Real Madrid 1 – Atlético 1. Hacer el amor con un árbol

agosto 20, 2014

Imperdonable el gol encajado por el Madrid en el 88′

Decía Ángel Cappa que jugar al fútbol contra un equipo que solo se defiende equivale a intentar hacer el amor con un árbol. La frase me rondaba la cabeza en el descanso, cuando el Madrid no fue capaz de tirar a puerta en 45′ y el Atleti no pasó del centro del campo. No quiero que éso suene a excusa, pues en el Bernabéu estamos hartos de ver llegar a equipos que se cierran. Defenderse no es reprochable, pero sí que debería el árbitro cortar la pertinaz pérdida de tiempo y las numerosas faltas que los atléticos cometían una y otra vez. No obstante, el Madrid le faltaron argumentos pasa asaltar la portería atlética, seguramente por lo poco ortodoxa que fue la alineación, sin ningún jugador que hiciese de enganche en la zona de tres cuartos. Los tres medio centros estaban demasiado lejos de los tres delanteros, lo que resulta inexplicable cuando en el banco están Isco, James y el Fideo Di María. En resumen, el primer tiempo fue un peñazo.

Tras el descanso salió James por Ronaldo, y el Madrid se estiró un poco más, obligando al menos a Moyá a parar algún disparo, aunque lamentablemente sólo Bale parecía capaz de marcar. Benzemá, otra vez, andaba desaparecido en combate. Será un riesgo morrocotudo afrontar la temporada sin otro delantero centro de garantías. El equipo sólo cambió cuando Di María salió en lugar de Modric. Alonso y Kroos se quedaron en el eje, James y Di María se abrieron y Bale y Benzemá quedaron en punta. Con ése dibujo y Carvajal percutiendo una y otra vez por su banda. Fue una jugada de Carvajal la que acabó siendo el 1-0, obra de James. Qué bien le vendrá este gol al joven colombiano, que no estuvo especialmente brillante esta noche. Con 1-0 y quedando diez minutos, lo más lógico es dormir el partido y que acabe así. No lo consiguió el Madrid, que concedió un corner tras el que empató el Atleti, mediante un remate blandito desde dentro del área pequeña. Fallo grave de Casillas y de varios defensas. Era el minuto 88. Quedaba poco, pero aún hubo tiempo para que Carvajal chutase a puerta y un defensor atletico despejase con la mano. El árbitro no lo vio y el partido acabó así. Los atléticos tan contentos, pero deberían pensar cuánto hace que no se produce contra el Madrid un resultado en el Calderón que les valdría para alzar la Supercopa.


Real Madrid 2 – Sevilla FC 0. Campeones cuando todos descansan

agosto 18, 2014

Hay temporadas que empiezan como acaban las anteriores.

Parece como si la propia UEFA quisiese quitar prestigio a una de sus competiciones. La Supercopa de Europa fue tradicionalmente el último viernes de agosto, coincidiendo con el sorteo de la Champions. Este año se adelantó el partido al 12 de agosto – lo que creo que perjudicaba al Madrid, pues por tener más mundialistas juntó más tarde a su plantilla – y para colmo la cambió de sede, llevándola a Cardiff, donde la gente sólo se emociona ante un buen ensayo. El caso es que yo tenía un mal augurio antes de este partido… y está claro que me equivoqué.

Tampoco me gustó el XI que dispuso Carletto, pues había dos debutantes – Kroos y James – que jugarían en el centro del campo, junto a Modric. Todos los malos augurios se desvanecieron al poco de empezar, porque el Madrid ofreció una versión dificilmente mejorable. Controló el partido de principio a fin, destacando la labor de Kroos en el centro del campo. Alemán, rubio, con el 8 y en el medio centro, era imposible no acordarse de Bernardo Schuster al verlo. Ya veremos cómo sale el fichaje, pero a priori su contratación por 25 millones de euros – un poco más de lo que hemos sacado por Morata – suena a atraco para los pobres hombres de Baviera que dirige el señor del país pequeñito.

James no estuvo mal, pero tampoco deslumbró. Como le ocurre a Isco, luce más como enganche por detrás del delantero, y no como interior izquierdo. Tiene calidad de sobra y 22 años, así que tengamos paciencia con él y no miremos la etiqueta con el precio cada vez que recibe el balón, porque nos lo acabaremos cargando entre todos.

