Real Madrid 2 – San Lorenzo de Almagro 0. El título que se luce en el pecho

diciembre 22, 2014

Ya luce en el pecho el escudo de Campeones del Mundo

El Madrid ganó un torneo en el que era claro favorito, pero que es muy difícil de conquistar. Cuando el equipo europeo gana la Copa de Europa, se le empieza suponer triunfador de este mundialito de clubes, pues la diferencia con los campeones del resto de continentes es abismal. No hay mejor muestra de la poca eufora que ha generado este triunfo que la ausencia de la tradicional visita a la fuente de La Cibeles que sucede a cada título conquistado. En cambio, fuera de Europa se sigue el partido con interés y emoción, por lo que la parte de proyección mundial que tanto gusta a Florentino Pérez sí que se mantiene. Además, es el el título que más se enseña, pues su consecución permite lucir en el pecho una escarapela dorada que lo acredita.

Con el favoritismo del Madrid como premisa, el partido había que jugarlo. Enfrente, los cuervos de San Lorenzo plantearon un partido equivalente a comerte un berberecho con arena: incómodo, desagradable y lleno de interrupciones. El árbitro,guatemalteco, vaya usted a saber qué partidos ha arbitrado antes. Se vio soprepasado desde el principio, lejos de cortar la dureza y las protestas de los porteños. El Madrid estuvo a punto de caer en la trampa, pues Carvajal y Ramos contestaron a las entradas con la misma moneda. Llevábamos media hora cuando un ataque blanco acabó el corner. El maestro Kroos lo botó con la perfección de acostumbra y, otra vez, la camiseta blanca con el cuatro en la espalda se elevó por encima de las demás para rematar a gol. Ramos ha marcado siempre en semifinales y en la final de Copa de Europa y de Mundialito, registro histórico para un defensa.

El primer gol no cambió el planteamiento de los equipos. El Madrid siguió buscando el gol y San Lorenzo siguió rascando más de la cuenta. Marcelo se lesionó en el 43′, y si lo hizo en una jugada fortuita no fue porque los argentinos no quisieran ser protagonistas de la lesión. Antes del descanso Coentrao salió por el brasileño.

Al los cinco minutos de la reanudación llegó la sentencia del partido. Isco se inventó un pase magistral para Bale y el galés remató a puerta. Lo hizo reguleras, pero el portero argentino andaba con el tembleque y el balón se le coló por debajo del brazo derecho. El 2-0 era una suma inexpugnable para los cuervos, que ahora sí dejaron de dar patadas y se pusieron a jugar un poco al fútbol. Tanto que al final Casillas hizo un par de palomitas de ésas que tantas bragas mojan entre el periodismo patrio; pero quien estuvo más fácil de marcar más goles fue el Madrid. A Benzemá le rompieron la camiseta al intentar rematar (literal. El guatemalteco se hizo el lonchas) y Bale mandó un centro chut al larguero. Ronaldo intentó el gol de mil formas, pero esta vez no llegó. Cómo de bueno será el portugués que si no marca en dos partidos seguidos se convierte en noticia.

Así que el partido acabó con 2-0. Los madridistas se abrazaron con mesura mientras un utillero repartía camisetas con una escarapela sobre el logo de adidas que nos acredita como Campeones del Mundo. Ese escudo será una motivación adicional para nuestros rivales durante todo 2015.


Real Madrid 4 – Cruz Azul 0. El exotismo de la FIFA

diciembre 17, 2014

Isco, el culo más bajo de Chamartín

Comenzamos la aventura del Mundialito de clubes ante el mexicano Cruz Azul. Este torneo tiene bastante guasa, sólo el diminutivo en el título da que pensar (Mundialito de Clubes) Sustituye a la clásica Copa Intercontinental, y como aquella no goza de gran prestigio. No olvidemos que Bayern Munich renunció a jugarlo en 1975. Ahora se reunen los campeones de los seis continentes y juegan con un formato la mar de extraño: el europeo y el sudamericano pasan directamente a semifinales.

La primera semifinal mostró una diferencia de nivel que era de esperar. No puede competir el campeón de América del Norte con ningún equipo europeo. Seguramente el Cruz Azul lucharía en la primera división de España, Inglaterra o Alemania por no descender. El Madrid salió al partido con la certeza de no tener nada que ganar y mucho que perder, pues todo lo que no fuese una holgada victoria provocaría carcajadas en los seis continentes. Así que desde el principio el Madrid buscó cerrar el partido: la primera ocasión clara la tuvo Ronaldo en el minuto 3. Chutó desde cerca cayéndose y el portero hizo una gran parada. Los comentaristas decían que era un gran portero, pero el arquero se encargó de desmentirles poco después, cuando salió de forma sonrojante a una falta botada por Toni Kroos. Ramos marcó con facilidad. El gol del camero tuvo un punto de justicia histórica, pues tres goles suyos (dos en Munich y uno en Lisboa) nos trajeron hasta aquí). Después de eso, Sergio nos recordó que da más alegrías en el área rival que en la propia, pues cometió un penalty infantil sobre el Tanque Pavone. Lo que parecía una vuelta a empezar si empataban los aztecas se convirtió en una nueva parada de Iker Casillas. El capitán ha detenido dos penalties en los dos últimos partidos, con lo que su maltrecha moral cotiza ahora bastante alto. Bueno para el Madrid.

