Espanyol 0 – Real Madrid 2. Con estos mimbres.

septiembre 18, 2016
James Rodriguez, tras marcar el 0-1

James Rodriguez, tras marcar el 0-1

13 CASILLA

2 CARVAJAL       4 RAMOS      3 PEPE    12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC          10 JAMES

17 LUCAS           21 MORATA         20 ASENSIO

 Salió el Madrid en Cornellá sin Bale ni Cristiano, lo que viene a ser como quitarle a un toro los dos pitones. Sin más de la mitad de sus goles, el equipo comenzó jugando al tran tran, sabedor de que al final acabamos ganando los partidos como este. Aunque tengamos un sustillo, como el remate de Baptistao; o la segunda tarjeta para Ramos que sobrevoló Barcelona Pero hubo hoy un detalle que cambió el partido: la lesión de Casemiro. Llevo años diciendo que el brasileño es el jugador menos sustituible de la plantilla, pues no hay nadie de sus características. Salió Kroos en su lugar el esquema viró al 4-2-3-1 (el de Mou, para entendernos), recuperando así la figura del enganche, que es donde más brillan James o Isco. En las alas, Asensio y Vázquez daban vuelo al equipo. El Madrid se puso a tocar el balón, cada vez más deprisa, y comenzaron a llegar las ocasiones de gol. Marcó Benzema pero lo hizo en fuera de juego, así que el tanto no subió al marcador. Y cuando agonizaba el primer tiempo, James, desde la posición de enganche, se llevó un balón y chutó con la izquierda junto al palo de nuestro Diego López, hoy portero perico. 0-1 justo en el 45′, cuando más duele.

  Con viento a favor el Madrid estuvo mucho más cómodo. El segundo gol era cuestión de tiempo. Benzema remató con violencia desde cerca, pero Diego López se lució. Acto seguido, ya con Isco en el campo, llegó el segundo gol. Fue una jugada sencilla, de las de toda la vida: arranca Benzema en el centro del campo, combina con Carvajal y con Lucas, éste centra desde la derecha y Karim el grande marca con la derecha. Desde ahí al final el partido fue un paseo, con un equipo repleto de centrocampistas. Y de españoles (7). Y de canteranos (4). Y con estos mimbres, 12 puntos de 12 posibles en liga, donde acumulamos 16 victorias seguidas.

Anuncios

Real Madrid 2 – AS Roma 0. No es oro todo lo que reluce.

marzo 9, 2016

NAVAS

DANILO    PEPE    RAMOS    MARCELO

CASEMIRO

KROOS            MODRIC

JAMES                 RONALDO             BALE

 

El paso del Madrid por esta edición de la Liga de Campeones está siendo intachable. Tras una primera fase con 16 de 18 puntos, ayer culminó su paso por los octavos con un global de 4-0. No encajó ningún gol y marcó dos en cada encuentro. El rival lleva siete vitorias seguidas en la liga italiana, o sea que no es la Peña Bufanda; pero si no nos quedamos con el titular y analizamos los partidos, no deja de ser preocupante el escaso dominio de nuestro equipo sobre el juego. En el partido de ayer ambos equipos tuvieron muchas ocasiones de gol; he hecho Navas fue uno de los destacados del Madrid. Cuando el rival tenga más entidad, quizá las ocasiones entren. Es preocupante el nivel de Pepe y de Ramos, que no están en forma ni coordinados. Metería a Varane en lugar de cualquiera de los dos cuando el partido fuese exigente. Danilo sigue sin mejorar a Carvajal, a quien me gustaría vez con Vázquez delante.

La presencia de Casemiro es tan vital que no hay quien entienda que no haya jugado casi desde enero hasta ahora. Si los laterales son brasileños, como es nuestro caso, llevan intrínseca una alegría atacante que obliga a contar con un cinco tapón, como Alonso, Makelele, Redondo o así. Y el único de la plantilla es el brasileño. Cuando Kroos juega ahí, se le acaba viendo el cartón.

