Real Madrid 0 – Atlético de Madrid 1. Carne cruda.

septiembre 29, 2013

Morata, knocking on heaven’s door

Las gotas que cayeron a media tarde sobre Madrid fueron la gota que colmó el vaso de mi mal augurio ante este partido. Por éso no bajé al Bernabéu y ví el partido en casa. El Madrid volvió a salir anoche dormido al césped, y un error de juveniles de Di María provocó el 0-1. Contra Betis y Getafe también habíamos empezado perdiendo, pero el rival de anoche era de más enjundia. Simeone ha construido un atleti que sabe a lo que juega. Es, eso sí, atractivo como Florinda Chico en picardías, pero es muy difícil meterle mano. Y si le concedes ventaja es muy difícil recuperarla. El Madrid nos ganó como cuando Mou ganaba al Barça: sin dejar que el otro haga su juego. Eso sí, busquéis ahora a los apóstoles del periodismo patrio diciendo que ésto es antifútbol. Y es que no lo es, es perfectamente lícito. Como lo era entonces.

El partido no tuvo nada que ver con la final de copa del pasado mes de mayo. Aquel día el Madrid tuvo un montón de ocasiones claras; anoche la primera parada de Cortouis fue en el 85… a tiro de Morata. El Madrid de anoche fue un disparate tras otro. Empezando por la alineación: los dos laterales son romos, ni Arbeloa ni Coentrao meten miedo en ataque. Carvajal (que no sé por qué no jugó anoche) y Marcelo darán otro aire a esa zona. En el medio centro, Carletto decidió salir sin Modric, dando la manija a Khedira y a Illarramendi. Al vasco se le vio desbordado, superado por el medio campo del Atleti. Claro que lo tenía que hacer todo él sólo, porque Khedira tiene dos ladrillos en los pies. Aquí también esperamos como agua de mayo la vuelta en plenitud de Alonso, pero si Casemiro fue la agradable sorpresa de la pretemporada, ¿por qué no juega nunca?

Y a partir de ahí, la repanocha. El empecinamiento de Carletto con el 4-4-2 es mortal de necesidad con esta plantilla. Ese esquema es de hace 20 años, y tuvo su esplendor con el Brasil campeón en el 94 o con el Madrid de Capello. Pero no me gusta nada. En las alas, Di María e Isco Alarcón, ambos a pie cambiado. Otra barbaridad. Isco es el ideal para jugar por detrás de uno o dos delanteros, en la media punta. Como Özil, Zidane, Guti o Laudrup. Es bueno, luego puede jugar en otro sitio, pero rendirá menos. Y en punta Benzemá, que sigue en la parra – Morata pide a gritos una oportunidad en el XI tal y como está el francés – y Ronaldo, a quien jugar ahí le impide aprovechar su velocidad y su tiro en carrera. No creo que se pueda plantar mucho peor un partido.

En el primer tiempo no sé si tiramos entre los tres palos. En el descanso salió Lucky Luka por Illarra – a Khedira ni tocarlo, claro – y Gareth “100 kilos” Bale, que debutaba en el Bernabéu palmando en un derby. Buena idea, pero yo le hubiese sacado por Coentrao, que para éso vamos perdiendo. Y no me vengáis con que no le gusta jugar ahí, un buen futbolista juega donde el equipo le necesite. El equipo mejoró un poco (claro que empeorar no era posible) gracias sobre todo a la vuelta al 4-2-3-1 que tan automatizado tenemos de la época de Mou. Que nadie vea ésto como una añoranza al portugués, ni de coña. Pero durante todo el partido el Atleti pareció superior. De hecho, Costa y Koke rondaron el 0-2. El Madrid colgaba balones hacia un delantero inexistente, y Carletto decidió sacar a Morata… y quitar a Isco. Es inevitable pensar que dejar a Benzemá en el campo no obedece a cuestiones deportivas. El francés se colocó de enganche y tocó el balón las mismas veces que de 9, ninguna. La ocasión de Morata y un tiro alto de Modric fueron nuestra única esperanza de que la suerte siguiera de nuestro lado. Como en Elche. Como ante el Betis o el Getafe. Pero no, el rival de ayer nos dio un bocado de realidad en la yugular.