Los dos goles fueron obra de Ronaldo, que comienza el año tan voraz como siempre. Bale y Benzemá le acompañaron bien, y el galés pudo anotar pero no lo consiguió. Y Casillas, cuando fue minimamente exigido, respondió perfectamente, como si el traspaso de López le hubiese devuelto la tranquilidad perdida. Si tuvo un lunar el equipo fue en el lateral derecho, donde Carvajal anda haciendo todo lo posible porque Arbeloa recupere su posición. Demasiado acelerado anda Dani en lo que va de temporada, esperemos que se tranquilice. Pero vamos, por decir algo negativo. Insisto en que el partido del Madrid fue formidable. Y mira que yo no doy mucha importancia a los títulos a partido único, pero es cierto que hay mucha gente mirando. Desde luego más de los que ven el Carranza. O el Gamper.

Con el partido resuelto, vimos un rato a Isco y a Marcelo, quizá para que jugasen los mismos que en Lisboa. Pero el tercer cambio fue Illaramendi, y eché de menos que jugase un ratito el Fideo Di María. Su temporada del curso pasado merecía unos minutos de Supercopa. A veces pienso que Angelito tiene razón cuando se siente maltratado por los dirigentes del Madrid.


Real Madrid 2 (Higuaín y Ronaldo) – FC Barcelona 1 (Messi). Hard To Handle

agosto 30, 2012

Esta Supercopa ha sido muy difícil de coger. Hard To Handle. Durante la primera media hora, el Madrid aplastó al Barça como hacía mucho que no veíamos, y sólo el poco acierto de Higuaín en los mano a mano nos impidió establecer una ventaja mayor que el 2-0 que reflejaba el electrónico en ese momento. En ese momento pensé que igual el Barça se llevaría un resultado escandaloso, pues además de recibir cuatro o cinco claras ocasiones de gol, amén de un tercer gol que había sido anulado, estaba en inferioridad numérica por la expulsión de Adriano. Pero el Barça entonces comenzó a desarrollar su fútbol de toque, con la envidiable convicción en lo que hacen, y esperó a que llegara su ocasión. Llegó en el 43′, con un libre directo de Messi, y dicho gol metió a los culés de nuevo en el partido. En el segundo tiempo no hubo más goles, y, pasadas la media noche, el Bernabéu festejó un título que tendrá un efecto balsámico en la moral madridista, después de los dos pinchazos con los que ha empezado la liga.

Justo antes de comenzar el partido, el ‘speaker’ anunció la lesión de Alves, lo que colocaba a Adriano como lateral derecho. Chollo absoluto para Ronaldo, pensé yo. Efectivamente, en el minuto 27 el zurdo brasileño era expulsado por contar un contraataque de CR7 como último defensor. Antes de eso, ya había sido amonestado con tarjeta amarilla. Por ahí se le empezó a escapar el Barça el torneo. Claro que para entonces ya sangraba el equipo de Villanova, pues el marcador señalaba un contundente 2-0. Primero Pipa Higuaín acertó en el segundo mano a mano que tenía ante Valdés (tres goles en tres partidos como titular para el delantero argentino, al que seguro que lloverán críticas hoy por las cuatro ocasiones falladas a lo largo de la noche.  Poco después, Ronaldo se llevó un balón con el que porfiaba con Piqué de manera espectacular, con la espuela, y cuando parecía que la ocasión de diluía, marcó de un disparo seco. La mencionada expulsión de Adriano y un gol anulado a Pepe por falta previa (rigurosa en mi opinión) eran el balance de daños para la “gent blaugrana”. De hecho, Pito Villanova debió oler la masacre cuando retiró a Alexis Sánchez del terreno de juego (delantero) para sacar a Montoya (lateral derecho). Estaba a dos goles del título y hacía un cambio defensivo. Seguramente era lo que había que hacer.

