33 veces campeones

mayo 21, 2017

EQUIPO. Con mayúsculas.

1 NAVAS

23 DANILO      4 RAMOS        5 VARANE       12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC                          8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO           9 BENZEMA

  • 16 KOVACIC X 14
  • 10 JAMES X 22
  • 21 MORATA X 9

Cuando acabó el clásico del Benabéu con aquel gol de Messi que recortaba en 3 puntos nuestra ventaja sobre el Barcelona, faltan 18 puntos por disputarse. El Madrid, al que le bastaban 16 de los 18 puntos, no ha perdonado ninguno: Ha ganado esos 18 puntos, teniendo además que jugar dos durísimos partidos de semifinal de Champions contra el Atleti. Esta liga la hemos ganado gracias a la buena forma con la que ha llegado el equipo a la recta final, especialmente Ronaldo, autor de 12 goles en los últimos 9 partidos. La gestión de Zidane de la plantilla ha sido lo más destacado de este campeonato. Nunca 20 jugadores superaron 1000 minutos de juego.

Aunque los fantasmas del Heliodoro ulularán para siempre en lo más recóndito de nuestro interior, es evidente que somos mejores que hace 25 años. Ahora el Madrid es muy fiable, y en el minuto 2 ya se había encendido la conexión Isco – Ronaldo y el 0-1 subió al marcador. Como sólo perdíamos el título con la derrota, harían falta ahora dos goles del Málaga para fastidiarnos la tarde. De repente, el viento soplaba en nuestra popa. Paralelamente, desde Barcelona llegaban noticias de los goles del Eibar, que servían para tranquilizarnos por mucho que a la postre el Barcelona sumase sus tres puntos. El colchón durante el primer tiempo era suficientemente grande como para limitarnos a defender con tranquilidad e intentar marcar algún otro gol en una contra. Pudo llegar alguno, sobre todo en claras ocasiones de Benzema y Ronaldo; pero al descanso llegamos con 0-1.

Al poco de la reanudación llegó el 0-2. Llegó de corner – hay que ver, la de goles que hemos marcado a balón parado en esta liga – . Ramos tuvo en remate franco y tras un rebote marcó Benzema, que quizá estaba ligeramente adelantado. Esta posición irregular será la tabla de salvación de los mediocres para explicar nuestra victoria. Faltaba algo más de media hora, y la liga ya estaba en el bote. Tanto que Zidane quitó a Isco para que en su casa le aplaudiesen como merece. Que tomen nota en el Pizjuán de cómo hay que recordar a un canterano que decidió salir a otro equipo con más aspiraciones y además dejó un pastizal en caja.

El Málaga no dejó de intentar marcar, acabando así con los rumores de pasteleo que lanzaron los mediocres. Es infame dudar de unos profesionales, tanto de los jugadores como de Michel. Un tío con tantos años en el Real Madrid no puede saber hacer otra cosa que salir a ganar. Si no metió gol fue porque Navas ha hecho un final de año sublime, tanto que dan ganas de dar un martillazo al fax para que vuelva a truncar su traspaso.  Poco antes de las 10 de la noche el árbitro decretó el final y el Madrid, cinco años después, volvia a ser campeón de liga. Van 33, un 41 % de las disputadas. Últimamente el Barcelona ha ganado más, sí. También Luis Fonsi suena estos días más que The Beatles. Hay modas y hay leyendas.


Real Madrid 3 – Málaga 1. Lukita, tú no…

abril 19, 2015

El Madrid ganó al Málaga en un partido de entreguerras, colocado entre los dos derbys de los cuartos de Copa de Europa. Fue un partido sin demasiado brillo, en el que pareció que los jugadores tenían la cabeza en otro sitio, incluso hubo unas mínimas precauciones: Carvajal no jugó y Varane y Benzemá no estuvieron en la convocatoria.

