Sevilla FC 2 – Real Madrid 3. La conquista del Pizjuán

mayo 3, 2015

Así marcó CR7 el tercero de la noche

Hacía 15 meses que ningún equipo visitante ganaba en el Ramón Sánchez Pizjuán. Ese dato da un gran valor a la victoria que el Real Madrid consiguió ayer en el barrio de Nervión. La victoria sirve para afrontar con entusiasmo la eliminatoria ante la Juve y seguir explicando al Barcelona que si quiere ganar la liga no podrá perder ninguno de los puntos que restan. Desde la derrota en el Nou Camp el Madrid se conjuró para ganar 30 puntos seguidos. De momento van 21. No sabemos si valdrá para ganar el título, pero es lo máximo que a estas alturas podemos hacer. A mi equipo no le pido que gane todos los títulos, pero sí que los compita.

Fue un partido precioso, en el que José Antonio Reyes nos demostró otra vez que pudo haber sido un grande de verdad si hubiese elegido tomarse el fútbol en serio. Nos hacía mucho daño jugando en la media punta. Pero el Madrid estaba bien plantado y llegaba con peligro. Ante un balanza tan equilibrada, un nímio detalle podía desequilibrarla. Y así ocurrió a la media hora de juego: Ramos y Krychowiak chocaron sus cabezas y como casi siempre que alguien choca con el camero, el otro acabó peor. No hace mucho Larribey se abrió la cabeza y anoche el polaco se rompió su tabique nasal. Momentáneamente el Sevilla quedaba con 10, y su entrenador, Emery, decidió aceptar el riesgo que suponía jugar 10′ en inferioridad numérica ante el Real Madrid. En ese intervalo de tiempo Cristiano Ronaldo marcó dos goles. Fue un parpadeo lo que tardó nuestro astro portugués en perforar dos veces la portería rival. Un cabezazo tras centro magistral de Isco y una punterita en un balón que dejó Chicharito con la coronilla. con 0-2 volvió el Sevilla a estar con 11, pero el partido daba la sensación de que ya tenía un color, y esta vez no era el especial de Sevilla sino el negro que lucían esta noche los madridistas.

Me acordé entonces de que el FC Barcelona hizo una primera parte sublime en este campo y consiguió la misma ventaja, pero un error individual, aquella vez fue de Bravo, metió a los hispalenses de nuevo en la lucha. “No puede pasarnos esto”, pensé, ya es el descuento del descanso. Entonces Marcelo se puso a hacer el tonto con el balón y lo perdió. Ramos, fuera de sitio toda la noche, cometió un penalty tan claro como prescindible. Y para redondear la actuación circense, Casillas saltó hacia un lado un buen rato antes de que Bacca golpease el balón, lógicamente hacia el lado contrario al que había caído el saco de patatas que tenemos por capitán. 1-2 al descanso y el Madrid había hecho con el Sevilla lo que Jesucristo con Lázaro: resucitarlo.

Del vestuario salió el Sevilla con el entusiasmo que da haber vuelto al partido. Gozaron de tres saques de esquina en los cinco primeros minutos de la reanudación. Entonces Ancelotti retiró a Chicharito, trabajador como siempre, y sacó a Gareth Bale. El galés jugó posiblemente su mejor media hora del año. No tardó en generar peligro por la izquierda – la de veces que he escrito aquí que ha de jugar por ese lado – aunque fue desde la derecha desde donde asistió a Ronaldo para que el portugués completara su hat-trick. El portugués completó un partido superlativo, digno del actual Balón de Oro y Bota de Oro. Debe jugar como delantero centro lo que queda de temporada, pues es donde ahora mismo es decisivo. Dos goles de diferencia deberían ser suficiente, pero con Marcelo en modo colador no podía ser así. Marcó el Sevilla dejando de nuevo en evidencia a Casillas y el último cuarto de hora lo dedicamos a achicar cubos de agua. Vale, sí, Casillas hizo alguna parada de mérito en ese rato. Sólo faltaría.

 

Anuncios

Levante 0 – Real Madrid 5. Ganar y jugar bien

octubre 19, 2014

Isco redondeó su partidazo con el quinto gol

El Madrid está como un tiro. Habrá quien diga que el rival apenas puso oposición, pero no olvidemos las penurias que hemos pasado en este campo en temporadas recientes. Esta vez el Madrid dominió el partido de principio a fin, anotó una manita y tuvo otras cuantas ocasiones claras. A cambio, sólo concedió una, que sacó Modric bajo palos. El segundo disparo peligroso hacia la portería de Casillas fue de Marcelo, quizá el único solista que desafinó en la orquesta blanca.

La razón del dominio de los partidos radica en mi opinión en la presencia del cuarto centrocampista. Nuestro centro del campo ya es desequilibrado de por sí, pues los cuatro titulares de ayer tienen su puesto ideal jugando como enganche (como Laudrup, Guti u Özil, por recordar algunos referentes en la posición). Isco, James, Modric y Kroos jugarían perfectamente detrás de uno o dos delanteros, con libertad de movimientos y posibilidad de chutar a puerta. Los cuatro han de jugar juntos porque en este equipo la planificación de la plantilla la hace un mono borracho, pero también es cierto que tienen tanta calidad que se bastan y se sobran para despachar al 80% de los equipos de la liga.