Veo al Madrid como un montón de carne cruda. La carne es de primera, pero hay que aliñarla, cocinarla y sacarle su mejor sabor. Con lo que le gusta comer a Carletto, seguro que se esfuerza por conseguirlo.

Anuncios

Tres goles al atlético para ganar la liga de 1997

septiembre 27, 2013

Hoy en lugar de un gol, recordamos tres. Son los tres que marcaron Raúl, Hierro y Mijatovic al Atlético de Madrid una tarde primaveral de 1997, y que supusieron para el Madrid la conquista matemática de la liga 1996-97


Elche 1 – Real Madrid 2 (Ronaldo) Carletto, peor que el árbitro.

septiembre 25, 2013

Ronaldo marcó de falta

Cuando se cumplió el minuto 90, el marcador reflejaba un 0-1 y todas las crónicas estaban casi terminadas. Hablaban de un partido anodino, con un Elche voluntarioso y un Madrid a medio gas que se llevó los tres puntos gracias a un tiro libre de Ronaldo. Justo entonces se desató la locura. Marcó el Elche en el 91′ en un despiste de Ramos – horroroso toda la noche – y los más negros nubarrones se posaron sobre nuestras cabezas. El árbitro había decretado un descuento de 3′, pero prácticamente ese tiempo duró la celebración de los ilicianos. Desesperado, el Madrid provocó un corner y mientras el balón volaba, el árbitro pitó. ¿El final? No, penalty. Un forcejeo de Pepe con un defensa local fue sancionado por Muñiz como penalty, que Ronaldo transformó. El árbitro estaba loco por que el Madrid ganase, igual que buscó la victoria local en el Barça-Sevilla de hace diez días. Igual que perdonó a Ramos – horrible, ¿lo había dicho? – la segunda tarjeta amarilla. Pero no es éste un blog de árbitros, así que no hablaremos de él. Para éso, dejamos al padre de Milan.

El caso es que el Madrid ganó, pero no lo mereció. Más allá del gol de penalty en el descuento, el Madrid no elaboró jugada alguna en toda la noche. Hoy eché de menos a Özil, a Alonso e incluso a Illarra, aunque salió más tarde. Eché de menos un estratega para atacar un equipo cerrado, con paciencia y criterio a la hora de mover el balón. Modric no existió hoy, e Isco tampoco fue gran cosa. El Madrid ganó porque tiene a Ronaldo y éste embocó dos balones parados, pero el equipo deja muchas dudas.

Los jugadores tienen su parte de culpa, claro, pero Carletto hoy ha quedado retratado de forma lamentable. Ha montado un 4-4-2 que desplaza a Isco a la banda y coloca a Ronaldo de delantero. Los dos mejores, descolocados. Alineó a Coentrao, a quien no pudieron quitarse de encima, y se pasó el partido colorado y bebiendo agua. Y luego está lo de los cambios: Carvajal x Modric es dañino para la vista, del nivel de cuando Capello “el jamonero” sacaba a Lasa x Suker. Con 0-1 Morata y Jesé corrían por fuera del césped en lugar de por dentro. Luego te empatan y te entran las prisas. Menos mal que a veces la suerte acude aunque no la merezcas.


Real Madrid 4 – Getafe 1. Nos vale sin Bale.

septiembre 23, 2013

Illarra, Carvajal, Isco… nuevas caras en el Madrid

El partido de ayer en el Bernabéu fue la demostración de la diferencia existente entre equipos de la misma liga. El Getafe fue más tierno que el día de la madre, y no aprovechó ni adelantarse en el marcador (minuto 5, gol de Lafita tras tocar en Pepe). Su defensa del balón parado o la ingenuidad al sacar los brazos al aire en una barrera le condenaron sin remedio. Pero este blog es para hablar del Madrid. los rivales, allá se apañen.

