Gol de Raúl ante la Real Sociedad

enero 30, 2015

Hoy recordamos a Raúl, eterno número siete que corría tanto que algunos decían que no tenía técnica.
No es posible que alguien sin una técnica asombrosa haga ésto:

Anuncios

Códroba 1 – Real Madrid 2. En el Arcangel se nos apareció la Virgen

enero 25, 2015

Bale, ejecutando el milagro

El Madrid jugó en Córdoba uno de los peores partidos que se le recuerdan. Desde que empezábamos esta liga, precisamente ante los cordobeses, no se veía un equipo tan simple, tan yermo. Claro que este equipo tiene dos encargados de construir fútbol: Isco y Modric, y ninguno andaba por el césped del Arcángel. Ancelotti fió el partido a la pegada de los de arriba y se encontró con que Ronaldo ni estaba ni se le esperaba. El portugués, cuya presencia en el XI casi garantiza un gol, no remató entre los tres palos en toda la tarde, y su ineficacia le desquició, pues en cuanto a fortaleza mental el portugués dista bastante de Rafa Nadal, por ejemplo. Agredió dos veces a un rival y a la segunda el árbitro le vio y le mostró tarjeta roja. Cuando salía del campo, Ronaldo hizo el gesto de limpiar el escudo que acredita al Madrid como campeón del mundo. Mal hecho, pues el que debería haber limpiado era el que acababa de ensuciar, el que parece un despertador.

Cuando nos quedamos con 10, apenas quedaban diez minutos y el marcador reflejaba tablas. El partido se ponía en japonés. Hacía falta un milagro para traernos los tres puntos a Madrid, pues casi no habíamos tirado a puerta. Una falta al borde del área en el callejón del 8 en el minuto 88 se antojaba la mejor oportunidad. Bale disparó (bastante mejor que Ronaldo en esta suerte) y un verdiblanco de la barrera levantó el brazo como quien pide un taxi. Penalty a favor que el propio galés convirtió en gol. La Virgen María podía emprender tranquila camino de vuelta allá donde viva, pues el milagro ya estaba consumado.

He empezado el partido por el final, porque lo más interesante ocurrió a partir del minuto 80. Hora y media antes la cosa había empezado con un penalty “dudosillo” cometido por Ramos que puso al Córdoba en ventaja en el minuto 3. El de Camas sigue bastante sobrado, y más ahora que con la lesión de Pepe sabe que jugará todos los partidos. Su falta de concentración y su mala actitud nos ha costado, en gran medida, la eliminación en Copa. Ya sé que marcó goles decisivos, pero como decía Johnny Thunders, no puedes abrazar un recuerdo.

Con el marcador en contra el Madrid tuvo que intentar meter gol con más celeridad de la que supuso en un principio. Pero era imposible, porque no había ni un volante ofensivo en el campo. James no aportó nada, seguramente porque cometemos con él el error tan repetido en el Madrid: fichar una estrella y cambiarlo de sitio, a ver qué pasa. Khedira jugó un partido lamentable, y su alineación es más inexplicable aún cuando su marcha en junio es un secreto a voces. Cuando en el 60′ salió Illarra de medio centro y Kroos se volcó a la derecha la pelota circuló con bastante más criterio. Con ésto quiero decir que el Madrid necesita más a Illarra que a Khedira; y para colmo el de Mutriku quiere quedarse y el alemán quiere irse. Por éso es muy difícil de entender que ayer Carletto pusiese en el XI inicial al teutón antes que al guipuzcoano.

El empate lo marcó Benzemá tras corner botado por Kroos. Este año llevamos un montón de goles de corner, dato positivo. Como Benzemá es tan brillante, no se le reconocen este tipo de goles, propios de delantero oportunista. También los marca de vez en cuando. El francés fue el mejor delantero del Madrid ayer, justo cuando más lo necesitaba el equipo debido a la dimisión de CR. Aún faltaba una hora, que fue un páramo en el que casi no hubo nada. Si acaso, un gran susto que provocó Varane y entre Casillas y el larguero arreglaron.

