Gol de Karim Benzema al Sevilla. Enero de 2011

mayo 12, 2017

El domingo nos visita el Sevilla, así que este viernes recordamos un gran gol marcado al club de Nervión por el héroe de la semana, Benzema. Fue en la Copa de 2011, aquella que acabó con el cabezazo de Ronaldo en Mestalla. El partido de vuelta arrancó con este gran gol del galo.


Gol de Higuain a Osasuna. 4 de mayo de 2008

febrero 10, 2017

Este gol define una de las mejores virtudes del Madrid: la obsesión por ganar.

En un escenario donde nos quieren realmente poco, con lluvia, con Cannavaro expulsado todo el segundo tiempo, con Heinze siendo atendido en la banda, es decir, 9 contra 11, el Madrid marcó en el 88. Podéis ver que ya entonces Sergio Ramos se arrancaba desde la defensa contra toda lógica, buscando el gol. Curioso también el abrazo entre Casillas y Robben, protagonistas de la final del Mundial dos años después.

Este gol de Higuaín nos hizo matemáticamente campeones de liga. La jornada siguiente el FC Barcelona visitaba el Bernabéu. Este gol provocó que el Barcelona hiciese pasillo.


Gol de Zidane al Alavés. Octubre de 2002

octubre 28, 2016

Mañana jugamos ante el Alavés. Ante ese equipo, y el mismo día que debutó con el Madrid Ronaldo Nazario marcó Zidane un gol majestuoso, en el que tras regatear al Pitu Abelardo como quien regatea a una silla, la colocó en la escuadra izquierda de Dutruel. Dos ex del Barça, por cierto.


Gol de Figo al Eibar. Copa del Rey 2003-04

septiembre 30, 2016

No hemos jugado muchas veces ante el Eibar, ejemplar equipo que apenas lleva dos o tres temporadas en primera. Pero una de ellas fue hace ya tiempo, en el año 2004, en octavos de Copa del Rey. Ese día vimos un tiro libre prodigioso. Cuando hay una falta en el callejón del 8 solemos decir que es “ideal para un zurdo”. Luis Figo nos demuestra con este gol que, cuando eres un superclase, da igual desde qué lado tires la falta y con qué pierna lo hagas.

 


Atlético de Madrid 0 – Real Madrid 0. Escaparon vivos.

abril 15, 2015

Tras tres derrotas consecutivas, a cual más sonrojante, el Madrid consiguió jugar un buen partido en el Calderón. Tan bueno que el empate sin goles nos parece un mal resultado para encarar la vuelta, como si fuese fácil en Europa ganar fuera de casa. Pero es cierto que da mucha rabia no haber marcado gol después de haber tenido tantas ocasiones. Hasta seis paradas hizo el portero rival durante los primeros 45′. El nuestro, gracias a Dios, no intervino.

Otra vez Gareth Bale falló una ocasión clarísima. Fue en el minuto 3′, cuando marró un mano a mano ante Oblak. Los fallos del señor de la diadema nos han costado mucho esta temporada: en Mestalla, en el Bernabéu ante el Villarreal o en el Nou Camp tuvo ocasiones para decidir el partido y la cagó las tres veces. Con la de hoy cuatro. Más allá de valorar su desorbitado precio, cualquier delantero titular del Madrid debería meter la pelota en la red de vez en cuando, aunque hubiese costado poco o saliese del filial. Bale no lo consigue, pero jugará en la vuelta por decreto. Primar la estrategia económica por encima de la deportiva nos cuesta demasiado caro desde hace muchos años. Desde que fichamos a Beckham, que lo tenía atado el Barça, teniendo a Figo , el mejor del mundo en su puesto, en nuestras filas. 2003.

No nos vengamos abajo, pues el primer tiempo fue estupendo. Carvajal
percutía una y otra vez por su banda, James y Modric movían con velocidad y Benzemá se ofrecía una y otra vez. Precisamente el francés protagonizó alguna ocasión de ésas que nos desesperan a las que añoramos afán de remate en quien lleva el dorsal 9 del Madrid. Ronaldo anduvo participativo pero gris. En cuanto a la defensa, Varane anduvo imperial toda la noche, protagonizando incluso una galopada al ataque digna de Usain Bolt que casi
acaba en gol. Llegamos al descanso pensando que los rojiblancos se habían escapado vivos.

El segundo tiempo se oscureció: no fue blanco sino gris. Muchas
interrupciones, sangre constante del delantero rival, Carvajal que se reencarna en Poli Díaz, Raúl García que sale a dar mandobles, tarjeta dolorosa a Marcelo, que se pierde la vuelta y al final una cantadilla de Casillas para recordarnos lo difícil que será que no encajemos gol dentro de ocho días en La Castellana. Pero claro, podemos meter tres o cuatro si jugamos como hoy, y entonces dará igual si el de Móstoles saca su guitarra.


Rayo Vallecano 0 – Real Madrid 2. Partido racional

abril 10, 2015

Digan lo que digan los periodistas, yo creo que el Madrid jugó un partido estupendo. Muy inteligente. El empuje inicial de Rayo nos obligaría a un primer tiempo de repliegue, en el que el objetivo era no encajar gol y que el rival se cansase. Se consiguieron ambas cosas. En la reanudación, el Madrid salió golpeando. La táctica es más vieja que el sol, y quizá su mejor exponente es el combate de Foreman y Alí en 1974, cuando el gran Mohammed Alí dejó que Foreman se cansase al principio para luego golpearle con dureza. Desde el minuto 45 se sucedieron las ocasiones del Madrid, una tras otra, como el martillo que golpea el mármol hasta que encuentra una grieta. Debió llegar antes, pues el trencilla – debutante en la categoría, pero bien sabe ya hacia qué lado ha de equivocarse para hacer carrera como secuaz de Sánchez Arminio – nos birló un penalty más que evidente. No contento con el hurto, amonestó a Ronaldo por tirarse cuando el portugués había sido arrollado. A este penalty le sucedió una colección de tarjetas que me hicieron temer lo peor, pero nadie del Madrid perdió los nervios. Sabedores de nuestra superioridad, seguimos martilleando el plomo hasta que Carvajal entró por su banda como cuchillo caliente en mantequilla y colocó después el balón en la cabeza de CR7, que marcó por trigesimo séptima vez en esta liga. “Roba ésto, caralho”, gritaba fuera de sí tras marcar. Poco después el própio Ronaldo asistió a James para que redondease su gran partido con un gol. El 0-2 enterraba el partido. Salió Isco por Benzemá y el Madrid controló más el partido, como lo hace siempre que se juntan cuatro centrocampistas. Casillas no se comió ningún gol, lo que seguro que hará correr ríos de tinta por parte de los periodistas afines al de Móstoles, valga la redundancia. No había más que rascar en Vallecas. Lo que toca es seguir soplando en la nuca del Barça.


Gol de Higuaín en San Mamés. 3 de mayo de 2015

marzo 6, 2015

En 2012 el Madrid ganó su, de momento, último título de liga. Lo hizo en San Mamés, con un 0-3 que no admite paliativos. El primero fue por cuenta de Pipita Higuaín, quizá el delantero más rentable de la historia.