Gol de Gareth Bale. Real Sociedad 0 – Real Madrid 1 30-IV-16

agosto 19, 2016

Visitamos San Sebastián este fin de semana, donde han marcado goles morrocotudos desde Juanito hasta Butragueño – ambos a Arconada – . El curso pasado, Bale marcó el único gol de la tarde con un colosal testarazo a pase de Lucas Vázquez. Hasta 9 goles de cabeza marcó el galés el curso pasado.

 

 

Anuncios

Real Sociedad 0 – Real Madrid 1. Los buenos deciden los partidos

mayo 2, 2016

Bale remata a gol

1 NAVAS

23 DANILO     2 VARANE     4 RAMOS   6  NACHO

14 CASEMIRO

19 MODRIC             10 JAMES

11 BALE             29 MAYORAL         18 VÁZQUEZ

20 JESE X MAYORAL

22 ISCO X JAMES

16 KOVACIC X MODRIC

 

   Nunca fue fácil ganar en Anoeta para un equipo grande. La temporada pasada cayeron Madrid, Barça y Atleti en ese campo, y en ésta lo volvió a hacer el líder. Para colmo, el Madrid intentó asaltar la ciudad de la Playa de la Concha con un XI circunstancial, rematado con un delantero de Segunda B. No era fácil la tarea, si bien el equipo local también acudió afeitado a la cita, con las bajas de Vela, Jonatas y Aguirretxe.

   Sin Benzema ni Ronaldo, la opción de gol pasaba sí o sí por Bale. El galés remató la tarde con un cabezazo soberbio, dificilísimo, que nos dio tres puntos. Fue decisivo, igual que hace siete días en Vallecas, pero debe subir otro escalón:tras triunfar en plazas menores necesita redondear una fanena en Las Ventas para que nos creamos algunos que es sobre su espalda donde debemos construir el nuevo Real Madrid. Esto no es una crítica, ni mucho menos, al galés. No es nada fácil ser el jugador franquicia del equipo de La Castellana.

   El cabezazo victorioso de Moñete llegó en el 79′. Hasta entonces, el propio galés había fallado una ocasión clarísima, prácticamente un penalty en juego, quizá más cerca. Pensé que el Madrid marcaría en un corner, porque por alto dominábamos sin problema en uno y otro área. En el juego no era así, no movíamos el balón de manera limpia. Los laterales bajaban mucho el nivel de los titulares. James lo intentaba, pero no está fino y ahora mismo no es fiable. Vázquez se movía torpe lejos de la banda derecha. Zidane ¡¡por fin !! se decidió a mover el banco. Qué lento es Zisou en esta faceta. Salió Jesé por Mayoral – sigue éste más verde que el campo – y a continuación se fue James para que entrase Isco, que es otro que anda mohino pero que cuando sale hace algo diferente. Su primer balón lo perdió y nos costó una amarilla a Modrid; el segundo fue una apertura al lateral que no habíamos visto en toda la tarde. Agonizaba el partido y el malagueño abrió a la derecha, donde por fin andaba Lucas Vázquez. El gallego centró perfecto aunque el defensa tenía ventaja. Pero apareció Gareth Bale, la mejor cabeza británica desde Churchill, y decidió el partido. Lo que hacen los buenos.

 

 


Real Madrid 3 – Real Sociedad 1. Con un empujoncito

enero 4, 2016

Fui al Bernabéu con mi padre, que fue el primero que me llevó a este campo, una tarde primaveral de 1983. El rival era atractivo, pues la Real Sociedad de fútbol siempre juega pero deja jugar. Esta vez no fue distinto: los donostiarras pidieron el balón y disputaron la posesión con el equipo local. Y mira que tuvieron mala suerte los txuri-urdin esta tarde: sufrieron las lesiones de su goleador, Aguirretxe, y de su jugador con más calidad, Canales. Especial dolor causa la lesión del jugador cántabro, la tercera de gravedad en su corta trayectoria.