El caso es que el Madrid ganó un partido sin jugar bien. Las ligas se consiguen ganando este tipo de partidos: los que no se merecen. Los que se merecen no es tan difícil ganarlos.


Gol de Prosinecki al Barcelona. 19 de Octubre de 1991

enero 23, 2015

Este viernes rescatamos a un clásico: Robert Prosinecki. Su fichaje fue un gran triunfo de Ramón Mendoza, pues acababa de ganar la Copa de Europa con el Estrella Roja de Belgrado. Los que nacimos en los 70 sabemos que su paso por el Madrid fue más que discreto, pero no cabe duda de que era un jugadorazo. Para muestra, este libre directo que marcó al FC Barcelona en el Bernabéu.


Getafe 0 – Real Madrid 3. Benzemá mutó en Butragueño.

enero 21, 2015

Algún día se darán cuenta los dirigentes de la LPF del daño que hicieron a su producto cuando decidieron el cachondeo actual de horarios. El Madrid jugó a mediodía en Getafe, a una hora a la que sólo debería jugar el fútbol aficionado. Para colmo, hacía un frío pelón, y apenas habían pasado dos días desde el anterior partido, el empate a 2 en el Bernabéu que nos apartó de la Copa. Era éste, por tanto, un partido con más trampas que una peli de chinos.

El Madrid salió frío, sí, pero poco a poco se fue haciendo con el partido. Como una mancha de aceite, su dominio avanzaba lentamente hacia el área del Getafe. Kroos disparó al larguero, Isco obligó a lucirse a Codina… rondaba el gol pero no llegaba, y el reloj corría en nuestra contra. Con empate a ceros llegamos al descanso, y la sensación de que había algunos jugadores muy cansados: Kroos y James sobre todo.

En el minuto 55 se abrió el melón. Una buena jugada colectiva comenzó en la banda derecha, el balón circuló hasta llegar a Benzemá, que llegó hasta la línea de fondo y realizó sobre la misma un ejercicio de funambulismo que acabó con un pase de la muerte que Ronaldo convirtió el primer gol. Imposible no acordarse del gol de Butragueño al Cádiz. con jugadas como ésta, Benzemá redime casi todos sus pecados. Yo sigo pensando que es un superclase pero sería mejor aún jugando de enganche, con un 9 arriba. Claro que para hacer éso hay que quitar del XI a Ronaldo y a Bale y… cualquiera se lo dice. También pienso que con Benzemá ha tenido el madridismo más paciencia que con ningún otro jugador; lo cual no es sino una crítica a la hinchada blanca que, como decía el gran Pancho Puskas, no grita porque tiene la boca llena.

Abierto el melón, llegaron más goles sin mucho esfuerzo, pues el Geta había claudicado ya. Bale y Ronaldo transformaron sendos pases de James en gol, el galés con el exterior de su pie izquierdo (con el derecho no sabe ni subir al autobús) y el precioso de cabeza. 28 goles lleva Ronaldo a falta de un partido para acabar la primer vuelta. La proyección, queridos niños, es de más de 56 goles.


Gol de Cristiano Ronaldo al Getafe

enero 16, 2015

Nuestro delantero portugués ha conseguido el Balón de Oro por tercera vez en su carrera, así que este viernes escogemos un gol suyo. Un golazo, marcado de tacón, en el que si ponéis el audio escucharéis a Manolo Lama reclamar un fuera de juego inexistente. Plumeros que asoman…


Real Madrid 2 – Atletico de Madrid 2. Mohinos

enero 15, 2015

Los dos mejores del Atleti esta noche. Uno lleva un brazalete.

Por mucho que desde el club se vendiese la posibilidad de remontada, el ambiente en los minutos previos al partido en el Bernabéu era una verbena. Hasta cuatro jugadores exhibían un trofeillo que les ha dado una revista francesa esta semana en lugar de estar pensando en el partido. El público, en lugar de gritar, enseñaba unas cartulinas doradas que convertían la grada en un anuncio de Freixenet. El equipo del que me hice en los primeros años 80 se ha convertido en una multinacional. Que fuesemos perdiendo a los 50″ no es sino una consecuencia lógica de todo ésto. El equipo anduvo toda la noche mohino, sin fe en dar la vuelta a una eliminatoria que quedó casi sentenciada en el Calderón.

