Juventus 1 – Real Madrid 4. También en Cardiff, 90 minuti son molto longos

junio 4, 2017

Ramos levanta la orejona. Otra vez.

1 NAVAS

2 CARVAJAL        5 VARANE         4 RAMOS       12 MARCELO

14 CASEMIRO

19 MODRIC                8 KROOS

22 ISCO

7 RONALDO          9 BENZEMA

 

  • 11 BALE X 9
  • 20 ASENSIO X 22
  • 21 MORATA X 8

Por azares de la vida, ayer estuve antes del partido en el bar donde pasaba las horas muertas en mi adolescencia. Un bar de barrio, típico refugio del madridismo de provincias donde se veían los partidos los sábados por la noche. En una época iba a diario, ahora voy cuatro o cinco veces al año. Ayer me entró un poco de superstición, y pensé que nos daría suerte tomarme ahí un café con mi amigo del alma. Después de comer, no había más clientes que él y yo; y nos pusimos a analizar el partido con el dueño del bar, que nos ha visto crecer. Él y yo, acordamos que el Madrid ganaría por lógica: tenía mejores jugadores. Jugamos al eso de “cuántos de la Juve serían titulares en el Madrid y viceversa” y nos salía demasiada diferencia. Ahora que todo ha terminado, me gusta pensar que la final cayó de nuestro lado por haber pasado un rato ayer en el pasado.

La Juve salió más enchufada que el Madrid, que recibió tres disparos en contra en los seis primeros minutos, cada uno más peligroso. La idea de la Juve era bastante primaria: balones cruzados de Bonucci buscando la cabeza de Mandžukic. También Dybala, con trazas de un Messi en miniatura, parecía llevar peligro cuando recibía. Pero cuando los medios del Madrid combinaban, el partido era morado. El ataque del Madrid avanzaba como una mancha de aceite, lenta pero inevitable, y en una contra llegó el primer gol, fruto de una pared entre Ronaldo y Carvajal que el luso embocó en la portería. Qué importante es adelantarse en las finales, pensé. Era el minuto 20.

A la Juve el gol en contra le espoleó. Sabía que tenía que empatar cuanto antes porque cada minuto en inferioridad pesaría como una losa en su moral. “Hay que aguantar 10′ por encima en el marcador” – dije en alto. No lo conseguimos. En el 27 Bonucci volvió a cruzar el balón, Higuaín toca y Mandžukic, de espaldas a la portería, saca una vaselina prácticamente imparable. El empate era volver a empezar; pero sentó bien a los blaquinegros conseguirlo, que hasta el final del primer tiempo parecieron mandar sobre el verde galés. Tenía mala pinta la final entonces: habíamos tirado menos a puerta y parecíamos menos peligrosos; aunque las sensaciones son subjetivas y el marcador era 1-1.

Vaya usted a saber qué pasó en la caseta en el descanso. Qué dijo Zidane, o qué dijo algún jugador. Si hubo un grito clave, una sentencia rotunda, una arenga que despertase a los jugadores. El caso es que el Madrid salió de la caseta con la firme convicción de ganar la final. De buscar la victoria con toda la carne en el asador; de salir al ataque con la premisa de no hacer prisioneros. Y así fue. La Juventus aguantó sólo el primer asalto, pero como dijo aquel día Juanito, 90 minutos contra el Madrid avanzan muy despacio. El equipo despertó: Isco  empezó a ser protagonista, Marcelo creció minuto a minuto. Casemiro y Kroos paraban cualquier ataque, con Ramos apagando los pequeños fuegos sueltos. EL balón empezó a rodar más deprisa y la Juve comenzó a encogerse ante un rival tan superior. Los goles eran cuestión de tiempo. Casemiro rompió el empate con un chut desde fuera del área, menos limpio que el que marcó al Nápoles pero más valioso, si cabe. Quedaba media hora, pero dos minutos después Ronaldo marcó el tercero, un gol que corona a Modric como el mejor interior de esta época. Con 3-1 la Juve notó que no tenía nada que hacer, que volvería a perder una final. El partido se le hizo eterno a los italianos, mientras que la Banda de Zidane disfrutaba como perros con dos colas. Sólo hubo un tiro de los de Turín, en un remate cruzado de Sandro que salió lamiendo el palo. Pero a esas alturas los que nos relamíamos éramos los madridistas, que jugando en superioridad numérica los últimos 10′, ya nos sentimos campeones. Como si fuese un guiño al futuro, llegó el cuarto gol, obra de Marco Asensio. El mallorquín marcó el primer gol del año en agosto ante el Sevilla, abriendo el marcador en la Supercopa de Europa, y anoche marcó el último de la temporada, el que redondeaba la duodécima Copa de Europa, sexta en color.