Volvió James a jugar en el Bernabéu. Fue de menos a más, y culminó su noche con un buen gol. Se le vio activo, intentando participar en el juego, pero me sigue pareciendo fuera de forma. Está fondón, y sus contínuos resbalones llegan a dar lástima. Fue el mejor jugador del Mundial 2014, así que hay que recuperarlo como sea. Por éso un partido como el de ayer, con todo a favor, le viene bien. Pero, ¿es justo que juegue de inicio en detrimento de gente como Lucas Vázquez? No creo… También volvió Bale, que parece recuperado de su lesión y que debe entrar al frente de ataque desde la izquierda, donde es de los mejores del mundo. Como he leído hace un rato, por la izquierda es un purasangre, por la derecha es un caballo percherón.

Lucas Vázquez salió por Bale en el 60′ y en su primera acción fabricó el 1-0, asístiendo a Ronaldo. Ahí pensé que con Lucas y Bale a los lados y Benzemá al lado,  el portugués se hincharía a meter goles. Pero claro, saliendo así sobran todos los media puntoas: Kroos, James e Isco, inédito ayer. Casi nada…

No tardó en llegar el segundo, obra de James a pase de Ronaldo, y con todo decidido el Bernabéu regaló a Totti su última ovación europea. Es increíble lo bien que este estadio trata a ídolos ajenos: Pirlo, Del Piero, Totti, Ronaldinho, Iniesta… han sacado ovaciones que cuesta mucho sacar cuando vas de blanco. A veces se dan cuenta tarde, como cuando ahora el Bernabéu corea Gutí Allez!. ¡Con lo que pitaron al de Torrejón cuando jugaba!

 

 


Sevilla 3 – Real Madrid 2. Goteras.

noviembre 9, 2015

Parecía sólido, pero el edificio estaba agrietado. El Madrid no soportó las ausencias de Navas, sobre todo, y Marcelo en defensa. No fue buena idea sacar a Pepe tras la lesión en un partido exigente (su defensa con la mirada a Llorente en el tercer gol es vergonzosa). Ronaldo sigue desaparecido, Bale, que sale por decreto, no mejora a Jesé. Kroos, si fuese canterano, ya hubiese vuelto al Castilla. Con tantas grietas, es normal que haya goteras. Es normal que entre agua. Es normal la inundación.

No obstante, tampoco tenemos que volvernos locos. El equipo no funciona desde hace tiempo. Las victorias conseguidas eran tan casuales como lo hubiese sido ganar ayer. Con 0-0, Nacho pudo abrir el marcador pero su disparo se estrelló en el poste. Justo antes del tercer gol de Llorente, Rico hizo una parada milagrosa a cabezazo de Casemiro, que hubiese sido el empate. Lo malo es que, cuando nos pusimos 3-1, todos bajaron los brazos. Cada uno hacía la guerra por su cuenta, especialmente Bale y Ronaldo. Con estos dos en la delantera, el resto del equipo tienen que ser solidarios hasta el extremo.

Pero el problema es otro mayor: el presidente ficha jugadores sin contar con el entrenador, y éste tiene que alinear a los “mediáticos”. Bale jugará seguro contra el Barça. Jesé no tiene ninguna posibilidad. Lucas Vázquez no digamos. Aquí no juega quien está bien, sino que hay clases sociales. Y con este axioma, podremos ganar o perder, pero nunca habrá un proyecto sensato.

 

 


Real Madrid 5 (Bale 2, James 2 y Benzema) – Real Betis 0. Cuando el melón se abre en el 2′

agosto 30, 2015

Magia y precisión en la chilena de James

De los 19 equipos que visitan el Bernabéu a lo largo de una temporada de liga, apenas 4 ó 5 pueden competir. El resto de partidos por regla general pierden toda la emoción una vez que el Madrid marca el primer gol, es decir, cuando se abre el melón. Y esta vez ocurrió realmente pronto: en el minuto 2 James colgó el balón al área y Bale remató de cabeza para marcar el primero. Ese gol fue agua bendita para el galés, cuyo crédito en el Paseo de la Castellana andaba bajo mínimos. De hecho, sus dos siguientes acciones fueron negativas, pero el gol le permitió completar partido razonablemente bueno, abriendo y cerrando el marcador con sendos goles. Sigo pensando que es mucho más aprovechable pegado a la banda izquierda que en cualquier otra zona del campo.