El gol de Torres – primer gol en el Bernabéu, y anda que no ha venido veces – cambiaba la eliminatoria de difícil a épica. Había que marcar cuatro goles. Evidentemente el Madrid es capaz de éso, y durante el primer tiempo encerró al Atlético en su campo. Un gol de Ramos alimentó un pelín esa sensación, pero al volver del descanso otra vez marcó Torres, esta vez a los 36″. La cagadilla de Sergio Ramos en el segundo gol rojiblanco le convierte en el jugador más decisivo de la eliminatoria: ya hizo un penalty absurdo en la ida y, de paso, acabó con toda la emoción. Pepe tampoco estuvo bien esta noche; y la suplencia de Varane se hace muy difícil de entender.

El mejor jugador del Madrid fue Isco. Buscó constantemente crear peligro en el área atlética. En cambio James parece cada vez más perdido en la posición de volante, esa que desempeña como nadie un tal Luka Modric. A ver si vuelve pronto el croata. En la delantera siguió Benzemá sin tirar casi a puerta, y Bale, a quien yo vendería por la mitad de esos 150 Millones que dicen que ofrecen en Inglaterra, anduvo mejor en la banda izquierda que en la derecha.

Evidentemente al Madrid le viene bien jugar menos partidos de cara a conseguir la liga, pero a mí me fastidia perder cualquier cosa y más contra los vecinos. Aunque, a decir verdad, me alegra un poco que el Atleti vuelva a ser un rival digno, como lo era cuando me hice del Madrid, allá por los años 80.


Real Madrid 3 – Espanyol 0. Combinativos o chupones

enero 10, 2015

Pimpinela

Después de la “asumible” derrota en Mestalla, el Madrid volvió a ganar en liga. Este partido está colocado entre la eliminatoria de Copa ante el Atleti, pero no por ello Ancelotti hizo cambios en el XI inicial: sólo Ramos descansó. Los partidos ante el Espanyol suelen ser amables y este no lo fue menos: enseguida sacamos ventaja en el marcador con dos fogonazo y después comprobamos que con viento de cola se pedalea mejor. Me gustó ir con Yago al fútbol, hacía tiempo que no íbamos por La Castellana, aunque el horario no es el que más me gusta.

El primer gol lo fabricaron entre Bale, Ronaldo y James: pase preciso de 40 metros del galés que Ronaldo convierte, al primer toque, en una asistencia a James, que define bien. Era el minuto 11. El Madrid tenía el balón, con Kroos mandando en el medio centro e Isco volviendo a confirmarnos que estamos ante un jugador superlativo. Precisamente sobre el malagueño cometieron los españolistas una falta a quince metros de la portería, ideal para el lanzamiento de un zurdo. Nuestro zurdo galés la convirtió en el segundo gol.

El Espanyol nunca dio la sensación de hacer siquiera cosquillas, pero al poco de la reanudación Coentrao fue expulsado por entrar de mala manera a un balón dividido. Se fue James, entró Nacho nos colocamos en un 4-3-2 con Bale ayudando en la medular. Ni siquiera en inferioridad numérica dejó el Madrid de mandar en el partido, y pudieron venir más goles. La ocasión más clara la tuvo Bale, que decidió definir en lugar de combinar con un compañero. Si el compañero es Ronaldo y es la segunda vez que decides no echársela en una semana, la tormenta de aspavientos es inevitable. El público comenzó a pitar al Príncipe de Gales y habrá quien diga que fue por su individualismo. No es así, le pitaron por fallar, ¿o hubiesen pitado si acaba en gol? Los delanteros siempre querrán marcar ellos, y no es un defecto sino una virtud.

Llegó el tercer gol desde las botas de Nacho. Una alegría, porque el canterano tendrá pocos goles que celebrar en su carrera deportiva. Y a pase de Arbeloa, ni te cuento.