Y si además está Ronaldo en la delantera, la cosa es aún más sencilla, pues la presencia del portugués equivale a empezar ganando los partidos. Ayer metió dos goles, uno de penalty y el otro tras dos regates brillantes. Pero la jugada que mejor define al portugués sucedió en el 80′. Ganábamos 0-4 y se pegó un sprint terrible para llegar a un balón que se perdía por la banda. Lo recuperó y asistió a Modric, que falló un gol cantado. Ronaldo es insaciable: siempre quiere meter más goles, ganar por más. Nunca se deja nada en el depósito. Habrá quien diga que debería dosificarse, pero en mi opinión su actitud honra al deporte- Larry Bird decía que hay que esforzarse a tope noche tras noche, porque seguro que en la grada hay alguien que viene por primera vez y lleva tiempo ahorrando para poder hacerlo.

Ronaldo y James jugaron un gran partido, generoso en el esfuerzo y con detalles de calidad supina. Pero me quedo con Isco. El malagueño hizo tres acciones seguidas mediada la segunda parte propias de un superclase: una vaselina, un taconazo y un autopase que acabó en el gol de Ronaldo. Qué difícil es explicar que este jugador no sea titular en el Madrid. Jugaron un buen partido también Nacho y Chicharito, lo que tiene mérito porque no suelen gozar de minutos. todo el equipo cuajó un buen partido, que nos dará moral para los dos partidos que vienen en los próximos siete días: Liverpool y FC Barcelona nos darán una medida más real del nivel que tiene ahora el equipo. Lo malo es que esos partidos seguramente los jugaremos con tres delanteros por imperativo legal. Igual ganamos, pero jugaremos peor. Al tiempo.


Real Sociedad 4 – Real Madrid 2. Hostia en Donostia.

agosto 31, 2014

Casillas . Con lo que nos ha dado.

Seguramente uno de los partidos más increíbles que he visto en mi vida ha sido el de esta noche. Los primeros 20 minutos el Madrid pasó por encima de la Real Sociedad con una autoridad imperial. Marcó Ramos tras corner botado por Kroos – segunda asistencia del germano -. Poco después Ramos estrelló una falta en el larguero. A los dos minutos Bale fabrica el 0-2 tras quitarse al defensa de encima con un caño espectacular. Y poco después Kroos, que mandaba en el centro del campo como un príncipe, estuvo a un palmo de marcar. Anoeta era una orquesta de viento contra sus jugadores, que eran superados como juveniles por un Madrid vestido de rosa chicle.

En este momento, nadie en su sano juicio hubiese esperado nada distinto a una goleada a favor del Madrid. Yo me crecí pensando que con un gol más seríamos líderes, y que el equipo mostraba una cara tan buena haber descansado durante toda la semana.

Pero en un corner marcó la Real. Nadie defendía el segundo palo – como contra el Atleti – y Casillas vio botar en su área el balón antes de entrar – como contra el Atleti – . EL efecto del gol fue devastador: los donostiarran pensaron que el Madrid era como la estrella de la muerte: tenía un punto débil: los balones laterales. Los cuatro goles llegaron así. Los centrales no están en forma (Ramos piensa más en atacar que en defender y Pepe en regañar que en jugar al fútbol). Carvajal es un coladero por su banda y Marcelo otro parecido. Pues todos parecen dioses comparados con el portero. Casillas no para ni un taxi. Es inaudito que Keylor Navas caliente banquillo dado el deplorable estado de forma del capitán blanco. En el mejor de los casos un tema de confianza, pero si esperamos a que la coja se nos va el Barça a 10 puntos. Lo peor es que creo que no es así: es decadencia imparable. Su tiempo pasó.

El año es muy largo, sí, pero esta noche se han mostrado todas las carencias de una plantilla desequilibrada. El 9 es falso pero de verdad: no tira a puerta ni aunque le maten. La venta de Alonso y la bisoñez de Illarra nos obliga a jugar con centrocampistas eminentemente ofensivos, de ésos que no vuelven corriendo junto a los centrales para tapar un contraataque. James e Isco es como dos veces lo mismo – hoy demostró el malagueño que está bastante mejor que el colombiano a estas alturas -. Y otra cosa: el banquillo de hoy eran Navas, Arbeloa, Varane, Illarra, Khedira y el canterano De Tomás. No había ni un cambio ofensivo con el que dar la vuelta al marcador. Winter Is Coming


Real Madrid 2 – Córdoba 0. Los viejos errores

agosto 26, 2014

El primer partido de liga fue parecido al del año pasado: ganamos a un equipo andaluz en un partido gris. El Madrid aún no sabe a qué va a jugar este año, y pese al esperanzador partido ante el Sevilla hace tres semanas, ahora el equipo navega en un mar de dudas.