Para colmo, el colegiado señalo dos penalties  dudosos a favor del Madrid. Tampoco pasa nada porque alguna vez el trencilla se equivoque a nuestro favor: ya veréis como no tarda en equivocarse de forma decisiva en nuestra contra. Ronaldo falló el primer penalty – el primero que no va entre los tres palos de los 71 que ha tirado en estos seis años – y llegué a pensar que tiene tantas ganas el portugués de perder de vista a Benitez que es capaz de lanzar fuera los penales para que lo echen. Mi amigo Félix me sacó de mi error, recordándome que el crack portugués por un gol, mata. MA-TA. El segundo penalty sí que fue gol.

Pese a irnos al descanso con ventaja, volvimos del vestuario con la caraja puesta y en el minuto 2 Bruma marcó el empate. El concierto de viento arreció, pues la grada del Bernabéu empieza a estar harta de sufrir este juego un día y otro día. Porque se puede ganar o perder, pero la grada no soporta la sensación de que los de blanco no se esfuerzan. El equipo juega como pollos sin cabeza, y Benítez quita a James, quizá quien más talento tiene. El siguiente en talento, Isco, hace tiempo que no lo vemos. De seguir así, Benítez tiene los días contados, porque si bien no es el problema, está claro que tampoco es la solución. Estábamos zozobrando tanto que un corner desde el extremos derecho fue botado por Marcelo; igual es el primer saque de esquina que ejecuta el brasileño en su vida… Pues acabó en un gol de Ronaldo. Gran gol, por el momento en el que se consiguió y lo difícil de su ejecución: enganchó una volea con la zurda mientras corría de espaldas.

El gol calmó un poco – pero poco – a la grada; que no se tranquilizó hasta que Lucas Vázquez marcó el 3-1 definitivo. La mejor ovación de la tarde se la llevó el canterano, no hay nada que más guste en La Castellana que un producto del viejo Castilla aterrice en el primer equipo con ganas de comerse el mundo.


Real Madrid 4 – Real Sociedad 1. Cuatro volantes.

febrero 1, 2015

Karim el grande.

Hoy visitó el Bernabéu uno de los equipos a los que más cariño tengo, junto con el Real Betis y el Celta de Vigo (el Madrid está fuera de concurso). Venían los blanquiazules con un XI entrañable en el que habitaban Canales y Granero, no hace mucho miembros de nuestro equipo. Enfrente, Ancelotti pudo salir con el esquema que más le gusta: 4-4-2. Se da la paradoja de que necesitamos la ausencia de uno de los tres de arriba para poder sacar un equipo más equilibrado. La ausencia de Ronaldo por sanción dio paso a Illarra en el XI, colocado junto a Kroos como medio centro. En las alas, Isco y James. Cuatro peloteros en el centro del campo garantizan dominio del partido.

Y el caso es que el partido empezó loco como siete cabras. Se adelantó la Real Sociedad en el primer minuto, marcando a la salida de un corner. Otra vez comenzábamos perdiendo cuando casi no se había sentado la gente en la grada, como ante el Córdoba o en Copa ante el Atleti. Pero la respuesta apenas tardó dos minutos: Marcelo centra desde su banda y James remata de cabeza a la escuadra derecha de Rulli. Fue un remate muy de CR, sin levantar los pies del suelo y dando fuerza al balón con cuello y tronco. 1-1 en el minuto 3.

En la jugada siguiente, casi marcan precisamente entre Granero y Canales: el balón salió a pocos centímetros del palo de Casillas. Fue la última ocasión de la Real, y eso que aún faltaban 75 minutos. El Madrid se puso a combinar en el centro. Insisto: cuatro peloteros todos con buen pie te permiten un control total. Comenzaron a llegar ocasiones: Benzemá tuvo una clara, Bale robó una a James… y corría la media hora cuando Benzemá chutó con potencia, Rulli se la quitó de encima pero la pelota cayó en la pierna derecha de Ramos, ese defensa con alma de delantero, que marcó con la derecha. Como siempre, su celebración estuvo llena de confeti y alaracas. Cada vez que marca un gol, Ramos se vuelve un poquito peor defensa. Pese a ponernos en ventaja, el Madrid siguió intentando marcar más goles. Isco, antes del descanso, hizo un par de verónicas de ésas que justifican el precio de la entrada.