Si, por ejemplo, comparamos el partido que hizo James Rodríguez con el de Bale, no hay color. En la media punta, cuando el sitio es escaso, el galés es un elefante y el colombiano es una mariposa. Todas las acciones de James eran producto de una buena decisión. También marcó dos goles. El primero, de libre directo, me recordó a uno que marcó Maradona en los albores de su carrera a Gatti. Desde el flanco derecho, clavó en el palo largo un balón que parecía más indicado para colgarlo al remate. El segundo fue aún mejor: un prodigio de rapidez y coordinación para ejecutar una chilena desde el borde del área pequeña.

Y el quinto gol – el tercero en orden cronológico – lo marcó Benzema: un delantero cuya virtud no es marcar. Parece una contradicción, pero los que crecimos viendo a Butragueño sabemos que es posible. La presencia del galo en la delantera es fundamental para abrir huecos, combinar y desmarcarse. Claro que mete goles, porque si juega por ahí alguno tiene que meter. Pero no es un delantero centro, y nunca lo será. El mejor 9 de la plantilla ahora mismo es Ronaldo. Creo que tenemos ahí un agujero importante: no están Higuaín, Morata ni Adebayor para esas tardes en las que el melón tarda en abrirse. deberíamos fichar un 9… y me temo que ficharemos un portero. Lo que menos falta nos hace. Navas se muestra seguro, ágil y confiado. Parar un penalti puede ser anecdótico, pero el costarricense transmite ahora una seguridad que hacía mucho que no teníamos en nuestra portería. Quizá fue esa la principal mejora con respecto a la liga pasada. Bueno, eso y descubrir que se pueden hacer cambios antes del minuto 80.


Real Madrid 3 – Málaga 1. Lukita, tú no…

abril 19, 2015

El Madrid ganó al Málaga en un partido de entreguerras, colocado entre los dos derbys de los cuartos de Copa de Europa. Fue un partido sin demasiado brillo, en el que pareció que los jugadores tenían la cabeza en otro sitio, incluso hubo unas mínimas precauciones: Carvajal no jugó y Varane y Benzemá no estuvieron en la convocatoria.

El Madrid consiguió los tres puntos pero el partido le salió carísimo. Bale y Modric se lesionaron y tiene difícil jugar ante el Atleti, en el partido que puede marcar la temporada del equipo. En liga dependemos de que el Barça falle, y los culés han completado tres de sus compromisos más difíciles con un rédito de 7 puntos sobre 9 posibles. Un potosí, si tenemos en cuenta el pobre juego que han ofrecido los del país pequeñito en los tres duelos (curiosamente, cuando mejor estuvieron fue cuando no ganaron, en el Pizjuán). Ahora afronta el Madrid su particular etapa alpina, batallando donde el Barça acaba de hacerlo. Balaídos, Mestalla y recibir al Valencia. Casi nada. No es fácil ser optimista ni siquiera para mí.

Bale se lesionó en el pasamanos, o casi. Era el minuto 1 cuando el señor que juega con diadema (Bernabéu se revuelve en su fosa de Almansa cada vez que se la pone) se sentó en el suelo tocándose la parte de atrás del cañón que calza en su pie zurdo. En el sector 532 del fondo sur nos invadió regocijo y chanza, pues no somos pocos los que pensamos que el Madrid juega mejor con dos delanteros y que el más prescindible es el Príncipe de Gales. Es una estupidez, sí, pues lo ideal es que todos estén disponibles, pero la gestión de Florentino y la ausencia de meritocracia en las alineaciones nos llevan a situaciones así: nos tomamos a broma la lesión de un pavo que nos costó 91 millones de €uros.