Esta copa encumbra a Zidane y a Ronaldo, pero sobre todo al bloque en general. Estamos ante una hazaña superlativa: haber sido los primeros en repetir triunfo desde hace casi treinta años.

Anuncios

Gol de Ronaldo a AS Roma. 17 de febrero de 2016

diciembre 29, 2016

Cuando nadie daba un duro por el Madrid como campeón de Europa, Ronaldo sujetó al equipo con goles como este marcado en el Olímpico de Roma en octavos de final. Lo único malo del gol es el traje que lleva el Madrid, más feo que pegar a un padre.


Gol de Juanito al Celtic. Copa de Europa 79/80. Cuartos de final

noviembre 11, 2016

Esta semana hubiese cumplido 62 años Juan Gómez González, Juanito. Convertido en un icono del madridismo por su entrega, se nos olvida a veces que fue un fenomenal delantero. Quizá su mejor momento fueron las últimas temporadas de los 70, cuando se rumoreaba que podía ganar el balón de oro si el Madrid ganaba la Copa de Europa. De esta época es este gol, decisivo para eliminar al Celtic de Glasgow en los cuartos de final. Era pequeñajo, sí, pero sabía rematar de cabeza como mandan los cánones. Que bote en la raya, y el portero no la caza.


Real Madrid 2 – Sporting de Portugal 1. Y pensar que hay gente que renuncia a ésto.

septiembre 14, 2016

13 CASILLA

2 CARVAJAL      4 VARANE      5 RAMOS    12 MARCELO

14 CASEMIRO

8 KROOS         19 MODRIC

11 BALE     9 BENZEMA     7 RONALDO

17 VÁZQUEZ X 11

21 MORATA X 9

10 JAMES X 8

   Inagurábamos una nueva edición de la Copa de Europa en el Bernabéu. Por undécima vez, el Madrid sale a defender el título más prestigioso del mundo. Y va y sale con la caraja ante un rival que se pone estupendo. El Sporting defiende bien y encima se adelanta en el marcador. El tiempo pasa. El Bernabéu toca a rebato, acosa la portería rival. Ronaldo remata al palo faltando 5′. En cualquier otro sitio el equipo local andaría lamentando ya su derrota, pero aquí no. Más allá de cómo estemos jugando, hay un gen en nuestro equipo que vale oro puro: la resistencia  ala derrota. Evidentemente el Madrid no ha jugado bien. Pero es que cuando lo hace, gana casi siempre. Y es muy importante ganar los partidos que no juegas bien.

   Ronaldo marca de falta en el 89′; el portero llega a tocarla pero no puede evitar el gol. Hay equipos que se alegran de haber arreglado la tragedia de empezar perdiendo en casa y darían por bueno el empate. El Madrid no. El Madrid busca la victoria, la mira a lo lejos como miraría un preso la puerta abierta de la carcel. Y corre hacia ella. Corre como si lo fuesen a prohibir mañana. Último minuto del descuento. Última bala. James centra desde el callejón del 1o y Morata remata con la cabeza más fuerte que muchos con el pie. El Bernabéu estalla. El pitido final casi no se oye entre la algarabía que vuela hacia el Paseo de La Castellana. Otra vez una remontada en el Bernabéu, otra noche europea para el recuerdo. Cuando entró el gol de Morata, me pareció incomprensible que haya gente que escoja ser de otro equipo. No ser del Madrid es renunciar voluntariamente a la felicidad.

 

 


Real Madrid 2 – AS Roma 0. No es oro todo lo que reluce.

marzo 9, 2016

NAVAS

DANILO    PEPE    RAMOS    MARCELO

CASEMIRO

KROOS            MODRIC

JAMES                 RONALDO             BALE

 

El paso del Madrid por esta edición de la Liga de Campeones está siendo intachable. Tras una primera fase con 16 de 18 puntos, ayer culminó su paso por los octavos con un global de 4-0. No encajó ningún gol y marcó dos en cada encuentro. El rival lleva siete vitorias seguidas en la liga italiana, o sea que no es la Peña Bufanda; pero si no nos quedamos con el titular y analizamos los partidos, no deja de ser preocupante el escaso dominio de nuestro equipo sobre el juego. En el partido de ayer ambos equipos tuvieron muchas ocasiones de gol; he hecho Navas fue uno de los destacados del Madrid. Cuando el rival tenga más entidad, quizá las ocasiones entren. Es preocupante el nivel de Pepe y de Ramos, que no están en forma ni coordinados. Metería a Varane en lugar de cualquiera de los dos cuando el partido fuese exigente. Danilo sigue sin mejorar a Carvajal, a quien me gustaría vez con Vázquez delante.