Al poco de la reanudación llegó el 3-1 que sentenciaba el partido. Lo marcó Benzemá culminando una jugada más que brillante con Gareth Bale. Cuando el galés hace caso a su dorsal y juega como extremo izquierda, se vuelve un jugador temible. Y aún faltaba el mejor gol de la tarde: Isco cede a Benzemá en el borde del área grande y el francés inventa una rosca perfecta: fuerte y precisa, la pelota circula por un raíl imaginario y desemboca en la escuadra izquierda. Golazo, golazo, golazo. El Bernabéu coreó el nombre de Benzemá, un supercrack con el que se ha tenido la paciencia que no hubo con otros.

Hubo tiempo para ver un rato en acción a Khedira, en una maniobra inexplicable de Ancelloti pues el alemán termina contrato, ha renunciado a renovar por el Madrid y su compromiso con el club es parecido al del ministro Wert con la educación pública. Debería ser la última opción para jugar. También salieron un rato Jesé y Chicharito Hernández. El mexicano corrió junto a Bale pero el galés quiso buscar el gol que le redimiese de la ocasión que quitó a James, pero nuestra gacela británica falló el mano a mano. Habrá necios que digan que hoy jugó mal por esas dos jugadas. Para mí Bale hizo un partidazo. Como todo el equipo.

Y muchas gracias, Alberto y Bea, por dejarme vuestras entradas para que mis hijos viesen el partido. 🙂


Gol de Raúl ante la Real Sociedad

enero 30, 2015

Hoy recordamos a Raúl, eterno número siete que corría tanto que algunos decían que no tenía técnica.
No es posible que alguien sin una técnica asombrosa haga ésto:


Real Sociedad 4 – Real Madrid 2. Hostia en Donostia.

agosto 31, 2014

Casillas . Con lo que nos ha dado.

Seguramente uno de los partidos más increíbles que he visto en mi vida ha sido el de esta noche. Los primeros 20 minutos el Madrid pasó por encima de la Real Sociedad con una autoridad imperial. Marcó Ramos tras corner botado por Kroos – segunda asistencia del germano -. Poco después Ramos estrelló una falta en el larguero. A los dos minutos Bale fabrica el 0-2 tras quitarse al defensa de encima con un caño espectacular. Y poco después Kroos, que mandaba en el centro del campo como un príncipe, estuvo a un palmo de marcar. Anoeta era una orquesta de viento contra sus jugadores, que eran superados como juveniles por un Madrid vestido de rosa chicle.

En este momento, nadie en su sano juicio hubiese esperado nada distinto a una goleada a favor del Madrid. Yo me crecí pensando que con un gol más seríamos líderes, y que el equipo mostraba una cara tan buena haber descansado durante toda la semana.

Pero en un corner marcó la Real. Nadie defendía el segundo palo – como contra el Atleti – y Casillas vio botar en su área el balón antes de entrar – como contra el Atleti – . EL efecto del gol fue devastador: los donostiarran pensaron que el Madrid era como la estrella de la muerte: tenía un punto débil: los balones laterales. Los cuatro goles llegaron así. Los centrales no están en forma (Ramos piensa más en atacar que en defender y Pepe en regañar que en jugar al fútbol). Carvajal es un coladero por su banda y Marcelo otro parecido. Pues todos parecen dioses comparados con el portero. Casillas no para ni un taxi. Es inaudito que Keylor Navas caliente banquillo dado el deplorable estado de forma del capitán blanco. En el mejor de los casos un tema de confianza, pero si esperamos a que la coja se nos va el Barça a 10 puntos. Lo peor es que creo que no es así: es decadencia imparable. Su tiempo pasó.

El año es muy largo, sí, pero esta noche se han mostrado todas las carencias de una plantilla desequilibrada. El 9 es falso pero de verdad: no tira a puerta ni aunque le maten. La venta de Alonso y la bisoñez de Illarra nos obliga a jugar con centrocampistas eminentemente ofensivos, de ésos que no vuelven corriendo junto a los centrales para tapar un contraataque. James e Isco es como dos veces lo mismo – hoy demostró el malagueño que está bastante mejor que el colombiano a estas alturas -. Y otra cosa: el banquillo de hoy eran Navas, Arbeloa, Varane, Illarra, Khedira y el canterano De Tomás. No había ni un cambio ofensivo con el que dar la vuelta al marcador. Winter Is Coming


Real Madrid 4 (Benzema, Khedira y Ronaldo 2) – Real Sociedad 3. Montaña rusa.

enero 6, 2013

Adán, que se comió la manzana sin dudarlo.