El primer tiempo discurrió monótono. Marcó Ramos en su ecuador, al rematar una falta botada por Ronaldo. Posible fuera de juego, en cualquier caso milimétrico. No hubo muchas más ocasiones, y lo mejor de los primerso 45′ fue un caño que tacón que hizo Ronaldo y levantó un ooohhh de la grada de aquellos que provocaba el maestro Zidane.

Tras el bocata – hoy de caballa en homenaje al mar malagueño – teníamos la esperanza de matar el partido pronto, como contra el Eibar, y poder pensar totalmente en el vital duelo del miércoles. Pero en éstas Luka Modric cayó al suelo con la mano en su rodilla. Un escalofrío recorrío La Castellana, pues si la lesión de Bale puede ser tomada con humor, la de Modric es una puñalada en el corazón de nuestro centro del campo. Su ausencia buena parte de esta temporada nos ha costado muchos puntos en liga. No hay un jugador como él en la plantilla. Illarra ocupó su lugar y todos pensamos que el partido ante el Atleti sería mucho más difícil sin el croata.

Parecía que la puntilla llegaría tras ser James objeto de un penalty, pero Ronaldo, que marca 91 de cada 100, lo lanzó al palo. Había que seguir remando. No habían pasado ni dos minutos cuando James inventó en el carril del ocho una jugada maravillosa, con dos paredes con Isco y Ronaldo y zurdazo final buscando la escuadra de Kameni. James es el jugador más inspirado de los de ataque ahora mismo. Ahora sí parecía que podríamos sestear. Pero no. Marcó el Málaga, en otra demostración de que Casillas no es el que era. Iker ya ha jugado sus cien mejores partidos. No nos va a salvar más. Es duro. Es así. Otra vez a remar, qué pereza, y sin Modric.

Sufrimos un poquillo de aquí al final, pero casi en el descuento Chicharito Hernández, que aprovecha las ocasiones con tenacidad, sirvió en bandeja un gol a Ronaldo. Y aún pudo hacer otro el portugués en el último suspiro, pero remató al lateral de la red un servicio de James. Ronaldo, en un día regular, pudo marcar tres goles. Pensaré en éso de aquí al miércoles.


Rayo Vallecano 0 – Real Madrid 2. Partido racional

abril 10, 2015

Digan lo que digan los periodistas, yo creo que el Madrid jugó un partido estupendo. Muy inteligente. El empuje inicial de Rayo nos obligaría a un primer tiempo de repliegue, en el que el objetivo era no encajar gol y que el rival se cansase. Se consiguieron ambas cosas. En la reanudación, el Madrid salió golpeando. La táctica es más vieja que el sol, y quizá su mejor exponente es el combate de Foreman y Alí en 1974, cuando el gran Mohammed Alí dejó que Foreman se cansase al principio para luego golpearle con dureza. Desde el minuto 45 se sucedieron las ocasiones del Madrid, una tras otra, como el martillo que golpea el mármol hasta que encuentra una grieta. Debió llegar antes, pues el trencilla – debutante en la categoría, pero bien sabe ya hacia qué lado ha de equivocarse para hacer carrera como secuaz de Sánchez Arminio – nos birló un penalty más que evidente. No contento con el hurto, amonestó a Ronaldo por tirarse cuando el portugués había sido arrollado. A este penalty le sucedió una colección de tarjetas que me hicieron temer lo peor, pero nadie del Madrid perdió los nervios. Sabedores de nuestra superioridad, seguimos martilleando el plomo hasta que Carvajal entró por su banda como cuchillo caliente en mantequilla y colocó después el balón en la cabeza de CR7, que marcó por trigesimo séptima vez en esta liga. “Roba ésto, caralho”, gritaba fuera de sí tras marcar. Poco después el própio Ronaldo asistió a James para que redondease su gran partido con un gol. El 0-2 enterraba el partido. Salió Isco por Benzemá y el Madrid controló más el partido, como lo hace siempre que se juntan cuatro centrocampistas. Casillas no se comió ningún gol, lo que seguro que hará correr ríos de tinta por parte de los periodistas afines al de Móstoles, valga la redundancia. No había más que rascar en Vallecas. Lo que toca es seguir soplando en la nuca del Barça.


