrió, como en Munich, como ante el Barça… Mal endémico con este entrenador. Dimos vidilla al Atleti, que empató tras una buena jugada de Falcao en la que asistió a Diego Costa. Igual la final se empezó a perder con la lesión de Varane el sábado pasado en Barcelona. Dudo mucho que el regate que hizo Falcao a Albiol se lo hubiese comido el fráncés. Incluso Pepe mejora al central valenciano, pero Mourinho, como siempre, antepone decisiones personales al bien del equipo, mientras un presidente insensato se lo consiente.

El balón salió de la bota del brasileño, tocó en el guante de Diego López y se estrelló en el poste para acabar entrando en la portería. Fue el primer tiro al palo de los cuatro que hubo esta noche. Los otros tres fueron cosa del Madrid, y esta vez fueron escupidos otra vez hacia el campo en lugar de alojarse en la red. Como en aquella escena de Match Point. Sólo con mala suerte nos podría ganar el Atleti. Con 1-1 se llegó a los final de los 90′, y al poco de empezar la prorroga marcó Miranda de cabeza. Un gol que recordó al de Pantic en 1996…

La mayor cruz que tengo esta final de temporada es que las ocasiones más claras en los dos partidos clave de la temporada las ha fallado mi jugador favorito: Özil. Igual que ante el Dortmund, falló un gol cantado ante el Atleti en la prorroga. También falló Higuaín, y seguro que todo el mundo hará más sangre con el argentino, pero las ocasiones de Messut me parecieron más claras en ambas ocasiones. También protagonizó Özil un tiro al palo cuando acababa el primer tiempo (psicológicamente hubiese sido importantísimo) así como una ocasión parecida a la que envió a la fama a Cardeñosa en el Mundial 78. Por cierto, ésta ocasión fue justo después de otro tiro al palo, esta vez de Benzemá, que en 90 minutos tiró a puerta sólo esa vez. Un jugador estupendo, un delantero sin gol. La diferencia entre la pegada de Higuaín y Benzemá esta temporada y la anterior ha sido un puñal en el corazón de nuestro equipo. Y aún hubo otro tiro al palo. Un libre directo de Ronaldo se estrelló en la madera. Los planetas estaban perfectamente alineados. Y el astro portugués retrocedió en el tiempo, y volvió a ser el jugador que se desquiciaba al fallar, igual que cuando llegó hace cuatro años. Acabó expulsado, desquiciado por sus fallos y por decisiones arbitrales que consideró injustas. Era una noche negra. Mourinho se había hecho expulsar mucho antes, quitándose de enmedio. Karanka hacía el ridículo, el Madrid se desangraba y banderas rojiblancas aleteaban victoriosas en el Bernabéu por primera vez en este siglo. Así tenía que ser el día que nos ganaran. Una noche negra.


Gol de Gordillo al Valladolid. Final de Copa de 1989

mayo 13, 2013

El último doblete nacional que ha conseguido el Real Madrid fue en 1989. Cayó la liga (cuarta consecutiva) y también la Copa del Rey en el último año de Leo Beenhaker. El torneo copero se conquistó con un solitario gol del “Vendaval del polígono de San Pablo”, el gran Rafa Gordillo, eterno lateral izquierdo de medias caídas.


Final de Copa de 1980. Real Madrid 6 – Castilla 1.

mayo 12, 2013

No creo que haya otro caso en la historia del fútbol. En 1980 jugaron la final de Copa del Rey el Real Madrid y el Castilla. Un equipo contra su filial. El ambiente en los días precios era extraño, pues el propio presidente del Madrid, don Luis de Carlos, afirmó que le gustaría que la ganase el Castilla, lo que irritó a los jugadores del Madrid (Benito, Pirri, Del Bosque, Camacho, Juanito, Santillana… casi nadie al aparato). Como no podía ser de otra forma, el primer equipo se impuso claramente. En aquel Casilla jugaban Agustín, Gallego o Pineda, que subieron al primer equipo la temporada siguiente.


Gol de Butragueño al Zaragoza. Final de Copa de 1993

mayo 10, 2013

El Madrid jugó Mestalla la final de Copa ante el Valencia. El resultado final fue de 2-o. Del primer gol, marcado por Butragueño, hay que destacar el pase de Michel al primer toque. Oro puro.


Real Madrid 6 – Málaga CF 2. 6 goles, 6 goleadores

mayo 8, 2013

Ronaldo marcó de libre indirecto

Uno de los motivos por los que el Real Madrid no ha hecho una mejor temporada ha sido la falta de goleadores. Durante muchos tramos de la temporada, la sensación de que sólo Ronaldo sería capaz de marcar gol. Curiosamente, ahora que casi todo el pescao está vendido, aparecen los goles de la “segunda línea”. Özil, Modric y Di María anotaron hoy.

El partido empezó muy bien, con un gran gol de Albiol de cabeza tras corner botado por Modric. Era el minuto 3. Poco después empató el Málaga, también tras un corner en el que Diego López no dominó el área pequeña. Ví al portero más nervioso que otras tardes, quizá empieza a notar la alargada sombra del affaire Casillas que tan mal está gestionando el entrenador. Con 1-1 llegó la jugada clave del partido: Ronaldo entra como una saeta en el área y Sergio Sánchez le derribó cuando iba a recibir para rematar. El trencilla – admirable el de esta noche, por cierto. A ver si puede volver en la final de Copa – decretó penalty y expulsión. Falló CR la pena máxima (falló en San Mamés hace justo un año) pero Caballero se lesionó al despejarla. El Málaga apestaba a derrota pese al fallo, pero por si acaso el árbitro pitó una cesión al portero surrealista y esta vez el crack portugués no perdonó. Alonso se la tocó con suavidad y el balón, como si circulase por unos railes, se estampó con violencia contra la red.

El tercer gol fue una obra de arte de Özil. ¡Con lo bien que suele definir y la cagadilla que se pegó ante el Dortmund! Y hubo tiempo antes del descanso para que marcase Benzemá después de que Ronaldo demostrase generosidad que casi nadie le supone. Así llegamos al 45, con una gran actuación de Modric manejando el equipo, jugando por delante de Alonso y Essien.

El segundo tiempo fue un trámite. EL Madrid llegaba cada poco aprovechando su superioridad, pero los dos goles fueron tiros desde lejos: Modric ajustado al palo derecho – como en Old Trafford – y Di María al lado contrario cerraron la cuenta. Sólo hubo una mala noticia: la lesión de Özil a 8 días de la final de Copa. Ójala no sea nada.