La presencia de Casemiro es tan vital que no hay quien entienda que no haya jugado casi desde enero hasta ahora. Si los laterales son brasileños, como es nuestro caso, llevan intrínseca una alegría atacante que obliga a contar con un cinco tapón, como Alonso, Makelele, Redondo o así. Y el único de la plantilla es el brasileño. Cuando Kroos juega ahí, se le acaba viendo el cartón.

Volvió James a jugar en el Bernabéu. Fue de menos a más, y culminó su noche con un buen gol. Se le vio activo, intentando participar en el juego, pero me sigue pareciendo fuera de forma. Está fondón, y sus contínuos resbalones llegan a dar lástima. Fue el mejor jugador del Mundial 2014, así que hay que recuperarlo como sea. Por éso un partido como el de ayer, con todo a favor, le viene bien. Pero, ¿es justo que juegue de inicio en detrimento de gente como Lucas Vázquez? No creo… También volvió Bale, que parece recuperado de su lesión y que debe entrar al frente de ataque desde la izquierda, donde es de los mejores del mundo. Como he leído hace un rato, por la izquierda es un purasangre, por la derecha es un caballo percherón.

Lucas Vázquez salió por Bale en el 60′ y en su primera acción fabricó el 1-0, asístiendo a Ronaldo. Ahí pensé que con Lucas y Bale a los lados y Benzemá al lado,  el portugués se hincharía a meter goles. Pero claro, saliendo así sobran todos los media puntoas: Kroos, James e Isco, inédito ayer. Casi nada…

No tardó en llegar el segundo, obra de James a pase de Ronaldo, y con todo decidido el Bernabéu regaló a Totti su última ovación europea. Es increíble lo bien que este estadio trata a ídolos ajenos: Pirlo, Del Piero, Totti, Ronaldinho, Iniesta… han sacado ovaciones que cuesta mucho sacar cuando vas de blanco. A veces se dan cuenta tarde, como cuando ahora el Bernabéu corea Gutí Allez!. ¡Con lo que pitaron al de Torrejón cuando jugaba!

 

 


S. Donest 3 – Real Madrid 4. Son unos cachondos.

noviembre 25, 2015

El XI de hoy. Cuatro españoles y cuatro canteranos.

Después de jugar 75′ más o menos aseados, en los que no concedió ninguna ocasión de gol al tiempo que marcaba 4, el Madrid nos regaló un cuarto de hora propio de la galería del terror. Encajó 3 goles en un suspiro y nos recordó que no podemos fiarnos de este equipo.

El bajón del Madrid coincidió con la salida al campo de Kroos, paradigma de los males del equipo. El año pasado el alemán jugó una primera vuelta espectacular: nos frotábamos los ojos al ver que los 25 MM pagados por él eran calderilla al ver su rendimiento. Este año ese dinero nos parece una barbaridad, pues el teutón es The Walking Dead, un zombi que deambula por el campo. Un bulto sospechoso. También salió Benzemá por Bale, y el francés también desprende el aire mohino que ha emitido otras temporadas. Benzemá es un superclase, sí, pero cuando su melancolía le secuestra no hay nada que hacer.

Tras el varapalo del sábado ante el Barça. Benitez volvió al 4-4-2, condeciendo de nuevo a Casemiro el lugar de “medio tapón”. Nadie como el brasileño para ejercer de ancla. Cuando él juega ahí, los interiores pueden ser Kovacic y Modric, más livianos. Isco buscó el balón constantemente, y aunque tampoco está pletórico el malagueño sí que podemos concederle que nunca se esconde. Aunque la gran noticia fue que Bale se colocó en el costado izquierdo, y desde ahí fabricó dos goles para que Ronaldo los marcase. Había que poner una cuerda atada al poste de ese costado para que no pudiese alejarse mucho del carril del glorioso Gento. Ahí Bale puede ser muy dañino para el rival; en otro sitio puede serlo para nuestro equipo.

Ronaldo anotó dos goles y dio otro. No estuvo especialmente efectivo – de hecho, su segundo gol lo mete al segundo intento – pero para un jugador como él es importante marcar goles, saber que aparece en el acta. Pero el mejor gol fue de Carvajal: caño con la derecha y remate colocado con la izquierda a la escuadra contraria. Carvajal es el mejor lateral derecho del Madrid, pese a los 30MM que nos gastamos en Danilo, que está dormido partido tras partido.

En definitiva, nuestros jugadores nos han transmitido hoy que ganarán de vez en cuando algún partido pero que no pensemos en su fiabilidad. Este equipo es fiable como condón de ganchillo.