El Madrid consiguió los tres puntos pero el partido le salió carísimo. Bale y Modric se lesionaron y tiene difícil jugar ante el Atleti, en el partido que puede marcar la temporada del equipo. En liga dependemos de que el Barça falle, y los culés han completado tres de sus compromisos más difíciles con un rédito de 7 puntos sobre 9 posibles. Un potosí, si tenemos en cuenta el pobre juego que han ofrecido los del país pequeñito en los tres duelos (curiosamente, cuando mejor estuvieron fue cuando no ganaron, en el Pizjuán). Ahora afronta el Madrid su particular etapa alpina, batallando donde el Barça acaba de hacerlo. Balaídos, Mestalla y recibir al Valencia. Casi nada. No es fácil ser optimista ni siquiera para mí.

Bale se lesionó en el pasamanos, o casi. Era el minuto 1 cuando el señor que juega con diadema (Bernabéu se revuelve en su fosa de Almansa cada vez que se la pone) se sentó en el suelo tocándose la parte de atrás del cañón que calza en su pie zurdo. En el sector 532 del fondo sur nos invadió regocijo y chanza, pues no somos pocos los que pensamos que el Madrid juega mejor con dos delanteros y que el más prescindible es el Príncipe de Gales. Es una estupidez, sí, pues lo ideal es que todos estén disponibles, pero la gestión de Florentino y la ausencia de meritocracia en las alineaciones nos llevan a situaciones así: nos tomamos a broma la lesión de un pavo que nos costó 91 millones de €uros.

El primer tiempo discurrió monótono. Marcó Ramos en su ecuador, al rematar una falta botada por Ronaldo. Posible fuera de juego, en cualquier caso milimétrico. No hubo muchas más ocasiones, y lo mejor de los primerso 45′ fue un caño que tacón que hizo Ronaldo y levantó un ooohhh de la grada de aquellos que provocaba el maestro Zidane.

Tras el bocata – hoy de caballa en homenaje al mar malagueño – teníamos la esperanza de matar el partido pronto, como contra el Eibar, y poder pensar totalmente en el vital duelo del miércoles. Pero en éstas Luka Modric cayó al suelo con la mano en su rodilla. Un escalofrío recorrío La Castellana, pues si la lesión de Bale puede ser tomada con humor, la de Modric es una puñalada en el corazón de nuestro centro del campo. Su ausencia buena parte de esta temporada nos ha costado muchos puntos en liga. No hay un jugador como él en la plantilla. Illarra ocupó su lugar y todos pensamos que el partido ante el Atleti sería mucho más difícil sin el croata.

Parecía que la puntilla llegaría tras ser James objeto de un penalty, pero Ronaldo, que marca 91 de cada 100, lo lanzó al palo. Había que seguir remando. No habían pasado ni dos minutos cuando James inventó en el carril del ocho una jugada maravillosa, con dos paredes con Isco y Ronaldo y zurdazo final buscando la escuadra de Kameni. James es el jugador más inspirado de los de ataque ahora mismo. Ahora sí parecía que podríamos sestear. Pero no. Marcó el Málaga, en otra demostración de que Casillas no es el que era. Iker ya ha jugado sus cien mejores partidos. No nos va a salvar más. Es duro. Es así. Otra vez a remar, qué pereza, y sin Modric.

Sufrimos un poquillo de aquí al final, pero casi en el descuento Chicharito Hernández, que aprovecha las ocasiones con tenacidad, sirvió en bandeja un gol a Ronaldo. Y aún pudo hacer otro el portugués en el último suspiro, pero remató al lateral de la red un servicio de James. Ronaldo, en un día regular, pudo marcar tres goles. Pensaré en éso de aquí al miércoles.


Real Madrid 6 – Málaga CF 2. 6 goles, 6 goleadores

mayo 8, 2013

Ronaldo marcó de libre indirecto

Uno de los motivos por los que el Real Madrid no ha hecho una mejor temporada ha sido la falta de goleadores. Durante muchos tramos de la temporada, la sensación de que sólo Ronaldo sería capaz de marcar gol. Curiosamente, ahora que casi todo el pescao está vendido, aparecen los goles de la “segunda línea”. Özil, Modric y Di María anotaron hoy.

