Real Madrid 1 – Atlético de Madrid 1. La suerte es del que la busca.

mayo 28, 2016

Once Copas nos contemplan

1 NAVAS

15 CARVAJAL      3 PEPE      4 RAMOS     12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             8 KROOS

11 BALE     9 BENZEMA     7 RONALDO

23 DANILO X 15

22 ISCO X 8

18 VAZQUEZ X 9

 

La Copa de Europa es el campeonato de clubes más prestigioso que se juega en el mundo año tras año. Muchos equipos prestigiosos, como el Arsenal, Roma, Manchester City o PSG nunca han ganado ninguna, así que levantar la orejona no debería llevar pero alguno. El Madrid lo ha hecho esta noche por undécima vez, convirtiéndose además en el equipo que más veces lo ha hecho desde 1993, que es cuando se cambió al formato de Champions League  lo cual es un éxito morrocotudo. Pero desde aquí voy a analizar el partido en sí, y, claro, ha habido luces y sombras.

Este año aún no habíamos ganado al Atleti (empate a uno en el Calderón y derrota en el Bernabéu), así que nos enfrentábamos a un rival durísimo. El plan desde el principio fue aprovechar al máximo el balón parado, que Kroos lo pone de maravilla y que nuestros rematadores dominan como los ángeles. No en vano, en el minuto 3 casi emboca Casemiro un remate a gol, pero su remate salió tan centrado que rebotó en Oblak. En el siguiente acercamiento llegó el 1-0. Saca Kroos, peina Bale y Ramos – que estaba en fuera de juego – intenta rematar el balón. En varias tomas aún no me ha quedado claro si el camero golpea el balón, antes de que de en el culo de Oblak y se aloje en las mallas. Un gol quizá en la antítesis del que marcó Zidane en Glasgow, pero los dos valen igual.

Con 1-0 el Atleti se encontró con su peor escenario posible: tenía que ir a marcar gol. El equipo de Simeone está diseñado para defenderse y aprovechar alguna contra para marcar y decidir el partido. Te puede gustar o no, pero lo hacen a la perfección. El caso es que hoy tuvieron que atacar y fue el Madrid quien se echó atrás, confiando en matar el partido en alguna contra. Bale tenía pinta de marcar algún gol a lo largo de la noche.

Tras el descanso, el Atleti se encontró con un penalty cometido por Pepe sobre Torres. Casi no habían salido de la caseta y lo rojiblancos podían empatar. Me acordé de que en el partido de liga Navas paró un penalty a Griezzman, y murmuré “bueno, a ver esta vez”. Entonces el balón se estrelló en el larguero y pensé que el Madrid acabaría la noche victorioso. Sólo había que esperar la ocasión que llegaría seguro y transformarla. El Atleti, mientras, no le hacía ni cosquillas a Navas, y el penalty fallado fue una flecha en su moral.

Pudo hacerlo Benzema, pero Oblak desbarató su clara ocasión. Poco después en una jugada embarullada rematamos varias veces, pero tampoco marcamos. Ronaldo, gris toda la noche, daba síntomas de estar tieso, y debió haber sido el segundo cambio tras la lesión de Dani Carvajal que hizo que entrase Danilo. Pero quien se retiró fue Kroos, que estaba cumpliendo en la medular, para que saliese Isco. Cambio incomprensible – sí, ya se que en la previa solicité que jugase el malagueño, pero con 1-0 la cosa cambia – como también lo fue cuando Benzema dejó su sitio a Lucas Vázquez. En el minuto 72 Zidane había agotado los cambios, quizá antes que nunca en toda la temporada, y creo que sin acierto…

Poco después empató el Atleti, tras buen pase de Juanfran que remató Carrasco, quizá el mejor atlético. Un partido que debía estar resuelto se convirtió en un cara o cruz. Los gemelos de Bale también dijeron basta; así que afrontamos la prorroga con Bale y Ronaldo sin poder casi moverse, además de Modric, que estaba reventado. Isco pedía el balón pero perdía uno sí y otro no. Pensé que sólo Vázquez podría marcar gol, pues era el único delantero fresco. Y casi lo consigue, porque en la prórroga el Madrid buscó la victoria, no como el Atleti, que seguía agazapado. Simeone tras 105′ tenía dos cambios por hacer, pero se resistía a gastarlos. El partido acabó en el área del Atleti, pero con 1-1 en el marcador. Llegaron los penalties, y me vino a la cabeza que el Atleti había ganado su última tanda ante el PSV, mientras que nosotros habíamos perdido la que nos jugamos en 2012 contra el Bayern de Munich, la última disputada. Así que nos tocaba ganar y a ellos perder. El karma apareció cuando Juanfran estrelló su penalty en el palo y Cristiano Ronaldo, el mejor goleador de la competición (16 goles) marcó el último gol de esta edición. Campeones de Europa. Otra vez.