Vaya tardecita que nos ha dado el Madrid. Hace un año, partidos como éste se saldaban con una goleada inmisericorde, fuese cual fuera el rival. Pero este año el Madrid tiene problemas para ganar incluso partidos como éste. Los problemas se resumen en 3:

a) La defensa, llena de bajas, no es fiable.

b) La delantera ha perdido la pegada-

c) Si a) y b) no parecen problemas gordos, Mourinho puede generar más.

Las dos primeras no son controlables, pero la tercera sí. Y es que este entrenador tiene algo de bombero pirómano. Le encanta el caos alrededor, generar lío, crear bombas informativas. Seguramente lo haga para ocultar lo mal que lo está haciendo este año: mientras hablamos de quién juega de portero (dato intrascendente en el Bernabéu en el 80% de los partidos) no discutimos acerca del escaso fútbol que el equipo crea.

El partido empezó con viento a favor. En el minuto 2 Khedira asistió a Benzemá, que aprovechó lo mal que la defensa txuri-urdin tiró el fuera de juego para marcar. Es curioso lo del francés: anduvo despistado con la ausencia de Higuaín y hoy que el Pipa volvía a la convocatoria pareció más enchufado que otras tardes.

Pero poco después ocurrió la jugada más decisiva. Adán y Carvalho se hacen un lío al sacar el balón y el portero hace penalty a Carlos Vela. El árbitro lo expulsa – cuando menos discutible: el regate es hacia fuera y además Alonso estaba bajo palos – y convierte el partido en un sainete. El público corea tanto la salida de Casillas al campo que casi parece alegrarse con la expulsión. Mourinho retira a Callejón (el más fácil de quitar, claro) y ahí va el mostoleño, que sale disimulando la sonrisa que le provoca la utopía de parar el penalty. No lo para, porque no está en forma, y en sus dos siguientes actuaciones canta. Quizá no esté en forma, pero la gestión de Mourinho con los porteros ha derivado en una falta de confianza absoluta de ambos.

Con empate y en inferioridad, el Madrid aguantó el chaparrón hasta el minuto 30, momento en que se lanzó al ataque. Después de un par de ocasiones claras, llegó el gol. Marcó Khedira de tacón, tras remate de Carvalho a la salida de un corner. Cosas que se ven como el Halley, cada muchos muchos años. Lo difícil ya estaba hecho… pero cuatro minutos después Essién demuestra que no es lateral  al quedarse enganchado en un fuera de juego. Además la Real tiene la suerte de que un rebote en la espalda de Alonso habilita a Prieto, que empata a 2. Justo antes del descanso, Benzemá remata al larguero. Qué difícil es caminar sin la suerte de tu lado.

Tras el descanso, el Madrid volvió a aguantar unos veinte minutos para lanzarse luego al ataque. La punta de lanza fue Ronaldo, que esta tarde marcó dos goles cuando su equipo más lo necesitaba. Uno con cada pierna, porque, como Zidane, es ambidiestro. El primero tras buen pase de Benzemá y el segundo de libre directo. En las tres últimas ligas, Ronaldo ha marcado 11 faltas. Messi 5. Sólo es un dato. Con 4-2 salió el Pipa HIguaín y poco después remató al larguero. Para mí, Higuaín es quien mejor representa las mejores virtudes del canterano madridista. El partido parecía cerrado… pero no. La montaña rusa aún tenía camino por recorrer. Arbeloa, que tuvo que jugar de 3 otra vez, rompió el fuera de juego y Prieto marcó su tercer tanto de la tarde. Otra vez a remar, otra vez los dientes apretados. Salió Modric por Özil, que se hartó de correr esta tarde (para hacer de Callejón, mejor dejar a Callejón, ¿no?

En ésas estábamos cuando el árbitro se acordó de lo injusta que era la inferioridad numérica que padecía el Madrid y expulsó al primer guipuzcoano que pasó cerca de él. Diez contra diez estaba claro que el Madrid ganaría. Debió llegar algún otro gol, pero no fue así. Al final, dando lo máximo, el Madrid ganó por la mínima.

Una victoria de mucho mérito.