Si el Barça volvió a entrar en el partido fue por culpa de Casillas, que tantas veces nos salva. Colocó la barrera como un juvenil, y Messi no tuvo difícil embocar el balón en la red cuando moría el primer tiempo. No era justo, pero así es este deporte. Comenzaba otro partido nuevo, en el que el equipo que marcase gol tendría el título más que fácil. La posesión fue culé, pero normalmente tenían el balón en zonas yermas, incluso en su propio campo. El Madrid intentaba salir a la contra, pero con más miedo que el Director del Museo del Prado el día que la restauradora de Borja visitó el museo. Pudo haber goles, sí. La más clara del Barça la tuvo mi homónimo, pero ahí Casillas estuvo brillante. Por parte blanca, la más clara la tuvo ¡otra vez! Higuaín, pero remató al palo. Khedira pudo meter el gol de su vida tras una espléndida jugada, e incluso el debutante Modric pudo marcar en lo que hubiese sido arrive and kiss the saint. Pero no hubo más goles. Messi tiró fuera en el 90’ y entonces se produjo en el Bernabéu la definición de “pedir la hora”. Hasta los mudos gritaron al árbitro ¡¡pita!! ¡¡pita!!. Y al final pitó.

Quisiera dedicar esta crónica a Esteban Granero, que ya ganó al Barça con 11 años marcando un gol en la final. Un madridista que tiene que irse porque la jerarquía dirigente valora más lo de fuera que lo de casa. ¡Suerte, Pirata!

 


FC Barcelona 3 (Pedro, Messi(p), Xavi) – Real Madrid 2 (Ronaldo, Di María). La suerte y la fe.

agosto 23, 2012
Di María. La fe de un canalla

Di María. La fe de un canalla

Tal y como ha ido el partido, el resultado es positivo para el Madrid, porque en el minuto 83 y con 3-1, Messi tuvo una ocasión de las que no suele perdonar. El 4-1 hubiese sido definitivo, pero Casillas sacó una mano salvadora – hay quien cree que Messi no remata bien – y en la siguiente jugada los errores de Adriano y Valdés y la inmensa fe de Di María dejaron el marcador en una mínima victoria culé. Imagino que los culés están menos satisfechos con el marcador; pero no olvidemos que el año pasado en la ida del Bernabéu el Madrid mereció mucho más que el empate que obtuvo. Y si el Madrid tuvo suerte en alguna fase del partido, no le anduvo a la zaga el Barça en otras fases.

Pero antes de éso hubo muchas cosas. En primer lugar una primera parte bastante anodina, en la que el Barça tenía el balón pero no mordía y el Madrid sólo defendía. Odio cuando hacemos éso, parecemos un equipo chiquitín. A veces, como hoy, consigues acaban con tu portería a cero al descanso, pero la imagen del Madrid en el primer tiempo fue funesta. Nos duraba el balón menos que a Amaia Salamanca los novios.

El segundo tiempo fue distinto. El Madrid dio un paso adelante, comenzó a presionar, a meter miedo, y se adelantó en el marcador en el 55 ¡tras un corner! Si el otro día reprochaba lo poco que aprovechamos el balón parado, hoy es de justicia admitir que el gol de corner tuvo mucho mérito, tanto el saque de Ozil como el remate de cabeza de Cristiano Ronaldo. Fue un directo en la mandíbula culé. Lo hubiesen pasado mal si no llega a ser porque en la siguiente jugada marcó Pedro. EN fuera de juego, sí, pero el árbitro puede equivocarse. Quien no debe hacerlo es Coentrao, que ya en el primer tiempo tuvo un fallo que casi nos cuesta un gol y en esta jugada demostró falta de concentración y de velocidad. Cuando mejor estaba el Madrid, el lateral de las mechas dio vida al Barça. Empate. Y el Barça vivo.

Entonces apareció Andrés Iniesta. Qué peazo de jugador. Otros ven un duelo entreMessi y Ronaldo, pero el manchego fue elmejor de la noche. Una jugada suya provocó el penalty de Ramos, aunque el de Camas estuvo excesivo en su entrada. Demasiado arriesgada, y no hacía falta. Messi marcó la pena máxima. El Madrid dio un bajón y otra jugada de Iniesta terminó con un pase a Xavi de los que daba Laudrup. Si en lugar de Xavi recibe Santiago Segura, es gol igual. El Madrid estaba noqueado, y el Barça, que huele la sangre, seguía percutiendo. Entonces llegó el tiro de Messi, la mano de Casillas, el pase de Adriano, la pifia de Valdés y la increíble fe del Fideo Di María.

La solución, en seis días en el Bernabéu, donde el Madrid no gana al Barça desde mayo de 2008.