Una reflexión desde la victoria: han ganado las últimas cinco Copas de Europa Heynckes, Del Bosque (2 veces), Ancelotti y Zidane. Entrenadores de corte “colega”. Los “sargentos” como Capello, Mourinho o Benitez han tenido peores réditos en nuestro equipo. A cada uno gustará una forma de trabajar, yo solo digo lo que la estadística dice que nos conviene


Previa Final de Copa de Europa

mayo 28, 2016

Preferiría cualquier otro rival. Más allá de la casualidad de que sea otra vez el Alteti, al que derrotamos en 2014 de forma muy dolorosa para ellos por volver a quedarse sin la copa en el descuento -igual que en 1974 – creo que es un rival incomodísimo para enfrentarte a él. Su sistema defensivo raya la perfección, coronado por un gran portero, Oblak, que ha encajado apenas 18 goles en los 38 partidos de liga. Imagino que nos esperarán atrás y que el Atleti no tendrá más de una o dos ocasiones de gol, producto de una contra aprovechada por Griezzman o por Torres a pase de Koke o bien a balón parado, donde Godín es un coloso. Su centro del campo, con tres productos de la cantera, son soldados valientes a las órdenes de Simeone.

Pero por bueno que sea el rival, si nosotros estamos bien la Copa se viene a la Castellana. Veo una clave en Modric, el principal armador de juego en el Madrid. De hecho, creo que nos iría mejor con Isco donde Kroos para este partido, aunque perdiésemos el balón parado que nos concede el alemán. Modric ha de surtir de balones a los tres delanteros. El estado de forma de los tres de arriba es suficientemente bueno como para no esperar que alguno de ellos marque. Pienso en Bale, que ha jugado una gran temporada cuya guinda sería una buena actuación en la final. Pienso en Benzema, que querrá demostrar al mundo el error morrocotudo que comete Francia prescindiendo de él de cara a la Eurocopa. Y pienso en Cristiano Ronaldo, que si marca igualaría su record de goles en una edición de Champions. Cualquiera puede hacerlo, no en vano en el Nou Camp lo hicieron los tres hace no mucho tiempo – a Bale se lo anularon – . La segunda clave serán las alegrías de los laterales. Marcelo y Carvajal deben percutir por banda una y otra vez, obligando a descolocar la defensa rojiblanca. Casemiro les hará las coberturas. Pepe y Ramos también están en buena forma, por no hablar de Navas, que en toda la competición (11 partidos) ha encajado dos goles, uno de ellos de penalty. El Madrid está mejor que en Lisboa, donde la baja de Alonso y el mal planteamiento de AncelottiKhedira y Coentrao de inicio – obligaron a rectificar en el 60′ y casi se nos escapa aquella copa. Hoy Zidane tiene claro cómo comenzar, aunque su bisoñez como técnico me asusta si hay que tomar decisiones rápidas a lo largo del partido.

Si marcamos antes habremos caminado mucho.

Si marca antes el Atleti, se va a poner muy cuesta arriba.

Tenemos mejores jugadores, pero ellos tienen mejor equipo.

Una final es un partido distinto a todos.

Jo, qué nervios…


Deportivo 0 – Real Madrid 2. 12 victorias seguidas para el segundo premio.

mayo 16, 2016

1 NAVAS

2 CARVAJAL     3 PEPE     4 RAMOS      12 MARCELO

14 CASEMIRO

8 KROOS         19 MODRIC

11 BALE     9 BENZEMA      7 RONALDO

10 JAMES X RONALDO

22 ISCO X KROOS

20 JESE  X BALE

 

Terminó el Madrid la liga con un partido sin mucha historia en Riazor. A los 7′ marcó Ronaldo el primer gol, y a los 28′, cuando llegó el segundo, el partido estaba sentenciado. Completaba el Madrid una asombrosa segunda vuelta en la que ha conseguido 50 de 57 puntos, acompañada de un impresionante rush final en el que ha conseguido los 36 últimos. Lamentablemente, no ha dado para celebrar la liga, porque desde Granada llegaban noticias del triunfo culé ante un rival que nada se jugaba. Tres goles de Suárez pusieron imposible el campeonato. Pero no lo perdimos ayer. Lo perdimos al principio, porque el otoño del equipo fue realmente otoñal, con Benitez al frente de un grupo que no creía en él. Es una pena habernos quedado tan cerca, pero la escasa distancia la ha provocado el FC Barcelona con sus tres derrotas seguidas. De no ser así, los culés hubiesen cantado el alirón hace varias semanas.