Llegamos Yago y yo a nuestro asiento en la grada y ví algo raro:Isco calentaba a marchas forzadas. “Alguien se ha lesionado en el calentamiento”, pensé. Y efectivamente, el galés de los 100 millones se bajó del partido cuando notó un pinchazo en su muslo. Quizá la presión le esté haciendo mella, quizá simplemente pague la ausencia de pretemporada. Ya veremos si el fichaje es caro o barato – Cristiano Ronaldo, Ramos o Zidane nos parecen baratos a casi todos pese a que costaron una morterada -, pero lo indiscutible es que es un fichaje hecho a destiempo. Debió venir en julio, no en septiembre. Septiembre es para estudiantes mediocres y para vendimiar.

Como hemos contado antes, el Getafe despertó al Madrid con su gol, quizá demasiado pronto. Sonaron los tambores de guerra en La Castellana y no tardó en ponerse padre encima de madre. Pepe tras un rechace y Cristiano de penalty dieron la vuelta al electrónico antes del descanso.

El público se divirtió. Illarra se mostró aseado, con un pulcro primer toque e inevitables referencias al primer Xabi Alonso, aquel que fue subcampeón con la Real y Camacho no vio preparado para el Madrid. Di María corrió como si no hubiese un mañana, pero las perlas de la tarde nos las regaló Isco Alarcón, incluido el tercer gol, aprovechando otro despiste de los parvulitos del Getafe. Hay que ver cómo ha caído el malagueño en el Madrid, que se atreve incluso a tirar desde el centro del campo. La otra cara de la moneda es Benzemá, a quien su inmensa clase empieza a no bastar como escudo protector ante la ira de la grada. El Bernabéu perdona que falles, pero nunca que no corras. Es verdad que el francés rondó el gol, y tras un increíble fallo de cabeza Arbeloa se erigió como capitán del Madrid pidiendo a la grada que animase al francés cuando fallase. A esas alturas los Ultras ya habían coreado el nombre de Morata. Salió el canterano un ratillo, así como Jesé (yo creo que el bueno es éste. Pero el último gol estaba reservado para el insaciable Ronaldo, que ha marcado un gol más que Hugo Sánchez… jugando 78 partidos menos que el maravilloso delantero mexicano.


Gol de Guti al Getafe. Abril de 2009

septiembre 20, 2013

Aquel partido fue de locos. Se recuerda por la agresión de Pepe a Casquero, el penalty que éste falló, el gol de Higuaín casi al final… Pero lo mejor de aquella noche abrileña fue el gol de libre directo que anotó el Maestro Gutierrez.


Galatasaray 1 – Real Madrid 6. Golpe en la mesa.

septiembre 17, 2013

Ronaldo, escondiendo el montante de su reciente renovación

El Madrid ha comenzado su participación en la Copa de Europa de este año con un resultado asombroso. Nunca había ganado 1-6 en esta competición, y para colmo lo ha conseguido en un estado del que volvió con sendas derrotas por 3-2, en tiempos de Del Bosque y de Mourinho respectivamente. Al menos en ésto, Carletto se ha puesto en cabeza.

La primera sensación que nos dio el partido es que a Casillas le ha abandonado su ángel. En el primer minuto chocó el de Móstoles con Sergio Ramos, y chocar con el camero debe ser como hacerlo con el pedestal que sujeta la estatua del ángel caído que hay en el Retiro – ¿será éste el ángel de Iker? – . Pocos minutos después tuvo que ser sustituído por Diego López. Al pobre Iker apenas le dio tiempo a hacer una parada de mérito, pero pronto López demostró que sigue en una forma espléndida. Durante la primera media hora apenas pasó nada: el Galata apretaba y el Madrid esperaba, agazapado. En el minuto 30 un balón cayó del cielo e Isco, con una maniobra maravillosa, se colocó para un tiro cómodo, que ajustó al palo derecho. 0-1. El ángel de Iker lleva al malagueño de la mano. Al filo del descanso pudo marcar el Madrid, y justo antes Pepe chocó con Drogba (¿a qué equivaldrá chocar con Pepe?) y el marfileño quedó fuera de combate. Golpe duro para los turcos, de cara a la segunda parte.