La presencia innegociable de los tres delanteros en el XI titular nos obliga a jugar con sólo tres centrocampistas, lo que obliga a prescindir del “enganche”. Sí, ya sé que James o Isco salen a veces de titulares, pero ninguno lo hace en la posición que les hace distintos: en la media punta por detrás de los delanteros. Además, la inferioridad en el centro del campo hace que nos llevemos más de un susto incluso contra equipos recién ascendidos. El último cuarto de hora, cuando entró Khedira por Benzemá, el equipo dejó de sufrir. El público pitó el cambio quizá por verlo defensivo, pero me convenció más el Madrid con un 4-2-3-1 que con el 4-3-3 de inicio. También sorprende que fuese Khedira, que ha estado a punto de irse, el elegido para equilibrar el equipo, estando Alonso e Illarramendi en el banquillo, que llevan toda la pretemporada con el equipo.

Las cosas positivas de la noche – pocas – empiezan por que al fin marcamos de corner. Con la cantidad de veces que sacamos de esquina, deberíamos tener más rédito de dichas jugadas. Y marcó Benzemá, lo cual es noticia pues hacía quince fechas que no lo hacía, después de que Toni Kroos le colocase el balón en la cabeza. Apenas hubo más ocasiones en el primer tiempo: la mejor un remate de Ronaldo, también después de un corner. El otro delantero, Bale, se mostró tan torpe como suele hacerlo ante defensas cerradas. En este tipo de prtidos, el galés debería jugar por la izquierda, y buscar regate y centro más que tiro a puerta.

En el segundo tiempo el mejor tiro fue de James, pero pronto dejó el colombiano su sitio a Isco. Bale remató de cabeza y Ronaldo marcó un gol, que fue anulado. Antes también se le anuló un gol al Córdoba, que sin duda hubiese desatado una tormenta en La Castellana de haber subido al marcador. El caso es que anduvimos con dudas hasta casi el 90′, que fue cuando Cristiano recogió un robo de Isco y marcó con un característico latigazo desde fuera del área. Hasta ese momento no respiramos tranquilos. Tiene trabajo por delante Carletto, desde luego.


Real Madrid 2 – Sevilla FC 0. Campeones cuando todos descansan

agosto 18, 2014

Hay temporadas que empiezan como acaban las anteriores.

Parece como si la propia UEFA quisiese quitar prestigio a una de sus competiciones. La Supercopa de Europa fue tradicionalmente el último viernes de agosto, coincidiendo con el sorteo de la Champions. Este año se adelantó el partido al 12 de agosto – lo que creo que perjudicaba al Madrid, pues por tener más mundialistas juntó más tarde a su plantilla – y para colmo la cambió de sede, llevándola a Cardiff, donde la gente sólo se emociona ante un buen ensayo. El caso es que yo tenía un mal augurio antes de este partido… y está claro que me equivoqué.

Tampoco me gustó el XI que dispuso Carletto, pues había dos debutantes – Kroos y James – que jugarían en el centro del campo, junto a Modric. Todos los malos augurios se desvanecieron al poco de empezar, porque el Madrid ofreció una versión dificilmente mejorable. Controló el partido de principio a fin, destacando la labor de Kroos en el centro del campo. Alemán, rubio, con el 8 y en el medio centro, era imposible no acordarse de Bernardo Schuster al verlo. Ya veremos cómo sale el fichaje, pero a priori su contratación por 25 millones de euros – un poco más de lo que hemos sacado por Morata – suena a atraco para los pobres hombres de Baviera que dirige el señor del país pequeñito.

James no estuvo mal, pero tampoco deslumbró. Como le ocurre a Isco, luce más como enganche por detrás del delantero, y no como interior izquierdo. Tiene calidad de sobra y 22 años, así que tengamos paciencia con él y no miremos la etiqueta con el precio cada vez que recibe el balón, porque nos lo acabaremos cargando entre todos.

Los dos goles fueron obra de Ronaldo, que comienza el año tan voraz como siempre. Bale y Benzemá le acompañaron bien, y el galés pudo anotar pero no lo consiguió. Y Casillas, cuando fue minimamente exigido, respondió perfectamente, como si el traspaso de López le hubiese devuelto la tranquilidad perdida. Si tuvo un lunar el equipo fue en el lateral derecho, donde Carvajal anda haciendo todo lo posible porque Arbeloa recupere su posición. Demasiado acelerado anda Dani en lo que va de temporada, esperemos que se tranquilice. Pero vamos, por decir algo negativo. Insisto en que el partido del Madrid fue formidable. Y mira que yo no doy mucha importancia a los títulos a partido único, pero es cierto que hay mucha gente mirando. Desde luego más de los que ven el Carranza. O el Gamper.

Con el partido resuelto, vimos un rato a Isco y a Marcelo, quizá para que jugasen los mismos que en Lisboa. Pero el tercer cambio fue Illaramendi, y eché de menos que jugase un ratito el Fideo Di María. Su temporada del curso pasado merecía unos minutos de Supercopa. A veces pienso que Angelito tiene razón cuando se siente maltratado por los dirigentes del Madrid.