El curso pasado ocurrió al revés: el equipo realizó una primera vuelta extraordinaria y fue campeón de invierno, pero una racha de lesiones y tres pinchazos seguidos hicieron que no pudiésemos campeonar tampoco en 2015. Dos ligas que se han escapado por un suspiro y que permiten al Barcelona recortar la distancia histórica entre ambos equipos a 8 títulos, 32 por 24. En 1981, que es cuando empecé yo a seguir esto, el tema iba 19 a 10. Lo digo por quienes hablan de “cambio en el fútbol español” y mandangas de esas.

Los empates en Gijón o Villamarín, plazas donde se suponen los tres puntos, pueden ser una de las causas de no ganarla, pero Atleti y Barça pierden puntos inesperados. En mi opinión la clave son los enfrentamientos directos entre los tres grandes. De los 12 puntos que se juegan entre ellos, el Barça se ha llevado 9, el Atleti 4 y el Madrid 4. Al final, ganó el Barça. Hay que hacer autocrítica, pero no es menos cierto que el Madrid ha competido hasta el final, con cabezonería aragonesa, un título que pareció perdido en febrero. Y eso también tiene mérito.

Nos queda una bala. De cañón, sí, pero no deja de ser un cara o cruz. Y será ante el Atleti, el rival más incómodo de los últimos años – ha ganado las tres últimas veces que jugó en liga en el Bernabéu, la última en febrero. Pero no es menos cierto que nuestro equipo llega a Milán mejor que a Lisboa hace dos años. Ay, qué nervios…

 


Real Madrid 3 – Valencia

mayo 9, 2016

CASILLA

 DANILO    VARANE    RAMOS   MARCELO

CASEMIRO

KROOS       JAMES

VÁZQUEZ     BENZEMA   RONALDO

JESE X VAZQUEZ

KOVACIC X JAMES

ARBELOA X RONALDO

 

Se acaba la temporada y los equipos andan en la cáscara. Fijénse en los resultados: Villarreal, Sevilla y Atleti perdieron después de jugar entre semana. El Madrid intentaba que la llama de la liga siguiera brillando con un XI plagado de bajas: hasta 7 cambios con respecto al que le ganó al City. Enfrente, un Valencia que no se juega nada en la clasificación, pero al que puntuar en el Bernabéu le gusta como aun gorrino una charca de barro. Las últimas 4 temporadas habían sido cuatro empates.

Comenzamos dominando, con James intentando participar en el juego; quizá intentando cambiar su destino que a mí me parece inevitable. En junio el colombiano abandonará el Madrid, porque aquí no se perdona a nadie un año malo, y menos si juega de enganche. Snejder y Özil saben de lo que hablo. Pero el primer gol lo marcó Ronaldo, que parece recuperado de su lesión y cruzó un buen disparo lejos del alcance de Alves. El estupendo portero brasileño volvió a hacer varias paradas de mérito esta tarde, aunque una de ellas precedió al segundo gol, obra de Benzema. El galo venía de fuera de juego, pero el árbitro concedió el gol; que cayó en un momento psicológicamente decisivo: poco después llegó el descanso.

Parecía resuelta la historia pero el Valencia comenzó a atacar, quizá aprovechando el cansancio del Madrid, que había jugado el miércoles. Parejo mandó una falta al larguero y poco después llegó el primer gol valenciano, a pase de Varane que lleva una temporada que pa qué. Pero como no dejaba de haber ocasiones en el área che y  de nuevo Ronaldo marcó, volvimos a pensar que todo estaba hecho; así que sacamos a Arbeloa en plan homenaje. Fue una sobrada, porque de nuevo marcó el Valencia y acabamos pidiendo la hora. Y éso que el Valencia estaba en inferioridad porque Rodrigo llamó “cagón” al árbitro. Cagón o no, acababa de anular a Danilo un  gol legal. Pero hubo riesgo.  Si llega a marcar el Valencia el empate la liga ya tendría campeón. Casilla impidió algún gol, recordando la importancia de tener un buen suplente

Pero ganamos; otra vez. Como las once últimas en liga. 33 puntos consecutivos mientras que el líder ha hecho 21. Somos el coyote, y esta vez el correcaminos azulgrana nota como suena la música de Tiburón durante toda la semana.


Real Madrid 1 – Manchester City 0. Lo que queríamos

mayo 5, 2016

1NAVAS

15 CARVAJAL     3 PEPE   4 RAMOS    12 MARCELO

8KROOS

19 MODRIC         22 ISCO

11 BALE         20 JESÉ      7 RONALDO

18 VAZQUEZ X JESÉ

10 JAMES X ISCO

16 KOVACIC X MODRIC

Anoche en el Bernabéu pasó lo que los madridistas queríamos: nos clasificamos para la final de Milan. El Real Madrid es tan grande que incluso cuando consigue hitos imprevistos como este se le pide “algo más”. Los hay que dicen que el rival era flojo y que el partido fue feo. Pensad si algún otro equipo se ha clasificado para jugar la final de Champions tras cambiar de entrenador a mitad de temporada. Hubo otro, sí. En 2000. Pero no fue otro, fue otra vez el Madrid. Ese equipo que tanta bilis hace aflorar.