El partido empezó muy bien, con un gran gol de Albiol de cabeza tras corner botado por Modric. Era el minuto 3. Poco después empató el Málaga, también tras un corner en el que Diego López no dominó el área pequeña. Ví al portero más nervioso que otras tardes, quizá empieza a notar la alargada sombra del affaire Casillas que tan mal está gestionando el entrenador. Con 1-1 llegó la jugada clave del partido: Ronaldo entra como una saeta en el área y Sergio Sánchez le derribó cuando iba a recibir para rematar. El trencilla – admirable el de esta noche, por cierto. A ver si puede volver en la final de Copa – decretó penalty y expulsión. Falló CR la pena máxima (falló en San Mamés hace justo un año) pero Caballero se lesionó al despejarla. El Málaga apestaba a derrota pese al fallo, pero por si acaso el árbitro pitó una cesión al portero surrealista y esta vez el crack portugués no perdonó. Alonso se la tocó con suavidad y el balón, como si circulase por unos railes, se estampó con violencia contra la red.

El tercer gol fue una obra de arte de Özil. ¡Con lo bien que suele definir y la cagadilla que se pegó ante el Dortmund! Y hubo tiempo antes del descanso para que marcase Benzemá después de que Ronaldo demostrase generosidad que casi nadie le supone. Así llegamos al 45, con una gran actuación de Modric manejando el equipo, jugando por delante de Alonso y Essien.

El segundo tiempo fue un trámite. EL Madrid llegaba cada poco aprovechando su superioridad, pero los dos goles fueron tiros desde lejos: Modric ajustado al palo derecho – como en Old Trafford – y Di María al lado contrario cerraron la cuenta. Sólo hubo una mala noticia: la lesión de Özil a 8 días de la final de Copa. Ójala no sea nada.


Málaga 3 – Real Madrid 2. Cuestión de suerte

diciembre 23, 2012

Vaya desde aquí una llamada a la calma: el Madrid no está peor que el año pasado. Lo que pasa es que los goles no entran como entonces. En este partido, por ejemplo, tuvo el Madrid cuatro ocasiones claras de marcar en la primera parte, por ninguna del Málaga. Un tiro libre de Ronaldo, otro tiro de éste solo, una vaselina de Di María y un cabezazo franco de Pepe. Hace un año, hubiesen entrado tres, o las cuatro. Ahora, por los motivos que sean, no entran. Y cuando llega el rival marca enseguida: así lo hizo el Málaga en el minuto 3 de la reanudación. Y toca remar contra corriente, y el equipo se descompone. El partido se convierte en una moneda al aire. A veces, como en Valladolid, se gana. Otras, como ayer, se pierde. Pero la suerte es aleatoria, va y viene. Y a lo mejor la suerte aparece en semifinales de champions… si es que las jugamos, claro.

Hay muchos jugadores que no parecen estar en forma. Di María y Benzemá son dos casos claros. Özil a mí me parece el mejor, por mucho que digáis que tiene algo de Guadiana. Sólo hay pausa y fútbol cuando la toca él. Con este panorama, la producción anotadora depende de CR, tan profesional como espídico. Ésa es la clave, hasta que vuelva Higuaín o se recupere alguno más de los de arriba, dependemos del 7 para marcar gol. Y unas veces marca pero otras no.

En cuanto a la parte de atrás, también hay problemas, todos derivados de la ausencia de Marcelo. Coentrao no rompe de 3, y además se lesiona mucho. Arbeloa sólo puede rendir de 2, y poco.  Pepe merece visitas al psiquiatra de forma constante y Ramos se contagia demasiado del caos reinante. Si a éso añadimos la idea de Mou de no contar con Casillas nos queda que el Madrid encajó por primera vez en todo el año 3 goles. Lo que hubiera pasado con Iker es conjeturar.

La ausencia del capitán da para un debate. Casillas lleva todo el año sin estar bien, y ha cantado en repetidas ocasiones, por mucho que la prensa le defienda. Pero, hoy por hoy, no parece que Adán sea un sustituto de garantía. Si Mou cree lo contrario y apuesta por Adán, me parece perfecto; pero me cuesta suponer que Mou hubiese sentado a Casillas en el Bernabéu. Yo lo veo más bien como un mensaje a la directiva del tipo “traedme otro portero, Casillas así no me sirve “. Y la directiva le podrá contestar que si hará con el portero que fichemos lo mismo que con Modric, en el que invertimos 40 kilos para que salte al campo después de Callejón y de Kaká.