Real Madrid 4 – Real Sociedad 1. Cuatro volantes.

febrero 1, 2015

Karim el grande.

Hoy visitó el Bernabéu uno de los equipos a los que más cariño tengo, junto con el Real Betis y el Celta de Vigo (el Madrid está fuera de concurso). Venían los blanquiazules con un XI entrañable en el que habitaban Canales y Granero, no hace mucho miembros de nuestro equipo. Enfrente, Ancelotti pudo salir con el esquema que más le gusta: 4-4-2. Se da la paradoja de que necesitamos la ausencia de uno de los tres de arriba para poder sacar un equipo más equilibrado. La ausencia de Ronaldo por sanción dio paso a Illarra en el XI, colocado junto a Kroos como medio centro. En las alas, Isco y James. Cuatro peloteros en el centro del campo garantizan dominio del partido.

Y el caso es que el partido empezó loco como siete cabras. Se adelantó la Real Sociedad en el primer minuto, marcando a la salida de un corner. Otra vez comenzábamos perdiendo cuando casi no se había sentado la gente en la grada, como ante el Córdoba o en Copa ante el Atleti. Pero la respuesta apenas tardó dos minutos: Marcelo centra desde su banda y James remata de cabeza a la escuadra derecha de Rulli. Fue un remate muy de CR, sin levantar los pies del suelo y dando fuerza al balón con cuello y tronco. 1-1 en el minuto 3.

En la jugada siguiente, casi marcan precisamente entre Granero y Canales: el balón salió a pocos centímetros del palo de Casillas. Fue la última ocasión de la Real, y eso que aún faltaban 75 minutos. El Madrid se puso a combinar en el centro. Insisto: cuatro peloteros todos con buen pie te permiten un control total. Comenzaron a llegar ocasiones: Benzemá tuvo una clara, Bale robó una a James… y corría la media hora cuando Benzemá chutó con potencia, Rulli se la quitó de encima pero la pelota cayó en la pierna derecha de Ramos, ese defensa con alma de delantero, que marcó con la derecha. Como siempre, su celebración estuvo llena de confeti y alaracas. Cada vez que marca un gol, Ramos se vuelve un poquito peor defensa. Pese a ponernos en ventaja, el Madrid siguió intentando marcar más goles. Isco, antes del descanso, hizo un par de verónicas de ésas que justifican el precio de la entrada.

Al poco de la reanudación llegó el 3-1 que sentenciaba el partido. Lo marcó Benzemá culminando una jugada más que brillante con Gareth Bale. Cuando el galés hace caso a su dorsal y juega como extremo izquierda, se vuelve un jugador temible. Y aún faltaba el mejor gol de la tarde: Isco cede a Benzemá en el borde del área grande y el francés inventa una rosca perfecta: fuerte y precisa, la pelota circula por un raíl imaginario y desemboca en la escuadra izquierda. Golazo, golazo, golazo. El Bernabéu coreó el nombre de Benzemá, un supercrack con el que se ha tenido la paciencia que no hubo con otros.

Hubo tiempo para ver un rato en acción a Khedira, en una maniobra inexplicable de Ancelloti pues el alemán termina contrato, ha renunciado a renovar por el Madrid y su compromiso con el club es parecido al del ministro Wert con la educación pública. Debería ser la última opción para jugar. También salieron un rato Jesé y Chicharito Hernández. El mexicano corrió junto a Bale pero el galés quiso buscar el gol que le redimiese de la ocasión que quitó a James, pero nuestra gacela británica falló el mano a mano. Habrá necios que digan que hoy jugó mal por esas dos jugadas. Para mí Bale hizo un partidazo. Como todo el equipo.

Y muchas gracias, Alberto y Bea, por dejarme vuestras entradas para que mis hijos viesen el partido. 🙂