El segundo tiempo comenzó con dos claras ocasiones falladas por el Madrid y un tibio acercamiento de los turcos, lo que me hizo temerme un empate final. pero qué va. Surgieron espacios en la defensa otomana y ahí nuestros delanteros se dan un festín. Benzemá (que se peló y estuvo mejor que otros días) hizo el segundo tras gran pase de Di María, muy activo toda la noche. Isco dejó a Ronaldo el tercero a placer y se fue para que saliese un rato Bale, que acto seguido colgó una falta y Ronaldo marcó otra vez, justo antes de asistir a Benzemá que hizo el quinto. Y el mejor fue el sexto, un prodigio de regate y potencia de CR7. Fue así, visto y no visto. En poco más de media hora el Madrid marcó cinco goles y dejó un resultado para la historia. En toda Europa se ha escuchado el golpe en la mesa.


Villarreal 2 – Real Madrid 2 (Bale y Ronaldo) Defensa indecente

septiembre 14, 2013

El Madrid empató un partido en el que su jugador más destacado fue su portero, Diego López. El lucense se lució con 8 paradas, algunas de ellas de mucho mérito. Pero muchas de las paradas de produjeron porque la línea defensiva del Madrid fue algo así como espantosa. Sobre todo Pepe, que transmite nerviosismo a sus compañeros con jugadas propias del Circo Ringling. El portugués sufre en el pelo el efecto contrario a Sansón: cuanto más largo lo lleva más inútil es. Esperemos que Varane vuelva pronto y bien, porque dos o tres días como hoy y nos genera una sangría de puntos decisiva. Ramos tampoco estuvo acertado – le pasa siempre que hay partido de selección, su cerebro se colapsa y entra en barrena – y en los laterales tuvieron que jugar Nacho y Carvajal. Nacho es central, y ahí puede cumplir, per su rendimiento siempre será peor que el de Marcelo y Coentrao. En cuanto a Carvajal, estuvo brillante en ataque pero un poco coladero en defensa. Y un defensa tiene que defender, el resto ya se verá.

Debutaron con el Madrid Illarra y Bale. El guipuzcoano transmitió buenas sensaciones. Es Alonso con 10 años menos, una bendición. De hecho, el centro del campo perdió cuando salió Sami “Codillo” Khedira en su lugar. En cuanto al galés, demostró ser un prodigio físico. Su potencial es tremendo, pero habrá que ver cómo madrida con lo demás que tenemos. Ambos fueron sustituídos a la hora de juego.

Se adelantó el Villarreal, que fue mejor durante la primera media hora. A partir de ahí el Madrid tomó el control y tuvo varias ocasiones de gol. Ramos y Ronaldo lo nombraron, pero fue Bale, tras buena jugada de Carvajal, quien consiguió el empate. El segundo tiempo fue muy igualado, pero cuando Ronaldo marcó el segundo – no sé si fue él o Asenjo, la verdad – el partido parecía cerrado. No fue así. Otro error en la defensa blanca propició el empate amarillo. Despés hubo un penal a Di María de libro. El árbitro, inmejorablemente colocado, no lo sancionó. Otro día será al revés. Creo que el Madrid no mereció ganar, aunque pudo hacerlo. En cualquier caso, Carletto tiene trabajo, sobre todo en la parte de atrás. Solucionado éso, abordaremos el problema del delantero. Que no es pequeño.