Illarramendi, titular hasta que vuelva James, cometió un grave error que provocó un mano a mano, pero Casillas volvió a desbaratarlo. El guipuzcuano lo está haciendo bien, pero en la posición que juega los errores de bulto se pagan muy caros casi siempre. Por suerte, esta vez no fue así y no nos acordaremos de esta pérdida, que tanto recordó a la de Dortmund y le dejó sin jugar la final. Karim Benzemá decidió terminar con la emoción de un plumazo al anotar el segundo gol.

El segundo tiempo sólo sirvió para ver cuántos goles más podía marcar el Madrid. Anotó Gareth Bale el tercero tras jugada brillante de la BBC (buen pase de Cristiano) y la cuenta la cerró Isco, con un gol de fútbol sala. En un ladrillo se quitó a dos defensas para marcar luego de tiro ajustado. Salieron Varane por Ramos, Khedira por Kroos y Jesé por Isco. Ronaldo buscó su gol incluso de rabona, pero esta vez no llegó. Igual se lo guardó para la final del sábado, quién sabe.


Almería 1 – Real Madrid 4. El cachito de liga de Iker Casillas

diciembre 14, 2014

Isco abrió el melón

Las ligas se ganan en noches como ésta: partido perdido en un viernes de diciembre ante un rival muy motivado – estrenaba entrenador el Almería – y un Madrid con la cabeza en el Mundialito de Marruecos, además de las bajas de Modric y de James. La distancia entre los dos equipos es sideral a priori, pero hay que demostrarlo en el campo.

El partido fue de ida y vuelta. El Madrid no lo cerró a tiempo y, pese a que se adelantó en el marcador, pronto empató el Almería. Fue Isco quien abrió el melón, y lo hizo con un gol delicioso. Un gol generado de la nada, pues recibió un melón dentro del área grande difícil de controlar y con la defensa rival bien colocada. Amagó dos veces para despistar a su marca y después su bota derecha dibujó un plátano delicioso que buscó el palo izquierdo de la portería de Rubén. Un gol de 10 de toda la vida.

Una vez abierta la lata, lo más difícil parecía hecho; pero empató el Almería. Fue con un gran disparo desde fuera del área. Pero no tardó mucho el Madrid en adelantarse de nuevo, tras centro de Toni Kroos (vaya fichaje el del germano), Bale remató de cabeza al primer palo, justo como mandan los dioses del testarazo que ha de hacerse. Con 1-2 nos fuimos al descanso.

La sensación al volver era que el partido no estaba cerrado. El partido era largo, y había ocasiones en ambas áreas. En una de éstas, el árbitro pitó penalty contra el Madrid tras una entrada de Marcelo. Faltaba media hora de partido, y si el Almería volvía a empatar el partido se ponía en chino. Pero Iker Casillas detuvo el penalty. Más allá del importante respaldo moral que esta parada efectuará en el ánimo del capitán, el no gol fue decisivo para que el Madrid ganase los tres puntos en Almería. Si el Madrid gana esta liga, el cachito de hoy habrá que colocarlo en el haber de Casillas.

El fallo desinfló al Almería y desde entonces fue el Madrid quien más ocasiones de gol tuvo. En dos llegadas marcó sendos goles Cristiano Ronaldo, de quien algunos periodistas califican este partido como gris pese al doblete. Es tal el nivel goleador de nuestro delantero que dos goles parecen poco a los plumillas.


Real Madrid 4 – Lodogorest 0. La Copa de Europa

diciembre 14, 2014

En noches como esta añoro la antígua Copa de Europa, la que consistía en eliminatorias desde el principio.


Real Madrid 3 – Real Celta 0. Vamos perdiendo brillo

diciembre 14, 2014

El Madrid echó de menos a Modric más que otras veces en esta fría noche de diciembre contra el Celta. El de Vigo es un buen equipo, y se plantó en el Bernabéu sin complejo alguno, con la defensa muy adelantada. El Madrid se sentía incómodo, hasta que en el minuto 30 Ronaldo cayó en el área y el árbitro cobró un penalty de ésos que indignan a los antimadridistas. Yo creo que Ronaldo se tira cuando nota el contacto, pero contacto haylo que dicen los gallegos y por éso el penalty está bien pitado. Y si ladran, que ladren.

Al poco del segundo tiempo se nos lesionó James en un gemelo, sumándose así otra baja al centro del campo. no hay equipo que no note ausencia de titulares, claro. Pero, pese a que no fue un partido tan brillante como otras veces, el Celta no tiró a puerta en toda la noche. Sí que lo hizo el Madrid, sobre todo por medio del insaciable Cristiano Ronaldo que marcó dos goles más. Sus números en 2014 son de otro planeta.


Basilea 0 – Real Madrid 2.

diciembre 14, 2014

Málaga 1 – Real Madrid 2. Empieza a faltar gasolina.

diciembre 14, 2014