Sin Casemiro, mi mayor miedo anoche era encajar un gol; pues el primer gol del City valía 1,5 . Esta explicación es mejor que la errónea de que los goles en campo contrario valen doble, pues de ser así el City hubiese pasado al perder 2-1, por ejemplo.  El centro del campo del Madrid se me antojaba liviano: los escuderos de Kroos eran Isco y Modric, dos pesos pluma; y el alemán tampoco es un 5 al uso que digamos. Cuando juegas con tres delanteros, el centro del campo han de poblarlo maratonianos como Pogba o Di María; y el 5 debe ser un experto conocedor de su oficio; aquí sirven Alonso o Redondo como ejemplos. Zidane debía compartir conmigo el temor, así que decidió que el equipo apenas atacase; con más motivo una vez conseguido el primer gol en el 20′, tras un derechazo de Bale que los haters convirtieron en autogol. Así que el galés aún no ha marcado esta Champions ningún gol, igual que Pedja Mijatovic tampoco lo había hecho antes de la final de Amsterdam.

Era el City quien estaba eliminado y debía dar un paso al frente. El Madrid aprovecharía los huecos atrás para cerrar el partido con algún contraataque decisivo. Pero ni el City buscó el gol ni el Madrid consiguió el segundo. El equipo inglés, dirigido por el melancólico Pellegrini está plagado de figuras pero no tiene alma. Agüero o De Bruyne decepcionarion durante los 180′; pero quizá algo de mérito esté en que el Madrid consiguió desactivarlos. En cuartos por ejemplo, el PSG no lo consiguió.

Sufrimos más de la cuenta por lo ajustado del marcador en los últimos minutos, pero no hubo en toda la noche ni una parada de Navas. El Madrid, con velocidad de crucero, puso rumbo a San Siro, donde espera nuestro más íntimo enemigo. Como en Lisboa…


Real Sociedad 0 – Real Madrid 1. Los buenos deciden los partidos

mayo 2, 2016

Bale remata a gol

1 NAVAS

23 DANILO     2 VARANE     4 RAMOS   6  NACHO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             10 JAMES

11 BALE             29 MAYORAL         18 VÁZQUEZ

20 JESE X MAYORAL

22 ISCO X JAMES

16 KOVACIC X MODRIC

 

   Nunca fue fácil ganar en Anoeta para un equipo grande. La temporada pasada cayeron Madrid, Barça y Atleti en ese campo, y en ésta lo volvió a hacer el líder. Para colmo, el Madrid intentó asaltar la ciudad de la Playa de la Concha con un XI circunstancial, rematado con un delantero de Segunda B. No era fácil la tarea, si bien el equipo local también acudió afeitado a la cita, con las bajas de Vela, Jonatas y Aguirretxe.

   Sin Benzema ni Ronaldo, la opción de gol pasaba sí o sí por Bale. El galés remató la tarde con un cabezazo soberbio, dificilísimo, que nos dio tres puntos. Fue decisivo, igual que hace siete días en Vallecas, pero debe subir otro escalón:tras triunfar en plazas menores necesita redondear una fanena en Las Ventas para que nos creamos algunos que es sobre su espalda donde debemos construir el nuevo Real Madrid. Esto no es una crítica, ni mucho menos, al galés. No es nada fácil ser el jugador franquicia del equipo de La Castellana.

   El cabezazo victorioso de Moñete llegó en el 79′. Hasta entonces, el propio galés había fallado una ocasión clarísima, prácticamente un penalty en juego, quizá más cerca. Pensé que el Madrid marcaría en un corner, porque por alto dominábamos sin problema en uno y otro área. En el juego no era así, no movíamos el balón de manera limpia. Los laterales bajaban mucho el nivel de los titulares. James lo intentaba, pero no está fino y ahora mismo no es fiable. Vázquez se movía torpe lejos de la banda derecha. Zidane ¡¡por fin !! se decidió a mover el banco. Qué lento es Zisou en esta faceta. Salió Jesé por Mayoral – sigue éste más verde que el campo – y a continuación se fue James para que entrase Isco, que es otro que anda mohino pero que cuando sale hace algo diferente. Su primer balón lo perdió y nos costó una amarilla a Modrid; el segundo fue una apertura al lateral que no habíamos visto en toda la tarde. Agonizaba el partido y el malagueño abrió a la derecha, donde por fin andaba Lucas Vázquez. El gallego centró perfecto aunque el defensa tenía ventaja. Pero apareció Gareth Bale, la mejor cabeza británica desde Churchill, y decidió el partido. Lo que hacen los buenos.